N. Ma­yo­ría ad­mi­te da­ño a Gui­llier por au­sen­cia en pri­ma­rias

► Aban­de­ra­da del Fren­te Am­plio su­pera al se­na­dor in­de­pen­dien­te en la en­cues­ta Ca­dem. ► Di­ri­gen­tes ofi­cia­lis­tas pi­den un “gi­ro” en el equi­po pa­ra la nue­va fa­se de cam­pa­ña.

La Tercera - - Política - N. Guz­mán y A. La­bra Er­nes­to Ve­las­co Ka­rol Cariola (PC) Mar­co An­to­nio Nú­ñez

“Es­ta­mos más tran­qui­los”, de­cía ayer la vo­ce­ra del co­man­do de Alejandro Gui­llier, Ka­rol Cariola (PC), lue­go de que el sá­ba­do más de 14.000 per­so­nas fir­ma­ran pa­ra res­pal­dar la op­ción pre­si­den­cial del se­na­dor in­de­pen­dien­te.

Sin em­bar­go, en la Nue­va Ma­yo­ría tam­bién se da­ba cuen­ta de la preo­cu­pa­ción por el efec­to que pue­de te­ner en la can­di­da­tu­ra del aban­de­ra­do el he­cho de que no ha­ya par­ti­ci­pa­do en pri­ma­rias, de­ter­mi­na­ción que se to­mó lue­go de que la DC de­ci­die­ra com­pe­tir en primera vuel­ta. Y la in­quie­tud se re­fle­jó ayer, se­gún al­gu­nos, en la en­cues­ta Ca­dem, que si­túa al can­di­da­to del eje pro­gre­sis­ta de la coa­li­ción seis pun­tos por de­ba­jo -en el ítem de in­ten­ción de vo­to- de la car­ta del Fren­te Am­plio, Bea­triz Sán­chez. En el son­deo, Sán­chez sube cua­tro pun­tos (de 11% a 15%), mien­tras que Gui­llier se man­tie­ne en 9%, y Ca­ro­li­na Goic si­gue en ape­nas 1%. Se­bas­tián Pi­ñe­ra, en tan­to, pa­só de 22% a 30%.

La primera en ex­te­rio­ri­zar ese aná­li­sis fue la ex mi­nis­tra Ma­ria­na Ayl­win (DC), quien dijo ayer en Ca­nal 13 que “el efec­to pri­ma­rias se no­ta en Pi­ñe­ra muy fuertemente, y en Gui­llier y Goic que no par­ti­ci­pa­ron”.

Si bien al­gu­nos di­ri­gen­tes des­vir­tua­ron el real va­lor pre­dic­ti­vo de es­ta me­di­ción, sí ad­mi­tie­ron que la au­sen­cia de Gui­llier en pri­ma­rias tu­vo un cos­to y le dio ven­ta­ja a Pi­ñe­ra y Sán­chez, quie­nes sí se mi­die­ron en elec­cio­nes in­ter­nas de sus res­pec­ti­vos con­glo­me­ra­dos. Es­to, en un pro­ce­so que mo­vi­li­zó, en to­tal, a más de un mi­llón ocho­cien­tos

Tmil vo­tan­tes.

El pro­pio se­na­dor dijo el 2 de ju­lio, en una ac­ti­vi­dad en la co­mu­na de La Cis­ter­na, que “es una lás­ti­ma” y que “hay que va­lo­rar el me­ca­nis­mo de par­ti­ci­pa­ción, pe­ro en una pró­xi­ma es­pe­ra­mos no vol­ver a co­me­ter ese error”.

