Su­pre­ma tras crí­ti­cas por ca­so Na­bi­la Ri­fo: “En­ten­de­mos una reac­ción emo­cio­nal”

► Vo­ce­ro (s) del má­xi­mo tri­bu­nal di­jo que en el de­ba­te no se han con­si­de­ra­do los fun­da­men­tos pa­ra re­ba­jar la con­de­na del agre­sor. ► “En Twitter ha ha­bi­do to­da cla­se de de­seos ne­fas­tos en mi con­tra”, se­ña­ló Lam­ber­to Cis­ter­nas.

La Tercera - - Nacional - Carlos Re­yes Lam­ber­to Cis­ter­nas

El vo­ce­ro (s) de la Cor­te Su­pre­ma, Lam­ber­to Cis­ter­nas, abor­dó ayer las crí­ti­cas que han sur­gi­do con­tra el má­xi­mo tri­bu­nal por el fa­llo que dic­ta­ron en el ca­so de Na­bi­la Ri­fo. En es­ta re­so­lu­ción, se re­ba­jó la pe­na de Mau­ri­cio Or­te­ga de 26 a 18 años de pre­si­dio y re­vo­ca­ron la fi­gu­ra de fe­mi­ci­dio frus­tra­do.

Na­bi­la Ri­fo fue vio­len­ta­men­te agre­di­da el año pa­sa­do en Coy­hai­que. En el mar­co de es­te he­cho fue mu­ti­la­da de sus glo­bos ocu­la­res. El ca­so ge­ne­ró una se­rie de reacciones, aler­tan­do so­bre la vio­len­cia de gé­ne­ro.

El mi­nis­tro Lam­ber­to Cis­ter­nas ex­pli­có ayer que las crí­ti­cas “las re­ci­bi­mos, en lo que a mí per­so­nal­men­te se re­fie­re, con bas­tan­te in­co­mo­di­dad, por­que Twitter me ha he­cho ob­je­to de to­da cla­se de apre­cia­cio­nes y de­seos ne­fas­tos en mi con­tra, pe­ro en­tien­do que es la di­ná­mi­ca de Twitter y de las re­des so­cia­les”.

El vo­ce­ro (s) tam­bién se re­fi­rió al tono en que se ge­ne­ra­ron los cues­tio­na­mien­tos. “Hoy por hoy, en un sis­te­ma glo­ba­li­za­do de co­mu­ni­ca­cio­nes, esas dis­con­for­mi­da­des se ex­pre­san. Lo que la­men­ta­mos es que se ex­pre­sen de­ma­sia­do emo­cio­nal­men­te”.

Aña­dió que “en­ten­de­mos que el ca­so jus­ti­fi­ca una reac­ción emo­cio­nal” y que si los ma­gis­tra­dos ana­li­za­ran los he­chos des­de una pers­pec­ti­va per­so­nal, tam­bién que­da­rían im­pac­ta­dos con la agre­sión. No obs­tan­te, in­di­có que “no­so­tros es­ta­mos lla­ma­dos a ser jue­ces y a cen­trar­nos, co­mo tal, en lo que co­rres­pon­de”.

Cis­ter­nas de­fi­nió lo que él con­si­de­ra una reac­ción emo­cio­nal: “Me re­fie­ro a que no se ha­ce nin­gu­na lec­tu­ra ni in­te­rés de in­ter­pre­tar los fun­da­men­tos del fa­llo”.

Res­pec­to al mo­ti­vo por cual de­ci­die­ron que la agre­sión no ca­li­fi­ca­ba co­mo fe­mi­ci­dio frus­tra­do, in­di­có que los ele­men­tos re­ca­ba­dos du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción “no nos lo­gra­ron con­ven­cer de que sí hu­bo (la in­ten­ción de ase­si­nar)”. Na­bi­la Ri­fo fue vio­len­ta­men­te agre­di­da el año pa­sa­do en Coy­hai­que, XI Re­gión, sien­do mu­ti­la­da de sus ojos.

En el jui­cio oral, su ex pa­re­ja, Mau­ri­cio Or­te­ga, fue con­de­na­do a 26 años de prisión y se le sen­ten­ció por fe­mi­ci­dio

frus­tra­do.

La de­fen­sa de Or­te­ga acu­dió has­ta al Cor­te Su­pre­ma. El má­xi­mo tri­bu­nal qui­tó la fi­gu­ra de fe­mi­ci­dio y redujo la

con­de­na.

Men­sa­je a Na­bi­la

El su­pre­mo fue con­sul­ta­do so­bre qué men­sa­je le en­tre­ga­ría hoy a Na­bi­la Ri­fo.

“Yo di­ría, y es­to es a tí­tu­lo per­so­nal, en que coin­ci­do con la gran ma­yo­ría que es­ti­ma que es­to es una co­sa ab­so­lu­ta­men­te atroz, la­men­ta­ble. De eso no ca­be la me­nor du­da”, in­di­có Cis­ter­nas.

El mi­nis­tro aña­dió que “lo se­gun­do es que no po­de­mos es­pe­rar de ella, co­mo de nin­gu­na ma­má de un ni­ñi­to vio­la­do o la es­po­sa de al­guien atro­pe­lla­do, una reac­ción dis­tin­ta que no sea la ai­ra­da de­fen­sa de jus­ti­cia que se en­tien­de co­mo eli­mi­nar al otro. En es­to es­toy ex­tre­man­do (la idea)”.

Sin em­bar­go, se­gún Cis­ter­nas, los ma­gis­tra­dos de­ben ale­jar­se de es­te ti­po de apre­cia­cio­nes. “En el jui­cio ra­cio­nal hay que ver las agra­van­tes, las ate­nuan­tes, las cir­cuns­tan­cias, etc. Esa es la la­bor del juez”, in­di­có.

Res­pec­to a una even­tual pre­sen­ta­ción an­te la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, pa­ra in­ten­tar re­ver­tir la re­so­lu­ción, re­cor­dó que una ac­ción así se di­ri­ge con­tra to­do el Es­ta­do chi­leno.

“Yo coin­ci­do con la gran ma­yo­ría que es­ti­ma que es­to es una co­sa ab­so­lu­ta­men­te atroz”.

Pu­bli­ca­ción del fa­llo

El vo­ce­ro (s) ayer tam­bién le­yó un do­cu­men­to ema­na­do del Pleno de la Cor­te Su­pre­ma so­bre el re­por­ta­je de

del domingo pa­sa­do, que ade­lan­tó la re­so­lu­ción del má­xi­mo tri­bu­nal.

Cis­ter­nas in­di­có que la Su­pre­ma “la­men­ta, a la vez que re­pu­dia enér­gi­ca­men­te, esa

La Ter­ce­ra

fil­tra­ción, que im­por­ta una irre­gu­la­ri­dad se­ria en el buen fun­cio­na­mien­to de re­cur­sos, pues an­ti­ci­pó una de­ci­sión an­tes que ella es­tu­vie­ra fir­ma­da por el tri­bu­nal (...) Lo que es más gra­ve, sin que la opi­nión pú­bli­ca tu­vie­ra si­mul­tá­neo ac­ce­so a las ra­zo­nes que dan fun­da­men­to a esa de­ci­sión”.b

“En el jui­cio ra­cio­nal hay que ver las agra­van­tes, las ate­nuan­tes, las cir­cuns­tan­cias, etc”.

FO­TO: AGENCIAUNO/AR­CHI­VO

►► Na­bi­la Ri­fo cuan­do com­pa­re­ció en el jui­cio oral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.