¿Una “gro­se­ría ju­rí­di­ca”?

La Tercera - - Correo -

LA CO­MU­NI­DAD na­cio­nal ha que­da­do ató­ni­ta an­te el fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma que res­tó 8 años de castigo pa­ra el cua­si fe­mi­ci­da Mau­ri­cio Or­te­ga, adu­cien­do que no tu­vo in­ten­ción de cau­sar­le la muer­te a su pa­re­ja Na­bi­la Ri­fo, al gol­pear­la re­pe­ti­da­men­te con dos pe­da­zos de con­cre­to en el crá­neo, de­ján­do­la aban­do­na­da en la ace­ra a mer­ced de una fría noche de Coy­hai­que.

Se tra­ta de un hom­bre de fí­si­co ro­bus­to que so­lía apre­miar a Na­bi­la, ma­dre de sus dos hi­jos, con pa­la­bras ame­na­zan­tes, ade­más de ha­chas y ar­mas blan­cas.

Que los jue­ces, con la ex­cep­ción del mi­nis­tro Mil­ton Jui­ca, ha­yan de­cla­ra­do que “no lo­gra­ron ha­cer­se la con­vic­ción” de que esa madrugada del 14 de ma­yo de 2016, Or­te­ga sa­lió en bús­que­da de Na­bi­la pa­ra arre­ba­tar­le la vi­da, ha si­do en­ten­di­do co­mo ca­ren­te de la más mí­ni­ma em­pa­tía con el re­cha­zo de la ciu­da­da­nía an­te el bru­tal he­cho, ofen­dien­do a la po­bla­ción. “Ha si­do una gro­se­ría ju­rí­di­ca”, se pu­do leer en las re­des so­cia­les.

La sen­ten­cia ema­na­da del Tri­bu­nal Oral de Coy­hai­que enu­me­ra las le­sio­nes oca­sio­na­das por Or­te­ga y que pro­vo­ca­ron en una Na­bi­la de 28 años, “com­pro­mi­so de con­cien­cia y ries­go vi­tal”, apar­te de la “pér­di­da to­tal e irre­ver­si­ble de la vis­ta”.

Pa­ra el mi­nis­tro Jui­ca, la se­cuen­cia de he­chos cons­ti­tu­ye una in­ten­ción de qui­tar la vi­da a una per­so­na, apro­ban­do así la sen­ten­cia del tri­bu­nal aus­tral y res­pe­tan­do la in­de­pen­den­cia de és­te. Por su par­te, el Fis­cal de Al­ta Com­ple­ji­dad Orien­te, de­cla­ró que el he­cho acre­di­ta­do es efec­ti­va­men­te lo que di­ce Jui­ca, y que cla­ra­men­te hay do­lo en el he­cho de gol­pear a Ri­fo de la ma­ne­ra en que ocu­rrió. El fis­cal Ga­jar­do agre­ga que el do­lo de ma­tar se in­fie­re, y que gol­pear reite­ra­da­men­te en la ca­be­za cau­san­do frac­tu­ras, es in­ten­ción de ma­tar. Es­to que­da con­fir­ma­do tam­bién en la de­cla­ra­ción de la pro­pia víc­ti­ma, cuan­do di­ce “tra­té de ha­cer­me la muer­ta”, pa­ra de­te­ner la vio­len­ta agre­sión.

La pro­fe­so­ra de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, Ro­cío Lor­ca con­si­de­ra ex­tra­ño in­ter­pre­tar la in­ten­cio­na­li­dad de Or­te­ga al gol­pear a la víc­ti­ma con vio­len­cia ex­tre­ma, ba­sán­do­se en un ac­to fu­tu­ro, cons­ti­tui­do por el re­gre­so in­me­dia­to del agre­sor con una he­rra­mien­ta pa­ra arran­car­le los ojos.

Lo más gra­ve no es la re­ba­ja de la pe­na, sino el men­sa­je que trans­mi­te el tri­bu­nal a hombres y mujeres que cons­tru­yen sus vi­das en nues­tro país. Ese men­sa­je con­tra­di­ce to­dos los es­fuer­zos rea­li­za­dos pa­ra ela­bo­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas de acuer­do con los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les sus­cri­tos por Chi­le, y pa­ra rea­li­zar un tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo en con­so­nan­cia con ello, to­do lo cual tam­bién sig­ni­fi­có gas­to pa­ra el era­rio na­cio­nal.

Co­mo es­ta­ble­ció Alf Ross, fi­ló­so­fo del De­re­cho, “per­fec­cio­nar la idea de jus­ti­cia in­he­ren­te a él, pri­vi­le­gia la nor­ma ju­rí­di­ca”. La ciu­da­da­nía ha asis­ti­do ya no a un in­ten­to de per­fec­cio­na­mien­to, y en cam­bio, a una in­ter­pre­ta­ción re­bus­ca­da que pa­ra al­gu­nos no per­se­guía un me­jor ac­to de jus­ti­cia, sino la fi­ja­ción de una pe­na que se desea­ba re­ba­ja­da.

¿Es­ta­mos asis­tien­do a una de­mos­tra­ción de que el De­re­cho no ha si­do ca­paz de ge­ne­rar sus pro­pios ajus­tes fren­te a las ne­ce­si­da­des de jus­ti­cia ma­te­rial?

Lo más gra­ve es el men­sa­je que trans­mi­te el tri­bu­nal a hombres y mujeres que cons­tru­yen sus vi­das en nues­tro país. ¿Se es­tá de­fen­dien­do una igual­dad ju­rí­di­ca que tie­ne so­lo lo mas­cu­lino co­mo re­fe­ren­te?

¿Se es­tá de­fen­dien­do una igual­dad ju­rí­di­ca, una jus­ti­cia, que tie­ne so­lo lo mas­cu­lino co­mo re­fe­ren­te?

¿Es el cri­te­rio ju­rí­di­co frag­men­ta­rio, o tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar los he­chos con in­te­gra­li­dad en su mi­ra­da?

Los tri­bu­na­les son par­te del Es­ta­do, y así co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de és­te tie­ne el de­ber de es­cu­char la voz del pue­blo, in­te­gra­do por mujeres y hombres, los de­más po­de­res tam­bién de­ben ha­cer­lo.

Y ha­cer pro­pues­tas en lí­nea con las de­man­das de más y me­jor de­mo­cra­cia y el de­seo de creer en la jus­ti­cia del pro­pio país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.