Iz­quier­da plu­ral

La Tercera - - Opinión - Er­nes­to Águi­la Analista po­lí­ti­co

UN DA­TO que se man­tie­ne ina­mo­vi­ble es que la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial se re­sol­ve­rá en se­gun­da vuel­ta. Pa­ra la iz­quier­da y el pro­gre­sis­mo, unir­se en se­gun­da vuel­ta no es al­go fá­cil de con­cre­tar por­que el ar­gu­men­to de vo­tar pa­ra que no ga­ne la de­re­cha, apo­yan­do el “mal me­nor”, es un ar­gu­men­to pa­ra mu­chos des­gas­ta­do. En par­ti­cu­lar, no con­ven­ce a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ni a quie­nes quie­ren abrir pa­so a un nue­vo blo­que po­lí­ti­co, en es­te ca­so al Fren­te Am­plio. Fa­ci­li­tar el triun­fo de la Nue­va Ma­yo­ría, piensan, aun­que tam­bién de­bie­ran po­ner­se en el ca­so de que sean ellos los que pa­sen a se­gun­da vuel­ta- im­pli­ca­ría un des­per­fi­la­mien­to que los ale­ja­ría de sus ob­je­ti­vos y so­bre to­do de sus po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to fu­tu­ro. Si par­te del dis­cur­so iden­ti­ta­rio es que to­do lo que hay más allá de ellos es lo mis­mo, o sea un “duo­po­lio”, se en­tien­de que apo­yar una op­ción que no sea la pro­pia pue­de sig­ni­fi­car una des­ca­pi­ta­li­za­ción a cor­to pla­zo.

La idea del “duo­po­lio” no acep­ta ma­ti­ces ni gri­ses, ni alian­zas y, hoy por hoy, abar­ca un es­pec­tro po­lí­ti­co que va des­de la ex­tre­ma de­re­cha has­ta el Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Es­te ti­po de ge­ne­ra­li­za­cio­nes ha co­men­za­do a ser re­vi­sa­do por las iz­quier­das emer­gen­tes en Eu­ro­pa. En el ca­so de Po­de­mos, en Es­pa­ña, el equi­va­len­te al “duo­po­lio” fue por mu­cho tiem­po la “cas­ta”, pe­ro hoy di­cho con­cep­to ha si­do re­em­pla­za­do por la “tra­ma” (tér­mino más su­til, aun­que me­nos me­diá­ti­co). La “tra­ma” ya no son to­dos lo que no for­man par­te de Po­de­mos sino to­dos aque­llos que con­fi­gu­ran el po­der real en Es­pa­ña: el “en­tra­ma­do” eco­nó­mi­co, me­diá­ti­co y po­lí­ti­co que real­men­te go­bier­na, ya sea des­de las ins­ti­tu­cio­nes o des­de las sombras. El pa­so de la “cas­ta” a la “tra­ma” per­mi­tió “li­be­rar” a mu­chos ac­to­res so­cia­les y po­lí­ti­cos de ser los enemi­gos prin­ci­pa­les y abrir pa­so a un es­que­ma de diá­lo­go y alian­zas más am­plio. El pro­ble­ma de cul­ti­var la ex­tre­ma “pu­re­za” es que lue­go la so­la po­si­bi­li­dad de con­ver­sar o ir a pe­dir un vo­to a al­guien dis­tin­to se te vuel­ve en con­tra.

Lo que hoy se re­fle­xio­na -en­tre iz­quier­das emer­gen­tes, his­tó­ri­cas y sec­to­res pro­gre­sis­tas- es si pue­de exis­tir una com­pe­ten­cia con co­la­bo­ra­ción o no exis­te es­ca­pa­to­ria a una com­pe­ten­cia fra­tri­ci­da. Hoy en Eu­ro­pa, el go­bierno “sor­pre­sa”, por sus éxi­tos, es el de Por­tu­gal, con­for­ma­do por so­cia­lis­tas, co­mu­nis­tas y el Blo­que de Iz­quier­da, ejem­plo de com­pe­ten­cia con co­la­bo­ra­ción, y en Es­pa­ña se in­ten­si­fi­ca el dia­lo­go en­tre Po­de­mos y el nue­vo PSOE de Sán­chez, pa­sa­da la neu­ro­sis ini­cial de pen­sar que el más pró­xi­mo era el ad­ver­sa­rio prin­ci­pal. En Fran­cia, la fal­ta de co­la­bo­ra­ción de­jó, en el nue­vo par­la­men­to, a to­da la iz­quier­da, su­ma­da con generosidad, en torno al 25%.

Se­rá in­tere­san­te ob­ser­var có­mo se vi­vi­rá es­te de­ba­te en­tre las iz­quier­das en Chi­le. Si un sec­tor se­gui­rá en­glo­ban­do a la otra par­te en el “duo­po­lio” o se asu­mi­rá más co­la­bo­ra­ti­va­men­te la reali­dad de un mundo de iz­quier­da y pro­gre­sis­ta con­for­ma­do por dis­tin­tas ver­tien­tes, pro­ve­nien­tes de dis­tin­tas raí­ces, ca­da una con su historia, con­tra­dic­cio­nes y apor­tes.

Se­rá in­tere­san­te ver si la iz­quier­da se­gui­rá en­glo­ban­do a la otra par­te en el “duo­po­lio” o se asu­mi­rá un mundo de iz­quier­da for­ma­do por dis­tin­tas ver­tien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.