Al sa­lir de la cár­cel, se con­vir­tió en el la­de­ro más ines­pe­rea­do y más fiel de He­be de Bo­na­fi­ni.

La Tercera - - Mundo -

El 15 de ma­yo pa­sa­do un juez de­ci­dió pro­ce­sar a am­bos por de­frau­da­ción.

en­ton­ces Scho­klen­der, y empezó a con­tar to­do ti­po de his­to­rias. Y Bo­na­fi­ni dijo que “no iba a con­tes­tar al pu­te­río”, pe­ro los su­yos em­pe­za­ron a fil­trar in­for­ma­cio­nes que res­pon­sa­bi­li­za­ban del frau­de a Scho­klen­der y ha­bla­ban de su “ni­vel de vi­da, sus Pors­che, sus avio­nes”.

El de­li­to pa­re­cía evi­den­te, pe­ro no hu­bo pro­ce­so: to­dos los pa­pe­les sos­pe­cha­dos lle­va­ban la fir­ma de He­be de Bo­na­fi­ni y las acu­sa­cio­nes se en­con­tra­ron, du­ran­te años, con una jus­ti­cia po­co in­tere­sa­da en ata­car a la Gran Víc­ti­ma, la Ma­dre que ha­bía sin­te­ti­za­do la re­ser­va mo­ral de un país con tan po­cas re­ser­vas. Y que, ade­más, to­da­vía te­nía el apo­yo ab­so­lu­to del go­bierno —lo cual, pa­ra la ma­yo­ría de los jue­ces ar­gen­ti­nos, es un cri­te­rio ju­rí­di­co de­ci­si­vo. Has­ta que, en 2015, el kirch­ne­ris­mo per­dió las elec­cio­nes.

El 15 de ma­yo pa­sa­do el juez fe­de­ral Mar­ce­lo Mar­tí­nez de Gior­gi de­ci­dió pro­ce­sar a Ser­gio Scho­klen­der y He­be de Bo­na­fi­ni por “de­frau­da­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca”: su in­ves­ti­ga­ción de­fi­nió que, de las 4.700 ca­sas anun­cia­das —y pa­ga­das por el Es­ta­do—, Sue­ños Com­par­ti­dos só­lo ha­bía en­tre­ga­do 822, y de­tec­tó la des­apa­ri­ción de más de 205 mi­llo­nes de pe­sos —unos 40 mi­llo­nes de eu­ros al cam­bio del mo­men­to. Scho­klen­der in­ten­tó jus­ti­fi­car­se: dijo que Bo­na­fi­ni usa­ba el di­ne­ro pa­ra pa­gar “las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas de los can­di­da­tos que Cristina le in­di­ca­ba”.

Ella, en cam­bio, dijo que su pro­ce­sa­mien­to “es el pre­cio que te­ne­mos que pa­gar por ha­ber di­cho que Ma­cri era nues­tro enemi­go”, y di­fun­dió una car­ta que le ha­bía man­da­do, días an­tes, a la ex ba­su­ra fas­cis­ta Jor­ge Ber­go­glio, aho­ra co­no­ci­do co­mo Pa­pa Fran­cis­co.

Ha­ce unos días Bo­na­fi­ni, ya 88 años, ha­bló en un ac­to pú­bli­co: “Bas­ta de ser de­mo­crá­ti­cos pa­ra ser bue­ni­tos. Yo me ca­go en los bue­nos, no soy bue­na”, dijo. Lo que se juz­gue no se­rá eso, sino el ro­bo de mu­chos mi­llo­nes. Scho­klen­der tie­ne gran­des po­si­bi­li­da­des de vol­ver a la cár­cel; He­be de Bo­na­fi­ni, por su edad, por su ima­gen, mu­chas me­nos.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.