Vi­lla San Luis

La Tercera - - Opinión - Al­fre­do Jo­celyn-Holt His­to­ria­dor

NO HAY na­da más en­re­do­so y po­co con­fia­ble que la me­mo­ria. Es se­lec­ti­va y cree que no pue­de ha­ber si no una. Sue­le ser tos­ca y com­pul­si­va -men­di­ga a me­nos que exi­ja nues­tra com­pa­sión-, y si se la ex­ci­ta su­fi­cien­te­men­te pro­vo­ca con­flic­tos que no lo­gran re­sol­ver­se. ¿Cuán­tas vi­das se han sa­cri­fi­ca­do dis­cu­tien­do a cuál re­li­gión en pug­na le per­te­ne­ce­ría Jerusalén; im­por­ta­rá si el Huás­car sea de Chi­le o de Pe­rú; dis­mi­nui­rá la al­tu­ra de Co­lón por­que a cier­to fol­clo­ris­mo his­tó­ri­co le ha da­do por eli­mi­nar sus es­ta­tuas (ofen­den la “me­mo­ria de los ven­ci­dos)”?

Se­gún nues­tro au­to­pro­cla­ma­do guar­dián de la me­mo­ria ave­ria­da -el Con­se­jo de Mo­nu­men­tos Na­cio­na­les­la Vi­lla San Luis (lo po­co y na­da que que­da) me­re­ce ser de­cla­ra­da mo­nu­men­to na­cio­nal, en­ten­dién­do­se por eso hoy día, una ca­pi­lla o sa­gra­rio don­de re­co­ger­se a fin de per­mi­tir a los chi­le­nos “re­cor­dar lo que ahí pa­só”. ¿Y qué fue lo que pa­só? En reali­dad, no so­lo lo que pre­go­na el re­la­to com­pa­si­vo ti­po “Ma­chu­ca”, la úni­ca ver­sión que re­co­gió el CMN: el “hu­bo aquí, una vez, una po­bla­ción de po­bres en me­dio de un barrio de ri­cos, lue­go vino el Gol­pe, los des­alo­ja­ron, y has­ta ha­ce po­co pre­ten­dían bo­rrar to­do ves­ti­gio de és­ta, nues­tra me­mo­ria, fue­ra que va­le oro el te­rreno, así que si aho­ra los ri­cos se que­dan con cue­llo, al­go se com­pen­sa”.

La his­to­ria en to­da su ex­ten­sión es más com­pli­ca­da. Des­de fi­nes de los años 60 a nues­tros días se han ido su­ce­dien­do, no una sino tres his­to­rias o pro­yec­tos, to­dos tran­ca­dos, o co­mo siempre ocu­rre en Chi­le, em­pa­ta­dos. Uno lee lo que han es­cri­to los dos prin­ci­pa­les ar­qui­tec­tos a car­go y co­mien­za a cap­tar lo que ha es­ta­do en juego. La pro­pues­ta ini­cial de Mi­guel Ey­quem as­pi­ra­ba a cons­truir una ciu­dad den­tro de la ciu­dad (cen­tro cí­vi­co con mu­ni­ci­pa­li­dad, mu­seo, ofi­ci­nas, tien­das, con­jun­tos ha­bi­ta­cio­na­les, huer­tos y es­ta­dio) con­cor­dan­te con el in­men­so es­pa­cio am­bien­tal que abar­ca­ría Ves­pu­cio-Ken­nedy-Rosario Nor­te-Los Mi­li­ta­res. Lo de Mi­guel Law­ner du­ran­te la UP, fo­ca­li­za­do en una pu­ra reivin­di­ca­ción de cla­se, pre­ten­día ata­car la se­gre­ga­ción ha­cien­do vi­vien­das so­cia­les en me­dio de uno de los ba­rrios bur­gue­ses más cons­pi­cuos, pro­pó­si­to que la dic­ta­du­ra pa­ró, im­po­nien­do su ideal mer­can­til no me­nos ten­den­cio­so.

Los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta. Ter­mi­na­ron por pri­mar in­tere­ses in­mo­bi­lia­rios cons­cien­tes del va­lor del me­tro cua­dra­do (el Ejér­ci­to uno de los fa­vo­re­ci­dos), que­dan­do en el ca­mino la vi­sión utó­pi­ca pla­ni­fi­ca­do­ra y el “fo­quis­mo” ur­bano-re­vo­lu­cio­na­rio-social. Lo que no se di­ce, sin em­bar­go, es que es­tas tres fa­ses obe­de­cen a un mis­mo pa­trón zig­za­guean­te de un Es­ta­do que man­da a ha­cer e im­po­ne sus tér­mi­nos aun cuan­do, des­pués de un tiempo, se vuelve am­né­si­co, echa mar­cha atrás, y bo­rra con una mano lo que con la otra, ya an­tes, sus­cri­bie­ra

(el CMN es un en­te es­ta­tal y su vi­ce­pre­si­den­te el otro día se abra­zó con Law­ner).

La suer­te de la Vi­lla San Luis, ade­más de re­su­mir la his­to­ria na­cio­nal, ha­ce pa­ten­te que el pro­ble­ma es el Es­ta­do, errá­ti­co, aho­ra de­di­ca­do a con­sa­grar “al­ta­res de la pa­tria”.

El pro­ble­ma con la Vi­lla San Luis es el Es­ta­do errá­ti­co, aho­ra de­di­ca­do a con­sa­grar “al­ta­res de la pa­tria”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.