Así, Cariola dijo ayer que “es evi­den­te que las pri­ma­rias jue­gan un rol en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co”. Y agre­gó que “a no­so­tros nos hu­bie­se gus­ta­do par­ti­ci­par de esa pri­ma­ria”. En la mis­ma lí­nea, el pre­si­den­te del Par­ti­do Radical, Er­nes­to Ve­las­co, si bien dijo que “las en­cues­tas son fo­tos de un mo­men­to”, ad­mi­tió que “las pri­ma­rias le die­ron vi­si­bi­li­dad a Sán­chez y a Pi­ñe­ra, y es nor­mal que un gra­do me­nor de ex­po­si­ción de Gui­llier afec­te su in­ten­ción de vo­to”. En es­te sen­ti­do, re­cal­có que “hoy, ter­mi­na­das las pri­ma­rias, par­te anto Pi­ñe­ra co­mo Gui­llier, los can­di­da­tos que en­ca­be­zan las en­cues­tas al me­nos has­ta es­ta se­ma­na, han trans­mi­ti­do que par­te de su es­tra­te­gia es la lu­cha por el cen­tro. Una de­cla­ra­ción bas­tan­te ale­ja­da de sus ac­tos, pues el ex pre­si­den­te ha pre­sen­ta­do una cam­pa­ña más co­rri­da ha­cia la de­re­cha, que le dio re­sul­ta­dos exi­to­sos en la pri­ma­ria. To­do el con­ser­va­du­ris­mo na­cio­nal se le­van­tó ese do­min­go fut­bo­le­ro a apo­yar­lo en su nue­va ver­sión del des­alo­jo de Alla­mand en que se ha con­ver­ti­do su dis­cur­so de cam­pa­ña.

Por otro la­do, Gui­llier y su es­tra­te­gia di­fí­cil de de­co­di­fi­car no pa­re­cen apun­tar al cen­tro. Aun­que es probable que él mis­mo ten­ga pen­sa­mien­to mo­de­ra­do, es di­fí­cil po­der en­ten­der­lo, en­tre tan­tos gi­ros dis­cur­si­vos. Lo úni­co es­cru­ta­ble en su co­man­do son sus in­te­gran­tes ca­da vez más crí­ti­cos de lo que fue la Con­cer­ta­ción y lo po­co que se pue­de una nue­va cam­pa­ña”, jun­to con se­ña­lar que “la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to es­tá en no­so­tros: en la me­di­da en que ha­ya uni­dad, des­plie­gue y cla­ri­dad pro­gra­má­ti­ca”.

Des­de el PPD, el vi­ce­pre­si­den­te en­ten­der de su pro­gra­ma, sa­ca­do de los ma­nua­les de la Ce­pal de los 70.

Pe­ro si la pasión de am­bos can­di­da­tos es el cen­tro po­lí­ti­co, va­le pre­gun­tar­se qué es exac­ta­men­te ese gru­po de vo­tan­tes. La úl­ti­ma en­cues­ta del CEP tie­ne un da­to va­lio­so: só­lo un 16% de los en­tre­vis­ta­dos se de­cla­ra de iz­quier­da, y un 12% de de­re­cha. El res­to se di­vi­de en un 41% que no tie­ne ads­crip­ción po­lí­ti­ca al­gu­na, y un 32% de cen­tro.

Otros da­tos de la mis­ma en­cues­ta arro­jan re­sul­ta­dos cu­rio­sos. A ma­ne­ra de ejem­plo, un 70% de las per­so­nas es­tá a fa­vor del abor­to, la gran ma­yo­ría de ese gru­po en cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les, co­mo el pro­yec­to que pro­po­ne el go­bierno y al que Pi­ñe­ra se opo­ne con tan­to ahín­co. Y, por otro la­do, los tres prin­ci­pa­les pro­ble­mas que las per­so­nas pien­san que de­bie­ran ser prio­ri­dad son la de­lin­cuen­cia, la aten­ción de sa­lud y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co, asun­tos pa­ra los que Mar­co An­to­nio Nú­ñez acu­só que quien tie­ne “ex­clu­si­va res­pon­sa­bi­li­dad” de que el ofi­cia­lis­mo no ha­ya par­ti­ci­pa­do de las pri­ma­rias es “Ca­ro­li­na Goic y su co­man­do”. En to­do ca­so, dijo que “asu­mi­mos Gui­llier no tie­ne pa­la­bra al­gu­na, a di­fe­ren­cia de la de­re­cha.

La ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos que po­dría de­ci­dir la elec­ción pa­re­ce ser un gru­po de per­so­nas que ve los as­pec­tos prác­ti­cos de la vi­da. No quie­re que el Es­ta­do prohí­ba el abor­to en to­das las cir­cuns­tan­cias, co­lo­can­do en una di­fí­cil si­tua­ción a las mu­je­res con em­ba­ra­zo de ries­go o pro­duc­to de una vio­la­ción. Tam­bién le preocupa una sociedad lle­na de con­flic­tos, y pien­sa que los po­lí­ti­cos es­tán le­jos de sus preo­cu­pa­cio­nes, y so­bre to­do quie­re em­pleo y se­gu­ri­dad.

