PA­RA EN­TEN­DER

La Tercera - - Mundo -

En una ac­ci­den­ta­da se­sión, el Se­na­do apro­bó ayer por 50 vo­tos con­tra 26 el pro­yec­to de ley de

reforma la­bo­ral.

Se­gún una re­cien­te en­cues­ta de Da­ta­fol­ha,

un 58% de los bra­si­le­ños se opo­nía a

es­ta reforma im­pul­sa­da por Te­mer.

La nor­ma­ti­va da­rá pre­emi­nen­cia a los acuer­dos ne­go­cia­dos por sec­tor o em­pre­sas so­bre la le­gis­la­ción

vi­gen­te.

“Es­toy pro­fun­da­men­te cho­quea­do con lo que es­toy vien­do hoy (ayer). Ya es­pe­ré por más de sie­te ho­ras. El pro­ble­ma no es el mé­ri­to de la ma­te­ria. Es la des­mo­ra­li­za­ción de la Cá­ma­ra. Es la pri­me­ra vez que veo eso en la vi­da”, se la­men­tó Oli­vei­ra al vol­ver al ple­na­rio, des­pués de una lar­ga tar­de de ne­go­cia­cio­nes, se­gún in­for­mó el dia­rio Fol­ha de Sao Pau­lo.

En vís­pe­ra de la vo­ta­ción, la pren­sa lo­cal pro­nos­ti­ca­ba que la pro­pues­ta se­ría apro­ba­da por es­tre­cho mar­gen. Se­gún una en­cues­ta de Da­ta­fol­ha el 58% de los bra­si­le­ños se opo­ne a ella. Ade­más, los sin­di­ca­tos rea­li­za­ron una huel­ga ge­ne­ral el 29 de abril y or­ga­ni­za­ron jor­na­das de pro­tes­ta pa­ra de­nun­ciar el “re­tro­ce­so” so­cial de los pla­nes de ajus­te del go­bierno.

Se­gún Fran­ce Pres­se, la nue­va nor­ma­ti­va da­rá pre­emi­nen­cia a los acuer­dos ne­go­cia­dos por sec­tor o em­pre­sas so­bre la le­gis­la­ción vi­gen­te. Asi­mis­mo, pre­vé la po­si­bi­li­dad de par­ce­lar las va­ca­cio­nes has­ta en tres períodos y au­to­ri­za la “jor­na­da in­ter­mi­ten­te”, con el pa­go de sa­la­rios so­bre una ba­se ho­ra­ria o por jor­na­da, y no men­sual. Ade­más de de­ter­mi­nar el fin de la co­ti­za­ción sin­di­cal obli­ga­to­ria, la pro­pues­ta tam­bién fa­ci­li­ta­ría la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les, in­clu­so por períodos lar­gos.

Pre­vio a la vo­ta­ción de ayer, los alia­dos del Pre­si­den­te es­ti­ma­ban que el triun­fo de la ley la­bo­ral le da­ría un es­pal­da­ra­zo an­tes de que la Cá­ma­ra de Dipu­tados vo­te pa­ra de­ci­dir si lo sus­pen­de­rá y lle­va­rá a jui­cio por co­rrup­ción.

Así lo con­sig­nó el dia­rio O Es­ta­do de Sao Pau­lo, que des­ta­có que la apro­ba­ción de la reforma la­bo­ral “es una gran victoria po­lí­ti­ca del go­bierno de Te­mer que ne­ce­si­ta dar mues­tras de fuer­za po­lí­ti­ca en me­dio de las acu­sa­cio­nes con­tra el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en el pro­pio Con­gre­so”.

Si dos ter­cios de los dipu­tados vo­tan en con­tra de Te­mer, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ba­ja, Ro­dri­go Maia, asu­mi­ría el po­der has­ta que la Cor­te Su­pre­ma lo des­ti­tu­ya per­ma­nen­te­men­te o lo de­cla­re inocen­te. El re­la­tor de una co­mi­sión de la Cá­ma­ra sos­tu­vo el lu­nes que exis­ten “in­di­cios se­rios y su­fi­cien­tes” pa­ra en­ca­mi­nar a la Cor­te Su­pre­ma una de­nun­cia con­tra Te­mer, por “co­rrup­ción pa­si­va”.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.