Ries­go país: un quie­bre tras 25 años de me­jo­ra­mien­to

El de­te­rio­ro en la cla­si­fi­ca­ción de ries­go de la deu­da pú­bli­ca chi­le­na re­fle­ja me­nor con­fian­za en el sis­te­ma po­lí­ti­co del país.

La Tercera - - Opinión -

LUE­GO DE 25 años de me­jo­ra en la cla­si­fi­ca­ción de ries­go de nues­tro país, el ac­tual de­te­rio­ro en sus pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to, jun­to al avan­ce de la deu­da pú­bli­ca, lle­va­ron a que S&P re­ba­ja­ra la cla­si­fi­ca­ción de ries­go de nues­tra deu­da so­be­ra­na. Más allá de un aco­ta­do efec­to in­me­dia­to so­bre el cos­to de en­deu­dar­se, se tra­ta de una no­ti­fi­ca­ción que ur­ge re­ver­tir, pues re­pre­sen­ta un diag­nós­ti­co de li­mi­ta­cio­nes muy se­rias y per­ma­nen­tes al pro­gre­so del país.

Que la nue­va normalidad en Chi­le es el dé­fi­cit fis­cal, es evi­den­te. Tras su­pe­rar los efec­tos de la Cri­sis de la Deu­da, que aso­ló a Amé­ri­ca La­ti­na a co­mien­zos de los años ochen­ta, Chi­le tu­vo un com­por­ta­mien­to fis­cal en­co­mia­ble, con con­ti­nuo su­pe­rá­vit fis­cal, ex­cep­to, tran­si­to­ria­men­te, en los otros dos epi­so­dios de cri­sis externas se­ve­ras de los úl­ti­mos trein­ta años. A par­tir de 2013, sin em­bar­go, los dé­fi­cits han si­do per­sis­ten­tes y cre­cien­tes. Efec­ti­va­men­te, el gas­to fis­cal que se ha­bía man­te­ni­do des­de 1990 en torno a 19% del PIB, su­bien­do en la Cri­sis Asiá­ti­ca (1998) pa­ra lue­go vol­ver a su pe­so an­te­rior, tras la úl­ti­ma cri­sis (2008-09) ya no re­vir­tió a los va­lo­res an­te­rio­res, ini­cián­do­se en 2011 una ten­den­cia a ma­yor gas­to que con­ti­núa agra­ván­do­se. Así, las pers­pec­ti­vas son de dé­fi­cit continuado y deu­da pú­bli­ca cre­cien­te.

Es­te es el ho­ri­zon­te has­ta 2020 que des­cri­be el In­for­me de Fi­nan­zas Pú­bli­cas que acom­pa­ñó el Pro­yec­to de Ley de Pre­su­pues­tos 2017. Es­tu­dios in­de­pen­dien­tes, sin em­bar­go, es­ti­man que so­lo en es­ce­na­rios op­ti­mis­tas (don­de cre­ce más el PIB, se li­mi­tan gas­tos, se cie­rran pro­gra­mas fis­ca­les po­co efec­ti­vos y se re­cau­dan im­pues­tos adi­cio­na­les por eli­mi­na­ción de eva­sión y exen­cio­nes) po­drían dar­se las pro­yec­cio­nes ofi­cia­les; y que en los es­ce­na­rios más pro­ba­bles el de­te­rio­ro fis­cal se­ría ma­yor.

Des­de las can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les se ma­ni­fies­ta preo­cu­pa­ción por­que las pro­yec­cio­nes ofi­cia­les, que su­po­nen un ajus­te pau­la­tino del dé­fi­cit “es­truc­tu­ral” pa­ra re­en­con­trar­se con la po­lí­ti­ca fis­cal ofi­cial, son con­sis­ten­tes con un fal­tan­te de re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar si­quie­ra los gas­tos fis­ca­les ya com­pro­me­ti­dos, en los pró­xi­mos cua­tro años. Pe­ro és­ta es la reali­dad. En el cor­to plazo, sal­vo re­ver­tir com­pro­mi­sos muy one­ro­sos de la Nue­va Ma­yo­ría, el ba­jo cre­ci­mien­to que se he­re­da de es­te go­bierno im­pe­di­rá dar sa­tis­fac­ción a otras de­man­das so­cia­les apre­mian­tes. Pen­san­do en pla­zos más lar­gos, las op­cio­nes que se abren pa­ra el país son, una po­lí­ti­ca social per­ma­nen­te­men­te in­sa­tis­fac­to­ria, orien­tar­se a di­fi­cul­ta­des fis­ca­les se­ve­ras, o, pa­ra vol­ver a cre­cer, dis­po­ner­se a abor­dar un pro­gra­ma se­rio de ajus­tes en lo la­bo­ral, en lo tri­bu­ta­rio, y de res­ti­tu­ción de un am­bien­te pro em­pre­sa, que re­cu­pe­re pa­ra Chi­le el ho­ri­zon­te de cre­ci­mien­to y me­jo­ra­mien­to social sos­te­ni­ble que lo ca­rac­te­ri­zó has­ta ha­ce po­co.

Los or­ga­nis­mos cla­si­fi­ca­do­res del ries­go de nues­tra deu­da so­be­ra­na es­tán re­pre­sen­tan­do du­das so­bre la ca­pa­ci­dad de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co pa­ra lle­var al país a re­em­pren­der el ca­mino del cre­ci­mien­to. Mi­ni­mi­zar la im­por­tan­cia de es­ta re­ba­ja de cla­si­fi­ca­ción es ig­no­rar que, sal­vo una reac­ción enér­gi­ca, el país se en­fren­ta, efec­ti­va­men­te, a un fu­tu­ro de li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas so­cia­les y po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.