¿Es inevi­ta­ble una gue­rra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na?

La Tercera - - Mundo - Moi­sés Naím Ana­lis­ta ve­ne­zo­lano

Tu­cí­di­des, un ate­nien­se que vi­vió apro­xi­ma­da­men­te 400 años an­tes de Cris­to (a. C.) fue un mal ge­ne­ral y un buen his­to­ria­dor. Su His­to­ria de la Gue­rra del Pe­lo­po­ne­so, re­la­ta la con­fla­gra­ción que es­ta­lló en­tre Es­par­ta y Ate­nas en el si­glo V an­tes de Cris­to. Mu­chos con­si­de­ran es­te li­bro el pri­mer in­ten­to de ex­pli­car he­chos his­tó­ri­cos re­cu­rrien­do al aná­li­sis y a los da­tos y no a los de­sig­nios de los dio­ses.

Ba­sán­do­se en su es­tu­dio de las cau­sas que lle­va­ron a Ate­nas y Es­par­ta a la gue­rra, Tu­cí­di­des man­tie­ne que es di­fí­cil que una po­ten­cia en pleno au­ge, en ese ca­so Ate­nas, co­exis­ta pa­cí­fi­ca­men­te con la po­ten­cia do­mi­nan­te, que en ese ca­so era Es­par­ta. Graham Alli­son, pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad de Har­vard, ha po­pu­la­ri­za­do es­te con­cep­to lla­mán­do­lo “la tram­pa de Tu­cí­di­des”. Alli­son es­tu­dió 16 si­tua­cio­nes ocu­rri­das en los úl­ti­mos 500 años en las cua­les sur­ge una na­ción con la ca­pa­ci­dad de com­pe­tir con éxi­to con la po­ten­cia do­mi­nan­te. En 12 de es­tos 16 ca­sos el re­sul­ta­do fue la gue­rra.

To­do es­to tie­ne pro­fun­das im­pli­ca­cio­nes pa­ra nues­tro tiem­po y ese es el te­ma del re­cien­te li­bro de Alli­son: Des­ti­na­dos a la gue­rra: ¿Pue­den Amé­ri­ca y Chi­na evi­tar la tram­pa de Tu­cí­di­des? Se­gún él, “de con­ti­nuar el rum­bo ac­tual, el es­ta­lli­do de una gue­rra en­tre los dos paí­ses en las pró­xi­mas dé­ca­das no so­lo es po­si­ble, sino mu­cho más probable de lo que se pien­sa”.

El li­bro del pro­fe­sor Alli­son no es el úni­co que aler­ta so­bre las con­se­cuen­cias del au­ge del Orien­te y el declive de Oc­ci­den­te. Gi­deon Rach­man, pe­rio­dis­ta de Fi­nan­cial Ti­mes ha escrito un li­bro ti­tu­la­do Eas­ter­ni­za­tion, re­fi­rién­do­se a la orien­ta­li­za­ción del mun­do. Su men­sa­je cen­tral es que es­tá lle­gan­do a su fin la as­cen­den­cia in­ter­na­cio­nal que han te­ni­do por va­rios si­glos las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les, con­cre­ta­men­te EE UU y Eu­ro­pa. Se­gún Rach­man el cen­tro de gra­ve­dad del po­der mundial re­si­di­rá en Asia y, más con­cre­ta­men­te, en Chi­na. A Bill Em­mot, ex editor de The Eco­no­mist, tam­bién le preocupa el des­tino de Oc­ci­den­te y así ti­tu­la su nue­vo li­bro. Se­gún Em­mott, “Oc­ci­den­te es la idea po­lí­ti­ca más exi­to­sa” y acla­ra que no es un lu­gar sino una se­rie de con­cep­tos, va­lo­res y con­di­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas guia­das por la pre­ser­va­ción de la li­ber­tad in­di­vi­dual, la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca y la bús­que­da de igual­dad y jus­ti­cia pa­ra to­dos.

Na­tu­ral­men­te, el au­men­to de la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca que es- los pro­ble­mas que pla­gan a ese país. A pe­sar de su ace­le­ra­da ex­pan­sión, la eco­no­mía chi­na es frá­gil y es­tá lle­na de des­ajus­tes y dis­tor­sio­nes. La de­sigual­dad eco­nó­mi­ca se ha dis­pa­ra­do y en las zo­nas ru­ra­les per­sis­te una ge­ne­ra­li­za­da mi­se­ria. Mi­li­tar­men­te, Chi­na si­gue estando muy por de­trás de Es­ta­dos Uni­dos, país que ade­más tie­ne una am­plia red de alia­dos en Asia que ven a Chi­na con temor.

Pe­ro qui­zás la ob­je­ción más im­por­tan­te a la vi­sión de una Chi­na con­ver­ti­da en lí­der del mun­do es que su mo­de­lo au­to­crá­ti­co es ca­da día me­nos se­duc­tor y di­fí­cil de sos­te­ner. Man­te­ner a cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas sub­yu­ga­das a los de­sig­nios de un dic­ta­dor es una ru­ta que en es­tos tiem­pos con­du­ce a la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Y un país po­lí­ti­ca­men­te ines­ta­ble no es un buen can­di­da­to pa­ra pre­va­le­cer en las con­fla­gra­cio­nes que pro­nos­ti­có Tu­cí­di­des.

Ana­lis­ta del Car­ne­gie En­dow­ment

tán su­frien­do los paí­ses de Oc­ci­den­te y los pro­ble­mas po­lí­ti­cos que es­to ha aca­rrea­do preo­cu­pan a Em­mott.

Los pro­nós­ti­cos de una Chi­na que lo­gra con­ver­tir­se en una po­ten­cia he­ge­mó­ni­ca a ni­vel mundial sub­es­ti­man las de­bi­li­da­des del gi­gan­te asiá­ti­co. Tam­bién su­po­nen que las di­fi­cul­ta­des que li­mi­tan la in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa son ta­ras in­so­lu­bles y, por tan­to, per­ma­nen­tes. Pe­ro ni los pro­ble­mas de Oc­ci­den­te son in­so­lu­bles ni los de Chi­na son in­sig­ni­fi­can­tes. La reali­dad es que si bien el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Chi­na es asom­bro­so, su progreso so­cial in­dis­cu­ti­ble y la mo­der­ni­za­ción de sus Fuer­zas Ar­ma­das in­ti­mi­dan­te, sus pro­ble­mas son igual­men­te abru­ma­do­res. Ian Bu­ru­ma, un ex­per­to en asun­tos asiá­ti­cos, man­tie­ne que de to­dos los li­bros re­cien­tes so­bre el au­ge de esa re­gión, el peor es el del pro­fe­sor Alli­son. Se­gún Bu­ru­ma, el pro­fe­sor evi­den­cia una gran ig­no­ran­cia so­bre Chi­na y mi­ni­mi­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.