Liu Xiaobo es el pri­mer No­bel de la Paz en mo­rir en la cár­cel des­de 1938

► Pa­ra Chi­na, era un “cri­mi­nal”. Pa­ra los de­fen­so­res de DD.HH., la ► Liu Xiaobo mu­rió ayer a los 61 años, co­mo con­se­cuen­cia de un cán­cer de hí­ga­do.

La Tercera - - Mundo - Ma­ca­re­na Vidal Liy (El País) Beijing

es­pe­ran­za de una vía de­mo­crá­ti­ca.

“Hay que creer en los tes­ti­gos dis­pues­tos a mo­rir”, de­cía Pas­cal. Liu Xiaobo, pre­mio No­bel de la Paz, au­tor, crítico li­te­ra­rio, pen­sa­dor y di­si­den­te chino, ha si­do uno de ellos. Ayer, el Ayun­ta­mien­to de Shen­yang, la ciu­dad don­de se en­con­tra­ba in­gre­sa­do en un hos­pi­tal, anun­ció la muer­te a los 61 años del di­si­den­te que re­cla­mó más al­to y más cla­ro que na­die la de­mo­cra­cia pa­ra Chi­na. El cán­cer de hí­ga­do diag­nos­ti­ca­do tar­de, de­ma­sia­do tar­de, en la cár­cel don­de cum­plía 11 años de pri­sión por “sub­ver­sión” fi­nal­men­te le ven­ció. Que­da la du­da de si el tu­mor no se des­cu­brió a tiem­po por las ma­las con­di­cio­nes mé­di­cas ge­ne­ra­li­za­das en las cár­ce­les chi­nas o se tra­tó, co­mo sos­pe­chan al­gu­nos di­si­den­tes y de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, de una ne­gli­gen­cia vo­lun­ta­ria. Sea re­sul­ta­do vo­lun­ta­rio o in­vo­lun­ta­rio, con su muer­te el go­bierno chino se des­ha­ce pa­ra siem­pre de una voz que, de otro mo­do, hu­bie­ra que­da­do li­bre den­tro de tres años. Una fi­gu­ra que, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, hu­bie­ra ser­vi­do de re­fe­ren­te pa­ra quie­nes se opo­nen al man­da­to del par­ti­do úni­co.

Liu pa­só sus úl­ti­mos días en el hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio nú­me­ro uno de Shen­yang, en el no­res­te de Chi­na, a don­de fue tras­la­da­do des­pués de que se le des­cu­brie­ra el cán­cer, el 23 de ma­yo. Ni si­quie­ra en su ago­nía fue li­bre. Chi­na qui­so si­len­ciar­lo has­ta el fi­nal. Es­ca­sí­si­mos alle­ga­dos pu­die­ron vi­si­tar­le, in­clui­da su es­po­sa, la poe­ti­sa Liu Xia, ella mis­ma des­de 2010 en arres­to do­mi­ci­lia­rio aun­que nun­ca se ha pre1989 sen­ta­do nin­gún car­go en su con­tra.

La fa­mi­lia de­jó cla­ro que su úl­ti­ma vo­lun­tad era re­ci­bir tra­ta­mien­to mé­di­co en el ex­tran­je­ro. Beijing lo re­cha­zó ta­jan­te­men­te. Su ar­gu­men­to, que Liu ya es­ta­ba de­ma­sia­do en­fer­mo pa­ra plan­tear­se nin­gún tras­la­do.

Es el pri­mer pre­mio No­bel de la Paz que muere en cau­ti­ve­rio des­de 1938, cuan­do el pa­ci­fis­ta Carl von Os­sietzky mu­rió en el hos­pi­tal mien­tras lo re­te­nía el ré­gi­men na­zi en Ale­ma­nia.

La pro­tes­ta es­tu­dian­til de lle­gó cuan­do Liu es­ta­ba en la Universidad de Co­lum­bia, en Es­ta­dos Uni­dos. No du­dó en to­mar un avión y vo­lar a Beijing y so­li­da­ri­zar­se con los es­tu­dian­tes. Or­ga­ni­zó una huel­ga de ham­bre en su apo­yo, y cuan­do se pro­cla­mó la ley mar­cial y to­do to­ca­ba a su fin, ne­go­ció un acuer­do con los mi­li­ta­res pa­ra que se per­mi­tie­ra a los alum­nos re­gre­sar ile­sos a sus cen­tros de es­tu­dio. Fue­ron los jó­ve­nes, re­cor­da­ría más tar­de, quie­nes se ne­ga­ron a aban­do­nar la pla­za. A ellos les de­di­ca­ría en 2010 su No­bel de la Paz. Tras la ma­tan­za, cu­yo nú­me­ro exac­to de víc­ti­mas Chi­na nun­ca ha de­ja­do conocer, Liu fue con­de­na­do a dos años de pri­sión por “in­ci­ta­ción y pro­pó­si­tos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios”. Se­ría la pri­me­ra de una lar­ga se­rie de en­car­ce­la­mien­tos: la se­gun­da en­tre­ga, una pe­na de tres años, lle­ga­ría en 1996.

El 8 de di­ciem­bre de 2008, un día an­tes de la fe­cha pre­vis­ta pa­ra la dis­tri­bu­ción de la Car­ta 08, Liu era de­te­ni­do. Su arres­to for­mal se anun­cia­ba seis me­ses des­pués. Fue fi­nal­men­te con­de­na­do a 11 años el día de Na­vi­dad de 2009.b

►► Ac­ti­vis­tas llo­ran la muer­te del pre­mio No­bel chino Liu Xiaobo, ayer en Hong Kong.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.