Vio­len­cia en el po­lo­leo

La Tercera - - Correo -

Se­ñor di­rec­tor:

Di­ver­sos ca­sos de vio­len­cia en­tre pa­re­jas jó­ve­nes han sa­li­do a la luz, sien­do el más re­cien­te la denuncia de Va­len­ti­na Hen­rí­quez. Es­to ad­vier­te una cruda reali­dad. Hoy no so­lo de­be­mos con­de­nar los gol­pes, sino tam­bién otros me­ca­nis­mos de con­trol de la vi­da del otro/a.

Nues­tro re­cien­te son­deo so­bre vio­len­cia en el po­lo­leo, arro­jó in­quie­tan­tes ci­fras; por ejem­plo, que dar­se gol­pes es con­si­de­ra­do al­go muy vio­len­to por el 99% de los en­tre­vis­ta­dos, así co­mo em­pu­jar­se o ti­rar­se co­sas en una dis­cu­sión (95%). Lo que lla­ma la aten­ción es que se con­si­de­ra me­nos vio­len­to re­vi­sar el ce­lu­lar o re­des so­cia­les sin con­sen­ti­mien­to o prohi­bir ac­cio­nes en el uso de es­tos me­dios tec­no­ló­gi­cos. De­be­mos te­ner en cuen­ta que cual­quier ac­to de con­trol so­bre otra per­so­na es vio­len­cia.

Los jó­ve­nes cuen­tan con me­ca­nis­mos de denuncia se­gu­ros y acom­pa­ña­mien­to; la edu­ca­ción de­be ser nues­tra prin­ci­pal ar­ma pa­ra com­ba­tir es­tos he­chos.

El go­bierno ha tra­ba­ja­do pa­ra que las agre­sio­nes en las pa­re­jas no for­ma­les sean re­co­no­ci­das co­mo vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, bus­can­do dis­mi­nuir es­tos epi­so­dios. El lla­ma­do es a per­der el mie­do y a edu­car­nos en la cul­tu­ra del afec­to y el res­pe­to ha­cia el otro. No es­ta­mos solos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.