El po­si­ble im­pac­to de la ex­car­ce­la­ción de Ló­pez

Hay, sin du­da, una opor­tu­ni­dad pa­ra la negociación, pe­ro una negociación que no es po­pu­lar en nin­guno de los ex­tre­mos y que im­pli­ca con­ce­sio­nes.

La Tercera - - Mundo - Luis Vi­cen­te León

ex­pec­ta­ti­vas, co­mo si ya hu­bie­ra ga­na­do, y sien­te que cual­quier co­sa que se le en­tre­gue a Ma­du­ro y el cha­vis­mo es una trai­ción, pues “ya es­tá con­tra las cuer­das y aho­ra hay que co­brar”. Esa es una in­ter­pre­ta­ción ba­sa­da en de­seos, en mi opi­nión, erró­nea.

El go­bierno pue­de es­tar in­tere­sa­do en ba­jar la tensión por­que: la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual re­pre­sen­ta ries­gos pa­ra él, pe­ro na­die ofre­ce su ca­be­za de for­ma vo­lun­ta­ria, y me­nos si no sien­te que es­tá bo­quean­do o que ya per­dió. No exis­te nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que re­nun­cie ni se va­ya, ni ofrez­ca aho­ra mis­mo unas elec­cio­nes uni­ver­sa­les, di­rec­tas y se­cre­tas an­ti­ci­pa­das de­bi­do a los cos­tos de sa­li­da in­fi­ni­tos. Tam­po­co la opo­si­ción tie­ne la ca­pa­ci­dad fác­ti­ca pa­ra sa­car­lo por la fuer­za, ni la uni­dad es­truc­tu­ral pa­ra ne­go­ciar, al me­nos por aho­ra, aun­que to­do pue­da ca­mi­nar des­pués ha­cia ese es­ce­na­rio, principalmente si el sec­tor mi­li­tar jue­ga en ese sen­ti­do.

La ca­sa por cár­cel de Leo­pol­do no pa­ra­rá la Cons­ti­tu­yen­te, a me­nos que se abra una negociación na­cio­nal, lo que re­quie­re uni­dad en el cha­vis­mo y en la opo­si­ción. Un bien ex­tre­ma­da­men­te es­ca­so. Por su la­do, los lí­de­res opo­si­to­res te­men la reac­ción negativa de sus ba­ses si ellos van a una negociación pú­bli­ca, y es di­fí­cil que se abran en ese sen­ti­do. Por otra par­te, si el go­bierno se ve obli­ga­do a de­te­ner a la opo­si­ción en ba­ta­lla, la mor­tan­dad se­ría te­rri­ble y el im­pac­to en el pro­pio Ma­du­ro se­ría con­si­de­ra­ble­men­te ne­ga­ti­vo, aun­que pre­ser­ve mo­men­tá­nea­men­te el po­der y evi­te ser des­trui­do en el cor­to pla­zo por sus adversarios. Con su ima­gen en el pi­so, y gru­pos mi­li­ta­res y pa­ra­mi­li­ta­res ac­ti­va­dos de ma­ne­ra anár­qui­ca, sus ries­gos se po­ten­cian. El go­bierno no pa­re­ce te­mer per­der la ba­ta­lla de ca­lle, pe­ro sí le te­me a des­es­ta­bi­li­zar­se y que se pro­duz­ca una frac­tu­ra en el sec­tor mi­li­tar. Tra­ta­rá en­ton­ces de ba­jar la pre­sión; ése es su ob­je­ti­vo. Hay, sin du­da, una opor­tu­ni­dad pa­ra la negociación, pe­ro una negociación que no es po­pu­lar en nin­guno de los ex­tre­mos y que im­pli­ca con­ce­sio­nes. Me re­fie­ro a una negociación don­de se re­co­no­cen las par­tes y se abren es­pa­cios, sin plan­tear un con­flic­to exis­ten­cial, pe­ro que per­mi­ta al país re­to­mar a la cons­ti­tu­ción co­mo brú­ju­la ne­ce­sa­ria.

Pre­si­den­te de Da­ta­ná­li­sis

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.