El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal

La Tercera - - Opinión - Jor­ge Bur­gos Abo­ga­do

CONSUMADAS LAS pri­ma­rias vo­lun­ta­rias y si­mul­tá­neas, qué du­da ca­be que ter­mi­na­ron sien­do una muy bue­na no­ti­cia pa­ra la alian­za de de­re­cha y una ma­la pa­ra el Fren­te Am­plio, y pa­ra quie­nes no com­pe­ti­mos, ello más allá de las ra­zo­nes plau­si­bles, que se tu­vie­ran a la vis­ta pa­ra tal de­ci­sión.

Aho­ra co­mien­za la tie­rra de­re­cha, los hí­pi­cos sa­be­mos que es allí don­de las ca­rre­ras se de­ci­den, es en es­ta eta­pa don­de las can­di­da­tu­ras de­fi­ni­ti­vas sa­len pri­me­ro a con­ven­cer a los ciu­da­da­nos pa­ra que vo­ten, y con­se­gui­do aque­llo - hoy más du­do­so que an­tes - que lue­go lo ha­gan por la op­ción pro­mo­cio­na­da.

Pa­ra lo an­te­rior se con­ver­ti­rá ca­da vez más ne­ce­sa­rio que el con­ven­ci­mien­to sur­ja de un de­ba­te de ideas, de pro­pues­tas, no de me­ras des­ca­li­fi­ca­cio­nes, que ter­mi­nan cons­ti­tu­yen­do en un cli­ma de cris­pa­ción, del que ja­más re­sul­ta fácil es­ca­par.

A pro­pó­si­to de un de­ba­te, per­mí­tan­me al­gu­na lí­neas so­bre el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC), allí el de­ba­te pa­re­ce ins­ta­lar­se en­tre aque­llos que quie­ren man­te­ner­lo in­to­ca­do

(lo quie­ren pa­ra to­do el tex­to de la ac­tual Cons­ti­tu­ción) y aque­llos que lo quie­ren ha­cer des­apa­re­cer (la re­tro­ex­ca­va­do­ra pre­sen­te tam­bién aquí, to­do de nue­vo, de fo­jas ce­ro.

Di­re­mos que un TC es un ór­gano au­tó­no­mo, con for­ma ju­di­cial, al que se le en­tre­ga la fa­cul­tad de va­li­dar o in­va­li­dar los pro­yec­tos de ley y las le­yes vi­gen­tes, se­gún su gra­do de con­for­mi­dad con los prin­ci­pios y re­glas de la Cons­ti­tu­ción.

Ob­via­men­te, una ins­ti­tu­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es ob­je­to de fuer­tes con­tro­ver­sias, que in­clu­yen la con­ve­nien­cia de que ella exis­ta. En­tre no­so­tros, la pro­pia his­to­ria del TC ilus­tra, a la vez, la ne­ce­si­dad de su exis­ten­cia así co­mo la com­ple­ji­dad y ries­gos de su im­ple­men­ta­ción prác­ti­ca.

De par­ti­da, con­tra una afir­ma­ción fre­cuen­te, es fal­so que el sur­gi­mien­to de es­te ór­gano ha­ya si­do obra de la Cons­ti­tu­ción de Pi­no­chet. Na­ció en de­mo­cra­cia, en 1971, sien­do el pri­me­ro en Amé­ri­ca La­ti­na.

No que­re­mos una Cons­ti­tu­ción “par­ti­sa­na” aban­de­ri­za­da con un pro­gra­ma o sec­tor de la po­lí­ti­ca, tam­po­co po­de­mos acep­tar que exis­ta un TC ha­bi­li­ta­do pa­ra ar­bi­trar en ma­te­ria de op­cio­nes po­lí­ti­cas con­tin­gen­tes, u opi­na­bles.El TC no pue­de trans­for­mar­se en lo que des­de ha­ce dé­ca­das al­gu­nos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas han mo­te­ja­do co­mo una “ter­ce­ra cá­ma­ra”, a la que se acu­de pa­ra de­fi­nir cues­tio­nes de mé­ri­to u opor­tu­ni­dad.

El gran tema que ro­dea el di­se­ño y la ins­ta­la­ción de to­do TC es có­mo ha­cer pa­ra que, sien­do efi­caz en el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes, no las ex­ce­da. Si esos jue­ces es­tán en­car­ga­dos de evi­tar que se aprue­ben le­yes con­tra­rias a la Cons­ti­tu­ción, ¿quién ase­gu­ra que ellos no se va­yan a de­jar arras­trar a la mis­ma fal­ta, pe­ro es­ta vez por la vía de ha­cer im­po­si­ble la apli­ca­ción de le­yes que sean cons­ti­tu­cio­nal­men­te no ob­je­ta­bles?

De im­por­tan­cia fun­da­men­tal es de­ter­mi­nar quié­nes – y el mo­do – en que se de­sig­na a los ma­gis­tra­dos.

“En­ten­dien­do que las op­cio­nes en es­ta ma­te­ria son li­mi­ta­das, cree­mos que de­be pro­pen­der­se a que los ele­gi­dos pa­ra in­te­grar el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal res­pon­dan a la con­ver­gen­cia de va­rias vo­lun­ta­des”. Con­cor­da­mos con Co­rrea Su­til en que “la de­sig­na­ción au­tó­no­ma de los tres po­de­res so­lo ha fun­cio­na­do me­dia­na­men­te en la Cor­te Su­pre­ma”.

Si­guien­do la re­gla re­pu­bli­ca­na se­gún la cual na­die es­tá por en­ci­ma del or­den ju­rí­di­co, pos­tu­la­mos in­cluir a los mi­nis­tros del TC en la lis­ta de au­to­ri­da­des acu­sa­bles en jui­cio po­lí­ti­co. En­ten­dien­do la ne­ce­si­dad de blin­dar a es­tos ma­gis­tra­dos con­tra acu­sa­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les de una ma­yo­ría “ven­ga­ti­va” que sim­ple­men­te quie­re do­mes­ti­car al con­tra­lor de la cons­ti­tu­cio­na­li­dad, su­ge­ri­mos ex­plo­rar la in­cor­po­ra­ción de un quó­rum de apro­ba­ción es­pe­cial, por ejem­plo, de los tres quin­tos del Se­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.