Ex­pe­di­ción cien­tí­fi­ca des­cu­bre nue­vas ba­lle­nas muer­tas en el sur de Chi­le

► In­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron otros 18 ejem­pla­res en zo­na don­de mu­rie­ron más de 300 ce­tá­ceos. ► Co­mi­sión Ba­lle­ne­ra In­ter­na­cio­nal apo­ya­rá a Ser­na­pes­ca pa­ra es­tu­diar va­ra­mien­tos en el área.

La Tercera - - Sociedad - Car­los Gon­zá­lez Is­la

A fi­nes de ma­yo la revista cien­tí­fi­ca Pee­rJ pu­bli­có el es­tu­dio fi­nal so­bre la muer­te de 367 ba­lle­nas en el sur de Chi­le, la ma­yo­ría del ti­po sei (Ba­lae­nop­te­ra bo­rea­lis), uno de los ma­yo­res va­ra­mien­tos a ni­vel mun­dial. Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, li­de­ra­da por Vre­ni Häus­ser­mann, el even­to es­tu­vo re­la­cio­na­do con la pro­li­fe­ra­ción de al­gas tó­xi­cas du­ran­te el fe­nó­meno de El Ni­ño, es la hi­pó­te­sis más fuer­te has­ta aho­ra.

Häus­ser­mann, in­ves­ti­ga­do­ra de la Fun­da­ción Hui­nay, si­gue con los es­tu­dios en la zo­na y or­ga­ni­zó es­te año una ex­pe­di­ción con la coo­pe­ra­ción de la fun­da­cio­nes Blue Ma­ri­ne y Me­ri, con el fin de es­tu­diar la po­bla­ción de las ba­lle­nas sei en el Gol­fo de Pe­nas y el par­que na­cio­nal La­gu­na San Ra­fael, a bor­do del ve­le­ro Saoir­se-HF38, que re­co­rrió más de 1.450 km.

“Du­ran­te es­ta ex­pe­di­ción se en­con­tra­ron 18 ca­dá­ve­res no pre­via­men­te re­gis­tra­dos. Ocho de ellos va­ra­ron en­tre ma­yo de 2016 y ma­yo de 2017. De­sa­for­tu­na­da­men­te, no exis­ten da­tos pre­vios de es­tu­dios po­bla­cio­na­les y de mor­ta­li­dad de las po­bla­cio­nes de ba­lle­nas de es­ta lo­ca­li­dad, ex­clu­yen­do la mor­ta­li­dad ma­si­va de 2015 y las ex­pe­di­cio­nes rea­li­za­das en 2016”, se­ña­la el re­por­te cien­tí­fi­co en­tre­ga­do a Häus­ser­mann la se­ma­na pa­sa­da.

Los in­ves­ti­ga­do­res, cu­yo tra­ba­jo en te­rreno se ex­ten­dió en­tre el 4 y 29 de ma­yo, agre­gan que hoy no exis­te nin­gu­na ba­se de da­tos ofi­cial en Chi­le so­bre va­ra­mien­tos de ce­tá­ceos, y en los re­gis­tros de es­tos even­tos las cau­sas no siem­pre son es­tu­dia­das y lo úni­co que se sa­be es que en­tre 1970 y 2014 se re­gis­tra­ron 83 va­ra­mien­tos de ce­tá­ceos en las cos­tas chi­le­nas.

Häus­ser­mann se­ña­la que to­da­vía no se pue­de vin­cu­lar es­ta mor­ta­li­dad a la de 2015, por­que en es­te ca­so pun­tual se de­ben in­ves­ti­gar otras va­ria­bles co­mo la ac­ción de las orcas que ata­can a las ba­lle­nas pa­ra co­mer­se su len­gua. Al per­se­guir­las las obli­gan a acer­car­se a la pla­ya don­de fi­nal­men­te mue­ren.

La in­ves­ti­ga­do­ra ex­pli­ca que el enig­ma en torno a la muer­te de las ba­lle­nas se ge­ne­ra por el tiem­po que to­ma des­cu­brir los ca­dá­ve­res. “El pro­ble­ma es que cuan­do mue­ren las ba­lle­nas tú pue­des de­tec­tar la cau­sa de muer­te si lle­gan den­tro de un par de días, pe­ro dos o tres se­ma­nas des­pués ya no hay nin­gu­na for­ma de de­tec­tar­la”, di­ce la ex­per­ta.

