Li­be­ra­ción de Leo­pol­do Ló­pez

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Es­te fin de se­ma­na, des­pués de más de tres años, el pre­so po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano Leo­pol­do Ló­pez ha vuel­to a es­tar con su fa­mi­lia, al de­jar la cár­cel de Ra­mo Ver­de y pa­sar a arres­to do­mi­ci­lia­rio. El he­cho no ha te­ni­do so­lo re­per­cu­sión in­ter­na, sino que ha cau­sa­do im­pac­to in­ter­na­cio­nal, en gran me­di­da por la la­bor in­fa­ti­ga­ble de su mu­jer, Li­lian Tin­to­ri, quien ha man­te­ni­do en la pa­les­tra la pri­sión del fun­da­dor de Vo­lun­tad Po­pu­lar.

Ló­pez ha pa­sa­do a ser un sím­bo­lo del ré­gi­men ve­ne­zo­lano. En pri­mer lu­gar, por­que ha­ce 40 me­ses fue con­de­na­do por la con­vo­ca­to­ria a unas ma­ni­fes­ta­cio­nes con­tra el ré­gi­men, en las que hu­bo nu­me­ro­sos muer­tos. Des­de en­ton­ces mu­chos en su país y en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con­de­na­ron su de­ten­ción por la ar­bi­tra­rie­dad po­lí­ti­ca que re­pre­sen­ta­ba.

En se­gun­do lu­gar, por­que se di­ce que Leo­pol­do Ló­pez fue en­via­do a su ho­gar por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias, pe­ro es evi­den­te que el te­ma es mu­cho más pro­fun­do. Por el mo­men­to en que se da la si­tua­ción, es probable que el go­bierno bus­que “un ba­lón de oxí­geno” en me­dio de las pro­tes­tas so­cia­les que se han ex­ten­di­do por más de tres me­ses, con una se­cue­la que se acer­ca al cen­te­nar de muer­tos. Ocu­rre en la mis­ma se­ma­na en que una hor­da ata­có con vio­len­cia al Con­gre­so ve­ne­zo­lano.

Por lo mis­mo, es­te nue­vo es­ce­na­rio mues­tra la con­tra­dic­ción en­tre el oca­so de un ré­gi­men que ha bus­ca­do sis­te­má­ti­ca­men­te des­truir las ba­ses de la de­mo­cra­cia y la con­vi­ven­cia so­cial, y un hom­bre que fue apre­sa­do ar­bi­tra­ria­men­te y cu­ya in­ci­pien­te “li­ber­tad”, con se­gu­ri­dad, anun­cia una li­ber­tad to­da­vía más am­plia pa­ra Venezuela en su con­jun­to. de inequi­dad y se­gre­ga­ción.

Es mo­men­to de que quie­nes no com­par­ten el sus­tra­to de es­ta ley, que apun­ta a me­jo­rar la ca­li­dad a tra­vés de un sis­te­ma in­clu­si­vo, den vuel­ta la pá­gi­na y se unan cons­truc­ti­va­men­te a la re­fle­xión so­bre cuá­les son los si­guien­tes cam­bios a im­ple­men­tar en la edu­ca­ción obligatoria. De­bie­ra te­ner un lu­gar prio­ri­ta­rio el for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma pú­bli­co (pa­ra lo cual con­cre­tar la des­mu­ni­ci­pa­li­za­ción es ur­gen­te), el apo­yo, for­ma­ción y me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra los pro­fe­so­res, la re­for­ma al sis­te­ma de ase­gu­ra­mien­to y su ma­ne­ra es­tre­cha de en­ten­der la ca­li­dad; y la crea­ción de un mo­de­lo de fi­nan­cia­mien­to jus­to, que con­so­li­de a la edu­ca­ción ge­ne­ral co­mo derecho.

Gon­za­lo Mu­ñoz

Aca­dé­mi­co

Fa­cul­tad de Edu­ca­ción UDP

Pau­li­na He­noch I.

In­ves­ti­ga­do­ra Li­ber­tad y Desa­rro­llo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.