Gra­tui­dad y ca­li­dad

La Tercera - - Opinión - Ma­nuel Ago­sin

ES­TÁ CLA­RO que la gra­tui­dad no ga­ran­ti­za ca­li­dad. La edu­ca­ción, par­ti­cu­lar­men­te la uni­ver­si­ta­ria, es ca­ra. Las uni­ver­si­da­des que han avan­za­do en ca­li­dad lo han he­cho has­ta el mo­men­to a tra­vés del co­bro de aran­ce­les que cu­bren sus cos­tos reales y la ges­tión ade­cua­da de los re­cur­sos. Al eli­mi­nar­se el co­bro de aran­ce­les, se de­ja la pro­vi­sión de re­cur­sos en ma­nos del go­bierno de turno, que pa­sa a ser el que fi­ja pre­cios de trans­fe­ren­cia por alumno y cu­pos que pue­de ofre­cer ca­da ca­rre­ra.

Ya las uni­ver­si­da­des aco­gi­das a la gra­tui­dad li­mi­ta­da a es­tu­dian­tes pro­ve­nien­tes de los ho­ga­res que es­tán en el 50% más po­bre han co­men­za­do a ex­pe­ri­men­tar di­fi­cul­ta­des fi­nan­cie­ras. Aho­ra, con el anun­cio de la gra­tui­dad a es­tu­dian­tes del 60% más po­bre, la si­tua­ción se com­ple­ji­za. Una ra­zón es que di­chos alum­nos en la ac­tua­li­dad go­zan de una be­ca por el aran­cel re­gu­la- do y de­ben asu­mir la di­fe­ren­cia en­tre el aran­cel co­bra­do y el aran­cel re­gu­la­do, ge­ne­ral­men­te a tra­vés de prés­ta­mos sub­si­dia­dos. Des­de 2018 en ade­lan­te el Es­ta­do pa­ga­rá por ellos so­lo el aran­cel re­gu­la­do, que en mi universidad es en­tre la mi­tad y dos ter­cios del aran­cel co­bra­do.

Asi­mis­mo, en una universidad al­ta­men­te se­lec­ti­va co­mo la nues­tra, los es­tu­dian­tes tien­den a con­cen­trar­se en los de­ci­les más ri­cos de la po­bla­ción, quie­nes en una al­ta pro­por­ción tie­nen los pun­ta­jes de en­tra­da más ele­va­dos. Es así co­mo los es­tu­dian­tes pro­ve­nien­tes de los de­ci­les de más al­tos in­gre­sos es­tán muy so­bre re­pre­sen­ta­dos. Por ejem­plo, los es­tu­dian­tes pro­ve­nien­tes del 20% más ri­co de la po­bla­ción re­pre­sen­tan en­tre 40 y 50% del es­tu­dian­ta­do, de­pen­dien­do de la fa­cul­tad. En­ton­ces, a me­di­da que la gra­tui­dad avan­za, ma­yor es el im­pac­to fi­nan­cie­ro ad­ver­so

¿Po­de­mos com­bi­nar el ob­je­ti­vo que se bus­ca con la gra­tui­dad con la preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad? Des­de lue­go, pe­ro de­jan­do de la­do la ideo­lo­gía.

so­bre los plan­te­les.

Si lle­gá­ra­mos a la gra­tui­dad uni­ver­sal, po­dría dar­se la pa­ra­do­ja que las uni­ver­si­da­des en gra­tui­dad no ten­drán los re­cur­sos que ne­ce­si­tan pa­ra ofre­cer edu­ca­ción de ca­li­dad y se irán que­dan­do con es­tu­dian­tes que no pue­dan pa­gar, mien­tras que aque­llos que sí pue­den emi­gra­rán a ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das sin fi­nes de lu­cro no aco­gi­das a la gra­tui­dad, que sí ten­drán los re­cur­sos pa­ra atraer a los me­jo­res aca­dé­mi­cos.

Otro pe­li­gro que no se ha te­ni­do en cuen­ta es el po­si­ble im­pac­to de la gra­tui­dad uni­ver­sal so­bre la au­to­no­mía de las uni­ver­si­da­des aco­gi­das. Por una par­te, es­tá la de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra del go­bierno de turno, lo que po­dría atar­las de ma­nos pa­ra con­tra­tar y man­te­ner a bue­nos aca­dé­mi­cos. Se­gun­do, go­ber­nan­tes con agen­das es­pe­cí­fi­cas po­drán tra­tar de im­po­nér­se­las a las uni­ver­si­da­des co­mo con­di­ción pa­ra en­tre­gar­les fi­nan­cia­mien­to.

¿Po­de­mos com­bi­nar el ob­je­ti­vo que se per­si­gue con la gra­tui­dad con la preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad? Des­de lue­go, pe­ro con prag­ma­tis­mo, de­jan­do de la­do la ideo­lo­gía. Por ejem­plo, res­trin­gir la gra­tui­dad a es­tu­dian­tes del 60% más po­bre y, pa­ra las fa­mi­lias no tan po­bres, ofre­cer una com­bi­na­ción de ayu­das par­cia­les y cré­di­tos con­tin­gen­tes al in­gre­so, con ba­jas (o ce­ro) ta­sas de in­te­rés y un má­xi­mo de cuo­tas. Si es­to sue­na a “sub­si­dios a la de­man­da” com­bi­na­dos con el CAE re­for­ma­do, es in­ten­cio­nal. TRAS CA­SI un año des­de su pre­sen­ta­ción, la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to de ley de edu­ca­ción su­pe­rior pa­re­ce es­tar lle­gan­do a su fin en la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Des­de nues­tra pers­pec­ti­va co­mo ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das – re­co­no­ci­das por nues­tros es­tu­dian­tes por su ca­li­dad y apor­te a la so­cie­dad, y por la di­ver­si­dad de nues­tros pro­yec­tos edu­ca­ti­vos- ha­ce­mos una sín­te­sis de es­ta ini­cia­ti­va y su tra­mi­ta­ción an­tes de que su dis­cu­sión pro­si­ga en el Se­na­do.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­yec­to se han man­te­ni­do más o me­nos es­ta­bles tras las múl­ti­ples in­di­ca­cio­nes. En par­ti­cu­lar, la per­sis­ten­cia en ha­cer de la gra­tui­dad uni­ver­sal del pre­gra­do el co­mien­zo, cen­tro y fin de to­da dis­cu­sión al res­pec­to. Una ob­se­sión que ha lle­va­do a per­der la opor­tu­ni­dad histórica de me­jo­rar nues­tro ac­tual sis­te­ma de edu­ca­ción.