Por eso en es­ta opor­tu­ni­dad el fo­co fue de­di­car­se a es­tu­diar a las ba­lle­nas vi­vas, pa­ra conocer có­mo vi­ven, de qué se ali­men­tan y en­ten­der su eco­lo­gía y así apo­yar su pro­tec­ción, y no so­lo con­tar ejem­pla­res muer­tos ca­da año. “Pu­si­mos tram­pas acús­ti­cas pa­ra conocer cuán­tas ve­ces en­tran a un fior­do,com­pro­ban­do que las ba­lle­nas vi­vas sí en­tran a es­tos fior­dos, lo que era una du­da, ya que hay gen­te que de­cía que mu­rie­ron en el mar y las co­rrien­tes los lle­va­ron a los fior­dos”, ex­pli­ca.

En los fior­dos o ca­na­les las ba­lle­nas tam­bién en­cuen­tran can­gre­jos que son par­te de su die­ta. La idea de los es­tu­dios tam­bién es es­ti­mar la po­bla­ción de la ba­lle­na sei de las que se re­por­ta­ron unas 600 en las afue­ras del Gol­fo Tres Mon­tes, en la dé­ca­da de los 60.

Ade­más de tram­pas acús­ti­cas, la ex­pe­di­ción de ma­yo pa­sa­do apo­yó en dro­nes y un sub­ma­rino ope­ra­do a dis­tan­cia (ROV, por sus si­glas en in­glés), que des­cu­brie­ron res­tos de ce­tá­ceos en las pro­fun­di­da­des. “Que­re­mos vol­ver con un ROV más gran­de por­que es­pe­cial­men­te en las pro­fun­di­da­des ma­yo­res de 50 a 100 me­tros pue­den ha­ber ca­dá­ve­res que nun­ca subie­ron a la su­per­fi­cie. Se­ría in­tere­san­te sa­ber cuán­tas más han muer­to (…) a lo me­jor son cien­tos las que es­tán en el fon­do”, di­ce Häus­ser­mann.

Mau­ri­cio Ulloa, je­fe de la Uni­dad de Res­ca­te Ani­mal del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Pesca y Acui­cul­tu­ra (Ser­na­pes­ca), ex­pli­ca tras el va­ra­mien­to ma­si­vo de 2015 se rea­li­za­ron dos ex­pe­di­cio­nes a la zo­na en 2016 y otra en fe­bre­ro de es­te año, en un bar­co de la Ar­ma­da, y es­tá pre­vis­to un so­bre­vue­lo pa­ra con­ti­nuar con los es­tu­dios por par­te del go­bierno.

Adi­cio­nal­men­te, el año pa­sa­do se tra­je­ron cin­co ex­per­tos mun­dia­les en va­ra­mien­tos, y Ulloa pre­sen­tó un es­tu­dio a la Co­mi­sión Ba­lle­ne­ra In­ter­na­cio­nal (CBI), que se com­pro­me­tió a apor­tar re­cur­sos pa­ra in­ves­ti­ga­ción, pre­via pre­sen­ta­ción por par­te de Chi­le.

Mien­tras eso ocu­rre, el Ser­na­pes­ca quie­re tra­ba­jar jun­to a la ONG Cen­tro de Con­ser­va­ción Ce­tá­cea y otras ins­ti­tu­cio­nes en la crea­ción de una red na­cio­nal de va­ra­mien­tos. “Que­re­mos ha­cer una ca­pa­ci­ta­ción na­cio­nal de pro­fe­sio­na­les de Ari­ca a Pun­ta Are­nas en ne­crop­sia y to­ma de mues­tras de gran­des ce­tá­ceos”,se­ña­la Ulloa.

Con es­ta ca­pa­ci­ta­ción se pue­de ac­tuar más rá­pi­do an­tes que co­mien­ce la des­com­po­si­ción de los ani­ma­les, ya que es­te he­cho di­fi­cul­ta el pos­te­rior es­tu­dio de las cau­sas de muer­te.

Ulloa, ade­más, quie­re im­ple­men­tar un sis­te­ma jun­to a cien­tí­fi­cos in­gle­ses pa­ra rea­li­zar mo­ni­to­reo sa­te­li­tal en la zo­na. ●

►► El ve­le­ro Saoir­se en los ca­na­les del sur don­de se rea­li­za­ron los es­tu­dios.

►► Res­tos de una ba­lle­na en la zo­na del Gol­fo de Pe­nas, en ma­yo pa­sa­do.

►► Hue­sos de ce­tá­ceos cap­ta­dos por ro­bot sub­ma­rino .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.