“Es­ta no es una lu­cha con­tra la éli­te po­lí­ti­ca ni me­nos con­tra los par­ti­dos”

► Coor­di­na­dor del co­man­do de Gui­llier ha­ce fren­te a las crí­ti­cas y ad­mi­te que la cam­pa­ña aún no se ha ins­ta­la­do. ► Ade­más, di­ce que pa­ra el Par­ti­do Ra­di­cal im­pli­ca­ría “un al­to cos­to” com­pe­tir en una lis­ta par­la­men­ta­ria jun­to a la DC.

La Tercera - - Temas De Hoy Escenario En El Oficialismo - Isa­bel Ca­ro

Días com­ple­jos ha te­ni­do el coor­di­na­dor del co­man­do de Ale­jan­dro Gui­llier y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PR, Os­val­do Co­rrea. Des­de que asu­mió su rol en el equipo de cam­pa­ña, ha te­ni­do que en­fren­tar los cues­tio­na­mien­tos de va­rios di­ri­gen­tes ofi­cia­lis­tas, quie­nes acusan una su­pues­ta fal­ta de pro­fe­sio­na­li­za­ción en sus equi­pos. Las crí­ti­cas han si­do du­ras, pe­ro Co­rrea afir­ma que una apues­ta ciu­da­da­na y ho­ri­zon­tal –que ha si­do de­fen­di­da por el can­di­da­to– no tie­ne por qué ex­cluir la ex­pe­rien­cia de los par­ti­dos. Eso sí, ad­mi­te que la cam­pa­ña no ha lo­gra­do ins­ta­lar­se. E in­clu­so re­co­no­ce que tras la ins­crip­ción de la can­di­da­tu­ra se­rá ne­ce­sa­ria una agen­da más pro­po­si­ti­va, en la que el aban­de­ra­do sea ca­paz de ins­ta­lar temas en la agen­da.

Han sur­gi­do crí­ti­cas des­de el mis­mo equipo po­lí­ti­co es­tra­té­gi­co del can­di­da­to. ¿Cuál es su diag­nós­ti­co?

Lo im­por­tan­te es que los equi­pos es­tán fun­cio­nan­do. Aho­ra, cier­ta­men­te to­do es per­fec­ti­ble. Y no­so­tros siempre he­mos te­ni­do to­da la dis­po­si­ción pa­ra po­der ir me­jo­ran­do a par­tir de las ob­ser­va­cio­nes, las crí­ti­cas cons­truc­ti­vas y los apor­tes que se quie­ran ha­cer pa­ra for­ta­le­cer y me­jo­rar el tra­ba­jo que se es­tá rea­li­zan­do.

Las crí­ti­cas apun­tan a que es­ta cam­pa­ña no gi­ra en torno a sí mis­ma, que no hay control so­bre el can­di­da­to, que él no se­ría ca­paz de po­ner temas en la agen­da y que so­lo es­ta­ría reac­cio­nan­do a lo plan­tea­do por sus ad­ver­sa­rios.

Lo que pasa es que es­ta fa­se es­tu­vo mar­ca­da por la re­co­lec­ción de fir­mas. En ese con­tex­to, la agen­da del can­di­da­to ha es­ta­do mo­ti­va­da por ob­te­ner el ma­yor nú­me­ro de fir­mas. Pe­ro, cier­ta­men­te, en es­ta nue­va fa­se, en la que que­re­mos ge­ne­rar una suer­te de tran­si­ción, va­mos a te­ner que in­cor­po­rar ele­men­tos que to­das las cam­pa­ñas tie­nen. Aquí no va­mos a des­cu­brir la pól­vo­ra. Te­ne­mos que ge­ne­rar una agen­da más proac­ti­va. Más que ser reac­cio­na­rios a la co­yun­tu­ra o a los di­chos de un ter­ce­ro, te­ne­mos que ser ca­pa­ces de proponer temas. En esa ló­gi­ca es­tán tra­ba­jan­do los equi­pos, y he­mos tra­ba­ja­do a la par con el can­di­da­to, ob­via­men­te. Lo que ha ha­bi­do es un ac­to de ge­ne­ro­si­dad tan­to del can­di­da­to co­mo de los par­ti­dos. No nos ol­vi­de­mos que lo que es­ta­mos cons­tru­yen­do es un he­cho his­tó­ri­co en Chi­le: por pri­me­ra vez los par­ti­dos es­tán apo­yan­do un can­di­da­to pro­gre­sis­ta in­de­pen­dien­te. Pe­ro en nin­gún ca­so se ha ac­tua- do en con­tra de los par­ti­dos. Muy por el con­tra­rio: es­ta can­di­da­tu­ra no es­tá en con­tra de los par­ti­dos. Más bien, lo que ha ha­bi­do es un tra­ba­jo conjunto que per­mi­ta ge­ne­rar una si­ner­gia en­tre lo que las co­lec­ti­vi­da­des pue­dan ha­cer y el mun­do in­de­pen­dien­te pue­de ha­cer. La úni­ca for­ma que te­ne­mos de ganar es que to­dos, in­clu­yen­do a los par­ti­dos, nos pon­ga­mos a tra­ba­jar fir­me­men­te en el te­rri­to­rio, por­que el ob­je­ti­vo es uno: ganar la elec­ción pre­si­den­cial por el bien de Chi­le y ser ca­pa­ces de de­rro­tar a la de­re­cha, cu­ya vuel­ta al go­bierno se­ría un tre­men­do re­tro­ce­so.

