Re­sol­ver con­for­me a de­re­cho

La Tercera - - Correo -

AL MO­DI­FI­CAR par­cial­men­te la con­de­na del tri­bu­nal oral en el ca­so de la bru­tal agre­sión co­me­ti­da por un hom­bre con­tra su ex­con­vi­vien­te, la Cor­te Su­pre­ma no hi­zo más que man­te­ner el cri­te­rio que ha ve­ni­do apli­can­do en mu­chos otros ca­sos ju­rí­di­ca­men­te si­mi­la­res. Se­gún es­te cri­te­rio, no se­ría po­si­ble con­de­nar por un delito no con­su­ma­do de ho­mi­ci­dio sin que el au­tor ha­ya te­ni­do la in­ten­ción di­rec­ta de ma­tar a la víc­ti­ma al mo­men­to de agre­dir­la.

Es­ta opi­nión es com­par­ti­da en nues­tro país por la ma­yo­ría de los pe­na­lis­tas, y va de la mano con la idea, tam­bién am­plia­men­te com­par­ti­da, de que no exis­ti­ría un so­lo ti­po de “do­lo”, sino que ha­bría un do­lo directo –la in­ten­ción de pro­vo­car la muer­te–, un do­lo de las con­se­cuen­cias se­gu­ras –se pren­de fue­go a una ca­sa en la que, la­men­ta­ble­men­te pa­ra el pi­ró­mano, es­tá en­ce­rra­da una per­so­na–, y un do­lo even­tual, don­de no se bus­ca la muer­te de otro pe­ro se acep­ta la po­si­bi­li­dad de que se pro­duz­ca. Al me­nos es­ta úl­ti­ma for­ma de do­lo se­ría in­com­pa­ti­ble, se di­ce, con la fi­gu­ra del delito frus­tra­do y, por lo tan­to, si no se acre­di­tó al­go más en el pro­ce­so, so­lo ca­bía con­de­nar por le­sio­nes gra­ves.

Per­so­nal­men­te no es­toy de acuer­do con las opi­nio­nes an­te­rio­res, pues me pa­re­ce que no es po­si­ble ni útil dis­tin­guir ju­rí­di­ca­men­te –otra co­sa pue­de va­ler pa­ra las cien­cias psi­co­ló­gi­cas– en­tre dis­tin­tas cla­ses de do­lo, y me­nos aún res­trin­gir la ten­ta­ti­va a los ca­sos en que exis­te in­ten­cio­na­li­dad. Tam­bién po­dría cri­ti­car­se la for­ma en que la re­dac­ción del fa­llo ex­pre­sa su doc­tri­na, pues se afir­ma que “el au­tor en el se­gun­do mo­men­to de la agre­sión ha­bía aban­do­na­do la in­ten­cio­na­li­dad ho­mi­ci­da ini­cial”, lo que equi­va­le a re­co­no­cer la pre­sen­cia del do­lo directo que des­pués se pasa a ne­gar. In­clu­so ca­bría de­cir que el fa­llo po­dría ha­ber man­te­ni­do el cri­te­rio men­cio­na­do y no obs­tan­te ha­ber re­suel­to es­te ca­so en for­ma di­fe­ren­te in­ter­pre­tan­do de otro mo­do los he­chos o dis­tin­guien­do dos fi­gu­ras que la ley tam­bién dis­tin­gue, la ten­ta­ti­va y el delito frus­tra­do, pa­ra acla­rar lue­go que la exi­gen­cia de in­ten­ción so­lo es apli­ca­ble a la pri­me­ra.

Sin em­bar­go, y con in­de­pen­den­cia de to­do lo an­te­rior, el fa­llo es va­lio­so y po­si­ti­vo pa­ra el Es­ta­do de De­re­cho, pues uno de los prin­ci­pa­les va­lo­res que és­te de­be ga­ran­ti­zar es la igual­dad an­te la ley y el control ra­cio­nal de las de­ci­sio­nes ju­di­cia­les. Es muy gran­de la ten­ta­ción de ade­cuar las de­ci­sio­nes a las pre­sio­nes del mo­men­to, al cla­mor po­pu­lar, a una cau­sa que lo­gra mo­vi­li­zar a mu­chas per­so­nas. Exis­te el ries­go de que el juez ac­túe de ca­ra a ese pú­bli­co y que al ha­cer­lo aban­do­ne los cri­te­rios apli­ca­dos en otros ca­sos ju­rí­di­ca­men­te si­mi­la­res. Cuan­do es­to ocu­rre, la jus­ti­cia se vuelve im­pre­vi­si­ble y se en­tra en un mun­do en el que to­do po­dría su­ce­der o, peor aún, don­de ya no pri­ma lo que di­ce el de­re­cho sino la opi­nión que en ese mo­men­to apa­re­ce con más se­gui­do­res. Se­me­jan­te fal­ta de con­sis­ten­cia en las de­ci­sio­nes se­ría lo más pa­re­ci­do a la ley de la sel­va.

Lo an­te­rior no sig­ni­fi­ca que los jue­ces no pue­dan cam­biar de opi­nión, so­bre to­do cuan­do un ca­so par­ti­cu­lar les pre­sen­ta de un mo­do muy cla­ro las des­ven­ta­jas de cier­to cri­te­rio. Pe­ro es­tos cam­bios de opi­nión han de obe­de­cer a ra­zo­nes ju­rí­di­cas –no a un con­tex­to po­lí­ti­co o a si­tua­cio­nes sin­gu­la­res–, guar­dan­do la de­bi­da ar­mo­nía con un sis­te­ma don­de ca­da de­ci­sión se in­ser­ta en un pro­gra­ma cohe­ren­te.

La víc­ti­ma de es­tos ho­rri­bles de­li­tos y

El fa­llo es va­lio­so y po­si­ti­vo pa­ra el Es­ta­do de De­re­cho. La víc­ti­ma de de es­tos ho­rri­bles de­li­tos y to­da la so­cie­dad es­tán me­jor pro­te­gi­das cuan­do los tri­bu­na­les ha­cen su tra­ba­jo so­bria­men­te.

to­da la so­cie­dad es­tán me­jor pro­te­gi­das cuan­do los tri­bu­na­les ha­cen su tra­ba­jo so­bria­men­te, pro­cu­ran­do edi­fi­car con sus de­ci­sio­nes una pra­xis con­sis­ten­te y pre­vi­si­ble, que se re­nue­va a par­tir de sí mis­ma en lu­gar de res­pon­der apre­su­ra­da y di­rec­ta­men­te a las in­je­ren­cias externas. Un juez pro­ba­ble­men­te ha­ce bien en ins­pi­rar­se en Sa­lo­món, pe­ro no de­be­ría tra­tar de imi­tar­lo, pues, en el Es­ta­do mo­derno, los jue­ces ya no son re­yes. Así lo en­ten­dió en es­te ca­so la Sa­la Pe­nal, que no en­con­tró ra­zo­nes pa­ra aban­do­nar su cri­te­rio, ni es­tu­vo dis­pues­ta a ha­cer­lo uti­li­zan­do una ar­gu­men­ta­ción ad hoc. Es­ta es una bue­na no­ti­cia pa­ra to­das las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.