“La prisión pre­ven­ti­va a Hu­ma­la se ve más co­mo abu­so que co­mo jus­ti­cia”

► Go­rri­ti di­jo a La Ter­ce­ra que el fa­llo tu­vo dis­tor­sio­nes de ar­gu­men­tos y con­cep­tos. ► A su jui­cio, en el ca­so de Ode­brecht tam­bién se po­dría in­ves­ti­gar a Kei­ko Fu­ji­mo­ri.

La Tercera - - Mundo - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

Gus­ta­vo Go­rri­ti es uno de los periodistas más re­co­no­ci­dos de Pe­rú. Du­ran­te su ca­rre­ra ha des­ta­ca­do su co­ber­tu­ra a Sen­de­ro Lu­mi­no­so, mien­tras tra­ba­ja­ba pa­ra la re­vis­ta Ca­re­tas. De esa eta­pa sur­gió su li­bro His­to­ria de la gue­rra mi­le­na­ria en el Pe­rú. Re­se­ñó pa­ra la mis­ma pu­bli­ca­ción “la tra­duc­ción ofi­cial com­ple­ta de la Pro­cu­ra­du­ría bra­si­le­ña” de las de­cla­ra­cio­nes que dio Mar­ce­lo Ode­brecht en Cu­ri­ti­ba al equipo de tres fis­ca­les pe­rua­nos y los abo­ga­dos del ex Pre­si­den­te pe­ruano Ollan­ta Hu­ma­la y su es­po­sa, Na­di­ne He­re­dia. En con­ver­sa­ción con ana­li­za los al­can­ces del fa­llo con­tra el ex man­da­ta­rio pe­ruano.

La Ter­ce­ra

¿Con­si­de­ra que la prisión pre­ven­ti­va con­tra Ollan­ta Hu­ma­la es una se­ñal que for­ta­le­ce la lu­cha con­tra la co­rrup­ción?

No ne­ce­sa­ria­men­te. La lu­cha con­tra la co­rrup­ción se for­ta­le­ce con las in­ves­ti­ga­cio­nes bien lle­va­das y lue­go el asun­to mis­mo de la co­rrup­ción in­ves­ti­ga­da se lle­va al jui­cio y se san­cio­na. Pro­ba­ble­men­te en ese ca­so, Hu­ma­la ten­ga va­rias co­sas que res­pon­der. En es­te ca­so la prisión pre­ven­ti­va fue con una dis­tor­sión de ar­gu­men­tos y de con­cep­tos, eso se ve más co­mo un abu­so que co­mo jus­ti­cia. Da la apariencia de un ade­lan­to de sen­ten­cia so­bre asun­tos que ni si­quie­ra han co­men­za­do a juz­gar­se.

¿Cuá­les fue­ron es­tas dis­tor­sio­nes de ar­gu­men­tos?

Las ra­zo­nes pa­ra lle­var a ca­bo una prisión pre­ven­ti­va son muy pre­ci­sas y es­tán ca­si to­das cen­tra­das en el pe­li­gro pro­ce­sal, en que la li­ber­tad de un acu­sa­do, de un pro­ce­sa­do, pue­da even­tual­men­te per­ju­di­car de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va o gra­ve el pro­ce­so, me­dian­te la fu­ga del pro­ce­sa­do, la des­truc­ción de prue­bas, la in­ti­mi­da­ción de tes­ti­gos, por ejem­plo. En esos ca­sos es ra­zo­na­ble. Pe­ro en es­te ca­so en con­cre­to no ha­bía pe­li­gro de fu­ga, Na­di­ne He­re­dia es­ta­ba en el ex­tran­je­ro y ha re­gre­sa­do, Ollan­ta Hu­ma­la ha en­tre­ga­do su pa­sa­por­te. Y lue­go se ha ha­bla­do que hu­bo una com­pra de tes­ti­gos, si eso fue cier­to, se dio cuan­do te­nía po­der, cuan­do era Pre­si­den­te, aho­ra no tie­ne nin­gún po­der, a di­fe­ren­cia de otros ex pre­si­den­tes. No exis­tía un pe­li­gro pro­ce­sal que ema­na­ra de la si­tua­ción de li­ber­tad de ellos y aún en el peor de los ca­sos, que tam­po­co creo que se jus­ti­fi­ca­ba, se le pu­do ha­ber da­do otras me­di­das de res­tric­ción o li­mi­ta­ti­vas que no fue­ra lle­var­los a prisión.

Us­ted es­tá lle­van­do a ca­bo una in­ves­ti­ga­ción so­bre el ca­so de Ode­brecht, ¿Có­mo ve la par­ti­ci­pa­ción de Ollan­ta Hu­ma­la en es­ta tra­ma?

La tra­ma de Ode­brecht es mu­cho más com­ple­ja. La ra­zón por la que se le es­tá juz­gan­do a Hu­ma­la es por ha­ber re­ci­bi­do pre­sun­ta­men­te una con­tri­bu­ción de US$ 3 millones en la cam­pa­ña de 2011, den­tro de lo que era el di­ne­ro que te­nía asig­na­do Ode­brecht al PT de Bra­sil. Esa ha si­do la ra­zón, lo que se ha in­ves­ti­ga­do. Ode­brecht con­fir­mó eso en Bra­sil. Tam­bién con­tó que se ha­bía pe­di­do que se apo­ya­ra más a Kei­ko Fu­ji­mo­ri y, sin em­bar­go, los fis­ca­les no han in­ves­ti­ga­do pa­ra na­da lo de Kei­ko.

¿Por qué no lo han in­ves­ti­ga­do?

Pue­de ha­ber mu­chas ra­zo­nes, pe­ro hay un he­cho que es cla­ve. Hu­ma­la no tie­ne nin­gún po­der y Kei­ko Fu­ji­mo­ri tie­ne una ma­yo­ría con­tun­den­te de 72 con­gre­sis­tas so­bre 130. Con eso pue­den ha­cer­le la vi­da im­po­si­ble o sus­ti­tuir al fis­cal de la na­ción. No los to­can ni con el pé­ta­lo de una ro­sa.

¿Qué pers­pec­ti­vas tie­ne una po­si­ble ape­la­ción que pue­da pre­sen­tar Hu­ma­la a es­te fa­llo?

Des­de el pun­to de vis­ta de lo que es ra­zo­na­ble y, ade­más, en el as­pec­to ju­rí­di­co, una ape­la­ción de­be­ría te­ner éxi­to. Pe­ro aquí real­men­te no se sa­be.b

FO­TO: AP

►► Una par­ti­da­ria de Hu­ma­la se ma­ni­fies­ta ayer fue­ra del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, en Li­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.