Ca­so Na­bi­la: pe­na­lis­tas des­car­tan cam­bios a la ley y apun­tan a cri­te­rio de la Su­pre­ma

► Do­cen­tes de De­re­cho de la U. de Chi­le ana­li­za­ron el fa­llo des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co. ► Con­cor­da­ron en que la ac­tual le­gis­la­ción so­bre el fe­mi­ci­dio no tie­ne va­cíos le­ga­les.

La Tercera - - Nacional - Fernando Duar­te M.

Los cues­tio­na­mien­tos con­tra la Cor­te Su­pre­ma por la re­so­lu­ción en el ca­so de Na­bi­la Ri­fo, que re­ba­jó la con­de­na de Mau­ri­cio Or­te­ga de 26 a 18 años de pre­si­dio y re­ca­li­fi­có el de­li­to de fe­mi­ci­dio frus­tra­do por el de le­sio­nes, con­ti­núan.

A las crí­ti­cas del go­bierno, los par­la­men­ta­rios y los usua­rios de las re­des so­cia­les, ayer se su­ma­ron tres ex­per­tos en De­re­cho Pe­nal de la Universidad de Chi­le, quie­nes abor­da­ron el te­ma du­ran­te un con­ver­sa­to­rio.

Se tra­ta de los abo­ga­dos Gon­za­lo Me­di­na, Juan Pa­blo Ma­ña­lich y Ro­cío Lor­ca, quie­nes ma­ni­fes­ta­ron su re­cha­zo a la de­ci­sión de los mi­nis­tros del má­xi­mo tri­bu­nal des­de el pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co.

Los pe­na­lis­tas, ade­más, des­car­ta­ron que la le­gis­la­ción so­bre el fe­mi­ci­dio ne­ce­si­ta­ra re­for­mu­lar­se.

“El fa­llo en sí mis­mo es con­tra­dic­to­rio”, in­di­có Me­di­na, ya que no pue­de, por un la­do, in­di­car que “las cir­cuns­tan­cias de in­ten­cio­na­li­dad es una cues­tión pri­va­ti­va de los jue­ces del tri­bu­nal de jui­cio oral y ac­to se­gui­do rea­li­zar, a tra­vés de con­si­de­ra­cio­nes va­lo­ra­ti­vas de prue­ba, una ca­li­fi­ca­ción dis­tin­ta de cuál pue­de ser la in­ten­cio­na­li­dad”. El abo­ga­do aña­dió que los jue­ces se equi­vo­ca­ron al in­di­car que en el ca­so de Na­bi­la “te­ne­mos la in­ten­ción de le­sio­nar y no de ma­tar”.

Se­gún el ju­ris­ta, es­te ca­so de­ja en evi­den­cia la ten­sión per­ma­nen­te que exis­te en­tre los juz­ga­dos de ga­ran­tía, tri­bu­na­les ora­les y las cor­tes de Ape­la­cio­nes y la Su­pre­ma.

Ma­ña­lich, en tan­to, di­jo te­ner la im­pre­sión de que los su­pre­mos pu­die­ron ha­ber en­ten­di­do que “pa­ra efec­tos de una even­tual con­ce­sión de li­ber­tad con­di­cio­nal a fu­tu­ro era con­ve­nien­te man­te­ner los he­chos por se­pa­ra­do y no dar lu­gar a la for­ma­ción de una pe­na uni­fi­ca­da”.

Sin em­bar­go, sub­ra­yó que es­te es un ca­so con el que hay que sa­car al má­xi­mo tri­bu­nal al pi­za­rrón y que el vo­to de la ma­yo­ría “ha­ce su­ya una te­sis erra­da”, de que Mau­ri­cio Or­te­ga no qui­so ma­tar a Na­bi­la Ri­fo, por­que si hu­bie­ra que­ri­do ha­cer­lo lo hu­bie­ra he­cho de in­me­dia­to.

Pese a eso, Ma­ña­lich va­lo­ró el vo­to di­si­den­te del mi­nis­tro Mil­ton Jui­ca, el que ca­li­fi­có co­mo “sen­sa­to”.

Lor­ca, por su par­te, ase­gu­ró que la de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma de desechar el fe­mi­ci­dio frus­tra­do es al­go “bru­tal” y que se ha­bía “ex­tra­li­mi­ta­do” con su de­ci­sión.

“De dón­de sa­ca la Su­pre­ma que el acu­sa­do no que­ría ma­tar a la víc­ti­ma; por qué sim­pli­fi­ca la in­ten­cio­na­li­dad que ha po­di­do te­ner Or­te­ga; de dón­de sa­ca es­ta teo­ría de que es­to es lo que que­ría Or­te­ga”, se pre­gun­tó la abo­ga­da.

Agre­gó que des­de su pun­to de vis­ta, “si uno mi­ra los he­chos, es di­fí­cil in­ter­pre­tar­los co­mo los in­ter­pre­tó la cor­te”, res­pec­to de que Or­te­ga que­ría que Na­bi­la si­guie­ra vi­vien­do, pe­ro vi­vien­do mal.

“La cor­te ig­no­ra un fe­nó­meno so­cial, un con­cep­to y cier­tas ideas. Por­que el fe­mi­ci­dio es­tá en la ley y es­to ha si­do con­sa­gra­do por el le­gis­la­dor, en­ton­ces, la Su­pre­ma pa­ra in­ter­pre­tar co­rrec­ta­men­te el de­re­cho, de­bie­ra en­te­rar­se de lo que con­sis­te en vio­len­cia de gé­ne­ro”, sub­ra­yó Lor­ca.

La aca­dé­mi­ca aña­dió que los mi­nis­tros del má­xi­mo tri­bu­nal de­bie­ran de­jar de mi­rar el fe­mi­ci­dio “co­mo con­cep­tos de re­vis­tas de opi­nión o co­mo co­sas que le in­tere­san a la so­cie­dad, por­que son con­cep­tos ju­rí­di­cos y te­ne­mos que ha­cer­nos car­go”.

Con­sul­ta­do so­bre el anun­cio del Eje­cu­ti­vo, res­pec­to de re­cu­rrir a tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les por la de­ci­sión de la Su­pre­ma, Gon­za­lo Me­di­na fue ta­jan­te. “Si el Es­ta­do pro­tes­ta por la vio­len­cia con­tra las mu­je­res po­dría ter­mi­nar sien­do juz­ga­do por va­rios mo­ti­vos”, afir­mó.

Aná­li­sis de la ley

Ma­ña­lich des­car­tó que exis­ta al­gún va­cío le­gal a la ho­ra de ex­pli­car la de­ci­sión de los jue­ces. “Se­ría preo­cu­pan­te que nos con­ven­cié­ra­mos de que el pro­ble­ma de es­te fa­llo, que ha si­do de­cep­cio­nan­te, tie­ne que ver con in­su­fi­cien­cia re­gu­la­ti­va. Esa es una con­sig­na que apa­re­ce cuan­do tie­ne lu­gar un fa­llo ju­di­cial pro­ble­má­ti­co y creo que con­tri­bu­ye a una fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad ju­di­cial”, di­jo.

Me­di­na, en tan­to, re­cal­có que “la le­gis­la­ción que exis­te per­fec­ta­men­te po­dría ha­ber­se apli­ca­do. No hay un pro­ble­ma re­gu­la­to­rio, ni tam­po­co va­cíos le­ga­les”.b

FO­TO: PATRICIO FUEN­TES Y

►► Tras conocer el fa­llo se pro­du­je­ron pro­tes­tas afue­ra de la cor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.