En el ofi­cia­lis­mo hay di­ri­gen­tes que di­cen que la úni­ca for­ma de cum­plir ese ob­je­ti­vo es con una fór­mu­la tra­di­cio­nal de cam­pa­ña.

Lo que se ha pro­pues­to es una di­ná­mi­ca dis­tin­ta des­de el pun­to de vis­ta de la ho­ri­zon­ta­li­dad. Nin­gún par­ti­do es­tá por so­bre otro, nin­gu­na coor­di­na­ción es­tá por so­bre la otra. Lo que hay es una dis­po­si­ción a tra­ba­jar en conjunto por un ob­je­ti­vo co­mún.

Los prin­ci­pa­les cues­tio­na­mien­tos al co­man­do han pro­ve­ni­do des­de el PPD. ¿Hay desafec­ción de ese par­ti­do res­pec­to a Gui­llier?

No hay desafec­ción por par­te de nin­gún par­ti­do que hoy apo­ye la can­di­da­tu­ra del senador Gui­llier. Más aún, el PPD es par­te de los equi­pos de cam­pa­ña, Adria­na Muñoz es mi­li­tan­te del PPD. Por lo tan­to, reite­ro, es­ta no es una lu­cha con­tra la éli­te po­lí­ti­ca ni me­nos con­tra los par­ti­dos. Lo que hay, qui­zás, es una re­no­va­ción de rostros, de per­so­nas que no han ocu­pa­do la pri­me­ra lí­nea, pe­ro sí han te­ni­do un desa­rro­llo y un tra­ba­jo par­ti­da­rio muy activo.

¿Y có­mo eva­lúa us­ted el que Gui­llier no par­ti­ci­pa­ra de la pri­ma­ria? En Chi­le Va­mos el aná­li­sis es que Pi­ñe­ra sa­lió for­ta­le­ci­do.

Hay que re­co­no­cer el al­to nú­me­ro de per­so­nas que par­ti­ci­pó de las pri­ma­rias, pe­ro se­ña­lar que con eso es­tá ce­rra­do el ca­pí­tu­lo pre­si­den­cial y que la de­re­cha con ello ya tie­ne ga­na­da la elec­ción, eso fran­ca­men­te se­ría un error. Es­ta es una com­pe­ten­cia que es­tá ab­so­lu­ta­men­te abier­ta, y si de al­go nos sir­vió esa pri­ma­ria es, pre­ci­sa­men­te, pa­ra es­ta­ble­cer que aquí cla­ra­men­te la com­pe­ten­cia es a ra­zón de dos can­di­da­tu­ras: la que re­pre­sen­ta el senador Gui­llier y otra que re­pre­sen­ta a Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

Gui­llier pi­dió no ais­lar a la DC de un acuer­do parlamentario, por­que sin ella no se pue­de ganar en se­gun­da vuel­ta. ¿Es­tá dis­pues­to el PR a ir en una lis­ta con la DC?

En ma­te­ria de acuer­do parlamentario, lo que ha ex­pre­sa­do el senador es que se re­quie­re cier­to gra­do de ge­ne­ro­si­dad en tér­mi­nos de no ais­lar ni arrin­co­nar a la DC; pe­ro no so­lo es­ta­mos a con­tes­te del tema elec­to­ral, tam­bién hay otras coin­ci­den­cias en las cua­les po­de­mos avan­zar. El tra­ba­jo que he­mos ve­ni­do desa­rro­llan­do con la DC tam­bién da cuen­ta de otros ele­men­tos, co­mo, por ejem­plo, acuer­dos po­lí­ti­cos, acuer­dos de go­ber­na­bi­li­dad pa­ra Chi­le y tam­bién acuer­dos mí­ni­mos pro­gra­má­ti­cos. Por­que, sin du­da, son ma­yo­res la coin­ci­den­cias que las di­fe­ren­cias.

“Te­ne­mos que ge­ne­rar una agen­da más proac­ti­va. Más que ser reac­cio­na­rios, te­ne­mos que ser ca­pa­ces de proponer temas”.

Le vuel­vo a pre­gun­tar: ¿es­tá dis­pues­to el PR a ser el par­ti­do que acom­pa­ñe a la DC en una lis­ta par­la­men­ta­ria?

El PR tie­ne una de­fi­ni­ción en la ac­tua­li­dad, y esa de­fi­ni­ción es lle­gar a acuer­do parlamentario con aque­llos par­ti­dos que es­tán apo­yan­do la can­di­da­tu­ra del senador Gui­llier. Re­sul­ta com­ple­jo ex­pli­car o en­ten­der que uno ge­ne­re un acuer­do parlamentario con un par­ti­do que tie­ne una can­di­da­tu­ra pro­pia. Se­ría bas­tan­te com­ple­jo pa­ra el ra­di­ca­lis­mo lle­gar a un acuer­do con la DC, se­ría un al­to pre­cio pa­ra el ra­di­ca­lis­mo ce­rrar un acuer­do de esas ca­rac­te­rís­ti­cas. Pe­ro no nos ol­vi­de­mos que aquí hay otros ele­men­tos que tam­bién pue­den po­si­bi­li­tar que la DC com­pi­ta en me­jo­res con­di­cio­nes, in­clu­so en una se­gun­da lis­ta, por ejem­plo, lle­gan­do a acuer­do elec­to­ral con otras co­lec­ti­vi­da­des del blo­que. El pro­pio MAS ha ma­ni­fes­ta­do su dis­po­si­ción.b

FO­TO: REINALDO UBILLA

►► Os­val­do Co­rrea, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PR y coor­di­na­dor del co­man­do de Gui­llier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.