La ex­tin­ta Con­cer­ta­ción re­sol­vía bien esos di­le­mas en­tre desa­rro­llo eco­nó­mi­co, jus­ti­cia so­cial y te­mas va­ló­ri­cos, y por ello go­ber­nó du­ran­te tan­tos años y ga­nó cuan­ta elec­ción pu­do. Empezó a per­der cuan­do empezó a du­dar de sí mis­ma. Pe­ro ya no sir­ve re­vi­vir­la co­mo el Mio Cid pa­ra pa­rar a Pi­ñe­ra o a Bea­triz Sán­chez. Una op­ción com­pe­ti­ti­va ha­bría si­do un Ma­cron que esos cos­tos y es­pe­ra­mos re­ver­tir­los con la ins­crip­ción de la can­di­da­tu­ra”. Su par de la me­sa PPD, el se­na­dor Jai­me Quin­ta­na, ase­gu­ró que “Gui­llier es­tu­vo in­vi­si­bi­li­za­do du­ran­te ju­nio, por­que no tu­vo pri­ma­rias, pe­ro esos nú­me­ros (de la en­cues­ta Ca­dem) no se con­di­cen con lo que uno ve en te­rreno, es­pe­cial­men­te es­te fin de se­ma­na, y tam­po­co se con­di­cen con las pri­ma­rias”.

Con es­to, el par­la­men­ta­rio alu­día a la ba­ja con­vo­ca­to­ria que lo­gró la pri­ma­ria del Fren­te Am­plio, jun­to con des­ta­car el pro­ce­so de re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra Gui­llier rea­li­za­do es­te fin de se­ma­na. “Hay que for­ta­le­cer el co­man­do. Gui­llier tie­ne que ha­cer un gi­ro en su equi­po. El equi­po ha lo­gra­do avan­ces, pe­ro post pro­ce­so de fir­mas te­ne­mos que for­ta­le­cer to­dos los equi­pos y en to­dos los ni­ve­les”, agre­gó, en

“Las pri­ma­rias le die­ron vi­si­bi­li­dad a Sán­chez y a Pi­ñe­ra”.

Pre­si­den­te del Par­ti­do Radical

“Las pri­ma­rias jue­gan un rol en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co. Nos hu­bie­se gus­ta­do par­ti­ci­par”.

Vo­ce­ra del co­man­do de Gui­llier

“Asu­mi­mos los cos­tos y es­pe­ra­mos re­ver­tir­los con la ins­crip­ción de la can­di­da­tu­ra”.

Dipu­tado y vi­ce­pre­si­den­te PPD

com­bi­na­ra nue­va po­lí­ti­ca, una agen­da va­ló­ri­ca más ad hoc a có­mo viven los chi­le­nos, pro­tec­ción a los des­fa­vo­re­ci­dos del mer­ca­do y una apues­ta de fe por el cre­ci­mien­to y el mer­ca­do. Pe­ro quie­nes pu­die­ron ser, co­mo Ve­las­co o ME-O, no lo lo­gra­ron, en­tre otras co­sas por­que que­da­ron atra­pa­dos en sus pro­pios jui­cios mo­ra­les so­bre la vie­ja Con­cer­ta­ción. Y Gui­llier, que pro­vo­có al­gu­na ilu­sión en sus ini­cios, se ha ido des­di­bu­jan­do en un mal pla­gio del Fren­te Am­plio.

A la fal­ta de una pro­pues­ta que les ha­ble di­rec­ta­men­te, pa­ra do­lor de la NM, los in­de­ci­sos se di­vi­di­rán en­tre el Fren­te Am­plio, pues pre­fe­ri­rán el ori­gi­nal que una mala co­pia, o ha­cia Pi­ñe­ra, pues le pa­re­ce­rá que pe­se a to­das las ca­ren­cias de la de­re­cha, re­suel­ve pro­ble­mas fun­da­men­ta­les: em­pleo, cre­ci­mien­to, com­ba­te a la de­lin­cuen­cia y Es­ta­do más efi­cien­te, en es­pe­cial en la aten­ción de sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.