Sin­fó­ni­ca de Chi­le to­ca Car­mi­na Bu­ra­na

La Tercera - - Sociedad -

Se tra­ta de una de las obras más po­pu­la­res de la mú­si­ca clá­si­ca y su in­ter­pre­ta­ción sig­ni­fi­ca lleno com­ple­to. Du­ran­te es­tos días la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Chi­le, di­ri­gi­da por la con­duc­to­ra bra­si­le­ña Li­gia Ama­dio, otra vez ha vuel­to al re­per­to­rio de Car­mi­na Bu­ra­na en el Tea­tro de la Universidad de Chi­le y ma­ña­na es la úl­ti­ma pre­sen­ta­ción de un to­tal de cua­tro, a las 19.40 hrs. Com­pues­ta por Carl Orff en 1937 a par­tir de tex­tos de mon­jes go­liar­dos ale­ma­nes, es­ta lla­ma­da “can­ta­ta pro­fa­na” ten­drá co­mo so­lis­tas a la so­prano Clau­dia Pe­rei­ra, el con­tra­te­nor Moi­sés Men­do­za y el ba­rí­tono Ra­mi­ro Ma­tu­ra­na. Los acom­pa­ñan el Co­ro Sin­fó­ni­co a car­go de Juan Pa­blo Vi­lla­rroel en una obra don­de las par­tes vo­ca­les son tan im­por­tan­tes co­mo las or­ques­ta­les.b

FO­TO: IMDB.

►► En Cars 3, Ra­yo McQueen ve ame­na­za­do su po­dio por un au­to no­va­to. ras la cum­bre que su­pu­so Los in­creí­bles, se­gui­da por la ad­qui­si­ción de Pi­xar por par­te de Dis­ney, la lle­ga­da de Cars (2006) no fue la me­jor de las no­ti­cias. Con na­rra­ti­va, mo­ral y es­té­ti­ca fun­cio­na­les a una mi­ra­da más bien es­tán­dar de la ani­ma­ción, la cin­ta fue en to­do ca­so cum­pli­do­ra, es­pe­cial­men­te en el mer­chan­di­sing, así que dio pa­ra otra en­tre­ga, en 2011, y pa­ra otra más, que aca­ba de lle­gar. Es­ta úl­ti­ma tie­ne, de par­ti­da, el mé­ri­to de ser la me­jor del tríp­ti­co (no que­rrá eso de­cir de­ma­sia­do, pe­ro bien pue­de dar­le al­gu­na idea al es­pec­ta­dor).

En es­ta pa­sa­da, Ra­yo McQueen, rey de las pis­tas, ve ame­na­za­do su do­mi­nio con la apa­ri­ción de un no­va­to ve­loz y te­me­ra­rio. Tan­to así, que ca­si lo per­de­mos: co­mo le pa­só en su mi­nu­to al pro­ta­go­nis­ta con el vie­jo

Doc Hud­son, a quien lla­ma­ba bur­lo­na­men­te “an­te­pa­sa­do”, aho­ra sus com­pe­ti­do­res de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción lo mi­ran co­mo un ar­te­fac­to del ayer. Pa­ra rein­ven­tar­se, se so­me­te a un tra­ta­mien­to fí­si­co-si­co­ló­gi­co su­per­vi­sa­do por un ge­ren­te que só­lo quie­re evi­tar que la mar­ca del Ra­yo se de­va­lúe. Eso sí, nues­tro hé­roe des­cu­bre que si quie­re vol­ver a las pis­tas – y es­te au­to real­men­te quie­re vol­ver-, no pue­de ha­cer que el re­loj re­tro­ce­da, pe­ro pue­de dar­le cuer­da (co­mo le di­ce otro per­so­na­je, de se­gu­ro no se­rá más rá­pi­do que los co­rre­do­res no­va­tos, pe­ro pue­de ser más in­te­li­gen­te y con eso de­be­ría al­can­zar­le). Y así es co­mo ha­rá es­tos y otros des­cu­bri­mien­tos en com­pa­ñía de una en­tre­na­do­ra per­so­nal que tam­bién tie­ne su his­to­ria pa­ra re­ve­lar­le al es­pec­ta­dor.

En la lí­nea de una tra­di­ción pi­xe­ria­na al­go des­cui­da­da en tiem­pos re­cien­tes, la pe­lí­cu­la se to­ma en se­rio las dis­tin­tas ca­pas en la cons­truc­ción de sus per­so­na­jes, apar­te de desa­rro­llar va­ria­das ideas que se con­vier­ten en in­su­mos pa­ra la en­tre­ten­ción, sin de­jar de la­do una asen­ta­da re­fle­xión acer­ca del cre­ci­mien­to y la ma­du­rez. Y así es co­mo to­do, po­co más o me­nos, an­da so­bre rue­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.