En me­dio del caos por la tra­ma ru­sa se con­cre­ta pri­mer pe­di­do de im­peach­ment con­tra Trump

► Un re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta acu­só al man­da­ta­rio de obs­truc­ción a la jus­ti­cia. ► Es­to ocu­rre en me­dio del es­cán­da­lo por una reunión en­tre el hi­jo de Trump y una abo­ga­da ru­sa.

La Tercera - - Mundo - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

La tor­men­ta por la “tra­ma ru­sa” no se de­tie­ne. Ayer, un re­pre­sen­tan­te de­mó­cra­ta de Ca­li­for­nia pre­sen­tó una acu­sa­ción pa­ra des­ti­tuir al Pre­si­den­te Do­nald Trump, aun­que es una pro­pues­ta con po­cas pro­ba­bi­li­da­des de te­ner éxi­to. Brad Sher­man se­ña­la que el abrup­to des­pi­do del di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, en ma­yo pa­sa­do, cons­ti­tu­ye obs­truc­ción a la jus­ti­cia y “al­tos crí­me­nes y de­li­tos me­no­res”, en me­dio de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre si la cam­pa­ña de Trump se co­lu­dió con Ru­sia con­tra su con­ten­do­ra Hi­llary Clin­ton.

El con­gre­sis­ta ci­ta las de­nun­cias de Co­mey de que Trump lo pre­sio­nó pa­ra que aban­do­na­ra la in­ves­ti­ga­ción so­bre el ex ase­sor de se­gu­ri­dad de la Ca­sa Blan­ca, Mi­chael Flynn.

El si­tio web The Hill se­ña­la que se tra­ta de la pri­me­ra vez que un con­gre­sis­ta pre­sen­ta un ar­tícu­lo pa­ra un im­peach­ment a Trump y se pro­du­ce en mo­men­tos en que los de­mó­cra­tas de­ba­ten si es po­lí­ti­ca­men­te sa­bio pre­sio­nar por un ca­so de jui­cio po­lí­ti­co a es­tas al­tu­ras.

Sher­man re­co­no­ce que su lis­ta de acu­sa­cio­nes es “el pri­mer pa­so de un lar­go ca­mino”. “Pe­ro si la in­com­pe­ten­cia im­pul­si­va con­ti­núa, en­ton­ces even­tual­men­te - den­tro de va­rios, va­rios me­ses­los re­pu­bli­ca­nos se su­ma­rán al pro­ce­so de des­ti­tu­ción”, di­jo Sher­man en un co­mu­ni­ca­do.

La por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, ase­gu­ró que la re­so­lu­ción de Sher­man era “com­ple­ta­men­te ri­dí­cu­la” y una “po­li­ti­que­ría de la peor”.

Se­gún la agen­cia The As­so­cia­ted Press, el pe­di­do tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de ser apro­ba­do por la Cá­ma­ra Ba­ja, don­de los re­pu­bli­ca­nos son ma­yo­ría. Sher­man ni si­quie­ra cuen­ta con el res­pal­do de mu­chos de sus co­le­gas de­mó­cra­tas.

Los lí­de­res de­mó­cra­tas se han dis­tan­cia­do de los es­fuer­zos pa­ra des­ti­tuir al Pre­si­den­te, ya que creen que es­to só­lo alen­ta­ría a los sim­pa­ti­zan­tes de Trump. La re­so­lu­ción de Sher­man tie­ne un co­pa­tro­ci­na­dor, su co­le­ga de­mó­cra­ta Al Green, de Te­xas.

Sher­man pre­sen­tó su acu­sa­ción un día des­pués de que el hi­jo del Pre­si­den­te, Do­nald Trump Jr., re­co­no­cie­ra que se reunió con una abo­ga­da ru­sa du­ran­te la cam­pa­ña. Un in­ter­me­dia­rio de la abo­ga­da di­jo que le da­ría in­for­ma­ción del go­bierno ru­so que se­ría per­ju­di­cial pa­ra la en­ton­ces can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton. Trump Jr. di­jo que él no re­ci­bió in­for­ma­ción so­bre Clin­ton en la reunión.

Trump “fu­rio­so”

Es­tas re­ve­la­cio­nes han si­do un gol­pe pa­ra la Ca­sa Blan­ca, que ha de­bi­do pos­ter­gar su agen­da al tiem­po que su per­so­nal en­fren­ta una cri­sis re­la­cio­na­da con la fa­mi­lia del Pre­si­den­te.

Se­gún AP, Trump es­tá fu­rio­so por los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos y la ma­yor par­te de su ira ha si­do di­ri­gi­da con­tra los me­dios, no con­tra su hi­jo, de acuer­do con per­so­nas que han ha­bla­do con él en los úl­ti­mos días. El úni­co comentario que Trump hi­zo so­bre el asun­to du­ran­te gran par­te del día fue a tra­vés de un bre­ve comentario rea­li­za­do por su por­ta­voz Sa­rah Huc­ka­bee San­ders, quien di­jo el mar­tes que el Pre­si­den­te cree que su hi­jo es “una per­so­na de gran ca­li­dad”. Ayer, tui­teó que su hi­jo era “abier­to, trans­pa­ren­te e inocen­te” y nue­va­men­te se re­fi­rió a la in­ves­ti­ga­ción co­mo “la ma­yor ca­ce­ría de bru­jas en la his­to­ria po­lí­ti­ca”.

Si bien el per­so­nal se ha acos­tum­bra­do a que un buen ci­clo de no­ti­cias sea em­pa­ña­do por in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre Ru­sia, asis­ten­tes de Trump y ase­so­res ex­ter­nos re­co­no­cie­ron en pri­va­do que las re­ve­la­cio­nes de es­ta se­ma­na se sin­tie­ron más se­rias. Si­guien­do el pa­trón que se ha da­do en la Ca­sa Blan­ca du­ran­te el go­bierno de Trump, la po­lé­mi­ca ha desata­do una nue­va ron­da de re­cri­mi­na­cio­nes en­tre el equi­po del Pre­si­den­te. Fuen­tes anó­ni­mas di­je­ron a AP que Trump ha cues­tio­na­do la ase­so­ría que ha re­ci­bi­do de sus alle­ga­dos, en­tre ellos el je­fe de ga­bi­ne­te, Rein­ce Prie­bus. Sin em­bar­go, las crí­ti­cas han llo­vi­do so­bre Prie­bus du­ran­te me­ses y las fuen­tes di­cen que no pa­re­ce ser in­mi­nen­te una re­es­truc­tu­ra­ción del equi­po de man­do.

Se­gún el dia­rio The New York Ti­mes, Trump es­tá mo­les­to por los ti­tu­la­res de pren­sa. Y tres per­so­nas cer­ca­nas al equi­po le­gal di­je­ron al pe­rió­di­co que el man­da­ta­rio tam­bién ha des­car­ga­do su ira con­tra su abo­ga­do, Marc Kao­witz, ya que es­tá de­silu­sio­na­do por su es­tra­te­gia.b

¿De qué se tra­ta el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.