Ob­je­ción de con­cien­cia

La Tercera - - Correo - Se­bas­tián To­rreal­ba Fer­nan­do Con­tre­ras San­tan­der

Señor di­rec­tor:

El senador De Urres­ti in­sis­te en que la ob­je­ción de con­cien­cia “no pue­de ser ex­cu­sa pa­ra doc­tri­nas par­ti­cu­la­res o ins­ti­tu­cio­na­les con el ob­je­ti­vo” de ne­gar­se a rea­li­zar un abor­to. Se tra­ta pre­ci­sa­men­te de eso. To­mar­se en se­rio la pos­tu­ra del otro y ver lo que hay de ra­zo­na­ble ahí, es to­mar­se en se­rio la de­mo­cra­cia. Al igual que su doc­tri­na par­ti­cu­lar en fa­vor del abor­to –que es­tá le­jos de ser neu­tral– hay quie­nes tie­nen vi­sio­nes sus­tan­ti­vas, con raí­ces an­tro­po­ló­gi­cas, éti­cas y bio­ló­gi­cas, de que ahí hay un ser hu­mano. Hay po­cas co­sas más vio­len­tas que obli­gar a al­guien a co­me­ter una ac­ción que va con­tra lo que es­ti­ma más pre­cia­do.

El senador de­be sa­ber que ca­da de­ci­sión so­bre la apli­ca­ción con­cre­ta de una po­lí­ti­ca (en su ca­so, otor­gar a mujeres la fa­cul­tad de abor­tar) im­pli­ca cos­tos y be­ne­fi­cios. Si lo que real­men­te le preo­cu­pa es que cir­cuns­tan­cial­men­te, por el ejer­ci­cio de la ob­je­ción de con­cien­cia, pue­da pro­du­cir una fal­ta de ac­ce­so a abor­tar, exis­ten bas­tan­tes más al­ter­na­ti­vas pa­ra ofre­cer co­mo so­lu­ción. La pre­gun­ta es por qué eli­ge ha­cer­lo a cos­ta de quie­nes pien­san dis­tin­to a él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.