A es­to se su­ma el de­bi­li­ta­mien­to de la au­to­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes, me­dian­te el au­men­to del con­trol es­ta­tal en ele­men­tos que le son aje­nos, co­mo el sis­te­ma de ad­mi­sión y fi­ja­ción de va­can­tes y aran­ce­les. Ade­más, el pro­yec­to ha man­te­ni­do (y ex­ten­di­do) los pri­vi­le­gios de cier­tas ins­ti­tu­cio­nes – al­gu­nas en­tre las de me­nor ca­li­dad del sis­te­ma acre­di­ta­do- in­cu­rrien­do en dis­cri- mi­na­cio­nes ar­bi­tra­rias con­tra nues­tros es­tu­dian­tes. El pa­so del pro­yec­to por la Co­mi­sión de Edu­ca­ción tu­vo po­cas con­se­cuen­cias en es­tos ám­bi­tos. Las au­dien­cias, de las cua­les par­ti­ci­pa­mos y se­gui­mos, des­ta­ca­ron por su tono crítico. Sin em­bar­go, muy po­cos de los co­men­ta­rios ex­pues­tos fue­ron con­si­de­ra­dos. So­lo se ad­mi­tie­ron las vi­sio­nes de los rec­to­res del Cruch y, en con­se­cuen­cia, las in­di­ca­cio­nes in­tro­du­ci­das por el go­bierno se li­mi­ta­ron a ha­cer eco de las pre­sio­nes de sus uni­ver­si­da­des.

Un ejem­plo con­cre­to es que los apor­tes ba­sa­les, que eran re­em­pla­za­dos en el pro­yec­to ori­gi­nal por un es­que­ma de fi­nan­cia­mien­to más ra­zo­na­ble y mo­derno, se man­tie­nen. Pe­ro el as­pec­to que más lla­ma la aten­ción, es que la co­mi­sión de­di­có po­co y na­da de tiem­po en dis­cu­tir la si­tua­ción y el im­pac­to del pro­yec­to en las ins­ti­tu­cio­nes pri­va­das crea­das des­pués de 1981, que en su con­jun­to reúnen más del 70% de la ma­trí­cu­la.

¿Có­mo pue­de una ini­cia­ti­va que pre­ten­de ser una “ley mar­co” ex­cluir a la ma­yo­ría de los in­vo­lu­cra­dos? La máxima ex­pre­sión de es­to es la eli­mi­na­ción, sin re­em­pla­zo cier­to, del Cré­di­to con Aval del Es­ta­do que, si bien pue­de ser me­jo­ra­ble, es la úni­ca he­rra­mien­ta de fi­nan­cia­mien­to es­ta­tal dis­po­ni­ble pa­ra to­dos, y que ha per­mi­ti­do am­pliar la co­ber­tu­ra de la edu­ca­ción su­pe­rior.

El pa­so del pro­yec­to por la Co­mi­sión de Ha­cien­da des­ta­có por su pre­mu­ra. Es la­men­ta­ble que una ini­cia­ti­va en­fo­ca­da ca­si to­tal­men­te en el fi­nan­cia­mien­to y que en ré­gi­men le cos­ta­rá al fis­co cer­ca de 1,5% del PIB, se ha­ya dis­cu­ti­do en tan so­lo una se­ma­na. Por cum­plir pla­zos irra­cio­nal­men­te cor­tos, se co­rre el ries­go de no rea­li­zar un aná­li­sis res­pon­sa­ble y so­pe­sa­do del im­pac­to fis­cal por quie­nes es­tán lla­ma­dos a ha­cer­lo. Es­to es aún más gra­ve cuan­do la gra­tui­dad uni­ver­sal es­tá di­se­ña­da de tal ma­ne­ra que com­pro­me­te fuer­te­men­te el gas­to pú­bli­co fu­tu­ro. Sin du­da, es­te pro­yec­to me­re­cía una dis­cu­sión ma­yor res­pec­to de los re­cur­sos asig­na­dos.

Por des­gra­cia, to­do lo an­te­rior ha­ce im­pro­ba­ble que el pro­yec­to me­jo­re en el cor­to pla­zo. De es­ta ma­ne­ra, nues­tra es­pe­ran­za es­tá pues­ta en el Se­na­do, don­de es­pe­ra­mos se con­si­de­ren las dis­tin­tas vi­sio­nes, se so­pe­se de for­ma res­pon­sa­ble el im­pac­to en el era­rio fis­cal, se eli­mi­nen dis­cri­mi­na­cio­nes ar­bi­tra­rias y, oja­lá, se pue­da vol­ver a re­fle­xio­nar so­bre có­mo se­guir tra­ba­jan­do ha­cia un me­jor sis­te­ma de edu­ca­ción su­pe­rior sin vol­ver atrás en lo avan­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.