So­li­da­ri­dad vir­tual

La Tercera - - Opinión - Gon­za­lo Cor­de­ro Abo­ga­do

EL GO­BIERNO cie­rra su pe­río­do con una con­tra­dic­ción es­truc­tu­ral, por una par­te ase­gu­ra ha­ber avan­za­do en ma­te­ria so­cial es­ta­ble­cien­do cier­tos de­re­chos, co­mo el de la gra­tui­dad, pe­ro al mis­mo tiem­po le en­tre­ga­rá a su su­ce­sor el ma­yor dé­fi­cit fis­cal des­de la cri­sis sub­pri­me. La deu­da pú­bli­ca, en lí­nea con el da­to an­te­rior, ha cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y es un he­cho que la cla­si­fi­ca­ción de ries­go de Chi­le su­fri­rá una re­ba­ja por par­te de las eva­lua­do­ras in­ter­na­cio­na­les.

En pa­la­bras sim­ples, aun a ries­go de co­me­ter al­gu­na im­pre­ci­sión eco­nó­mi­ca, la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ha com­pro­me­ti­do pres­ta­cio­nes que con­si­de­ra mí­ni­mas, des­de un pun­to de vis­ta éti­co, pe­ro que nues­tra so­cie­dad no es ca­paz de fi­nan­ciar. La al­ter­na­ti­va a es­ta si­tua­ción es otra en que las pres­ta­cio­nes son me­no­res, pe­ro el país pue­de sos­te­ner un di­na­mis­mo que ge­ne­ra los in- gre­sos pa­ra sus­ten­tar esos me­no­res be­ne­fi­cios so­cia­les y, lo más im­por­tan­te, pro­gre­si­va­men­te las per­so­nas van sa­lien­do por sí so­las de la de­pen­den­cia es­ta­tal.

A es­ta op­ción, cre­ci­mien­to al­to y re­dis­tri­bu­ción me­nor, la Pre­si­den­ta la lla­ma “cre­ci­mien­to bru­tal”; la de cre­ci­mien­to ba­jo y re­dis­tri­bu­ción al­ta es lo que yo lla­ma­ría “so­li­da­ri­dad vir­tual”. Es­te es el nú­cleo de lo que es­ta­rá en dispu­ta en la elec­ción pre­si­den­cial de no­viem­bre. Es la di­co­to­mía que se sue­le plan­tear co­mo la di­fe­ren­cia en­tre el “eco­no­mi­cis­mo” y el “sen­ti­do so­cial”. Siem­pre hay al­guien que sos­tie­ne que se pue­den lo­grar am­bos ob­je­ti­vos, pe­ro es de sen­ti­do co­mún que eso no es efec­ti­vo, por­que si así fue­ra se ha­bría pro­ba­do y to­dos se­ría­mos par­ti­da­rios de aquel sis­te­ma que per­mi­tie­ra cre­cer mu­cho y re­dis­tri­buir tam­bién mu­cho.

La pre­gun­ta es si efec­ti­va­men­te re­sul­ta so­li­da­rio un sis­te­ma que ofre­ce lo que no pue­de cum­plir, sen­ci­lla­men­te por­que lo con­si­de­ra un de­ber éti­co. Es­toy con­ven­ci­do que no, eso es sim­ple­men­te una apa­rien­cia de so­li­da­ri­dad, una ilu­sión re­ves­ti­da de so­lem­ni­dad, que hi­po­te­ca el bie­nes­tar fu­tu­ro de los mis­mos a los que pre­ten­de be­ne­fi­ciar. En el me­jor de los ca­sos, es un vo­lun­ta­ris­mo bie­nin­ten­cio­na­do, cu­ya fron­te­ra con el populismo pue­de ser extraordinariamente su­til en el me­diano pla­zo.

El de­ve­nir de es­te ti­po de so­li­da­ri­dad con­ver­ti­da en po­lí­ti­ca de go­bierno es co­no­ci­do, lo ex­pe­ri­men­ta­mos en el pa­sa­do, lo he­mos vis­to en los paí­ses que, in­ca­pa­ces de sos­te­ner el en­deu­da­mien­to, caen en cri­sis que re­do­blan la po­bre­za y las ne­ce­si­da­des so­cia­les, fa­vo­re­cien­do los po­pu­lis­mos de dis­tin­to cu­ño.

¿Se pue­de atri­buir nues­tro ba­jo cre­ci­mien­to y el dé­fi­cit sub­se­cuen­te a las re­for­mas? Des­de lue­go que sí, son mu­chas las vo­ces ex­per­tas y los da­tos que su­gie­ren que ellas han si­do un fac­tor fun­da­men­tal. En el va­lor so­cial del cre­ci­mien­to es­tá el cam­bio fun­da­men­tal en­tre es­te go­bierno y los de la Con­cer­ta­ción, es­te es el con­sen­so que se rom­pió con el pro­gra­ma re­for­mis­ta de es­ta ad­mi­nis­tra­ción, que ce­le­bra co­mo éxi­tos as­pi­ra­cio­nes cu­yo cum­pli­mien­to es me­ra­men­te simbólico, por­que son in­sos­te­ni­bles. Son, al mo­do de esos jue­gos tec­no­ló­gi­cos fu­tu­ris­tas, so­li­da­ri­dad que ocu­rre en una reali­dad vir­tual y, aun­que nos pro­du­ce una emo­ción pa­re­ci­da, sa­be­mos que es cues­tión de tiem­po pa­ra com­pro­bar que so­lo se tra­ta­ba de una me­ra fic­ción.

En el va­lor so­cial del cre­ci­mien­to es­tá el cam­bio en­tre es­te go­bierno y los de la Con­cer­ta­ción, es­te es el con­sen­so que rom­pió el re­for­mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.