La som­bra de Pu­tin en EE.UU.

La Tercera - - Mundo - Por Al­va­ro Var­gas Llo­sa

Pa­ra des­ti­tuir a un Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos que no es­tá in­ca­pa­ci­ta­do fí­si­ca o ce­re­bral­men­te, se ne­ce­si­ta que ha­ya co­me­ti­do un delito o que ha­ya obs­trui­do la jus­ti­cia. Por eso es tan difícil que la co­ne­xión ru­sa de Trump y su en­torno desem­bo­que en un “im­peach­ment”. Lo re­ve­la­do es­ta se­ma­na tie­ne la apariencia es­can­da­lo­sa del delito, pe­ro no lo es. La reunión del hi­jo del Pre­si­den­te, Do­nald Trump Jr., con la abo­ga­da ru­sa Natalia Ve­sel­nits­ka­ya, en ju­nio pa­sa­do, en cam­pa­ña elec­to­ral, que el pri­me­ro acep­tó por­que cre­yó que la se­gun­da le en­tre­ga­ría in­for­ma­ción con­tra Hi­llary Clin­ton, cons­ti­tu­ye un asun­to gra­ve­men­te po­lí­ti­co, pe­ro to­da­vía no un delito. Por­que la Cons­ti­tu­ción y la nor­ma que la co­di­fi­ca son muy pun­tua­les en su de­fi­ni­ción de la trai­ción, que tie­ne que ver con ha­cer la gue­rra a los Es­ta­dos Uni­dos o asis­tir al enemi­go. Tam­po­co es una co­lu­sión por­que ese delito es­tá re­ser­va­do pa­ra los acuer­dos oli­go­pó­li­cos, ni es obs­truc­ción de jus­ti­cia por­que las in­ves­ti­ga­cio­nes que en­ca­be­za el fis­cal es­pe­cial, Ro­bert Mue­ller, so­bre las re­la­cio­nes del en­torno del Pre­si­den­te con Mos­cú son muy pos­te­rio­res a la reunión de ju­nio pa­sa­do en­tre el hi­jo de Trump y la abo­ga­da ru­sa.

Por último, am­bas par­tes han di­cho que ella no en­tre­gó in­for­ma­ción al­gu­na so­bre Hi­llary Clin­ton a Trump Jr..

Es­to tam­po­co ha­bría si­do un delito, pe­ro agra­va­ría el es­cán­da­lo con­si­de­ra­ble­men­te en ca­so de que se des­cu­brie­ra que mien­ten. Po­dría su­ce­der, por ejem­plo, si se re­ve­la­ra que la in­for­ma­ción “hac­kea­da” al Par­ti­do De­mó­cra­ta en plena cam­pa­ña y di­vul­ga­da por Wi­ki­leaks fue ori­gi­nal­men­te en­tre­ga­da por la ru­sa a Trump Jr..

Lo que sí es­tá hoy más cla­ro que ayer es que la Ru­sia de Pu­tin y la cam­pa­ña de Trump en­ta­bla­ron con­tac­tos po­lí­ti­cos por­que com­par­tían un ob­je­ti­vo: la lle­ga­da del em­pre­sa­rio al po­der. Bus­car in­for­ma­ción con­tra el ad­ver­sa­rio en una cam­pa­ña es el ABC de la po­lí­ti­ca, pe­ro ha­cer­lo con la ex­pec­ta­ti­va de ayu­da de un país hos­til tie­ne una con­no­ta­ción po­lí­ti­ca gra­ve, y más aun en un lí­der na­cio­na­lis­ta. “Ame­ri­ca First”, slo­gan que de­fi­ne al go­bierno, se ha car­ga­do de iro­nía cruel.

Lo que Trump ha­bía lo­gra­do a du­ras pe­nas –re­le­gar el “Rus­sia­ga­te” al se­gun­do plano— va a ser un im­po­si­ble du­ran­te cier­to tiempo. La in­ves­ti­ga­ción de Mue­ller, que es­ta­ba muy ve­ni­da a me­nos por las vic­to­rias del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en cua­tro elec­cio­nes es­pe­cia­les y la au­sen­cia de de­li­tos, va a arre­ciar. Co­mo arre­cia­rán las in­ves­ti­ga­cio­nes del Con­ge­so, que es­ta­ban igual­men­te de­bi­li­ta­das y que aho­ra co­bra­rán lo­za­nía ha­cien­do des­fi­lar a Trump Jr, y a los otros dos alle­ga­dos al Pre­si­den­te, el ex je­fe de cam­pa­ña Paul Ma­na­ford y su yerno, Ja­red Kush­ner, tam­bién pre­sen­tes en la reunión con la ru­sa.

To­do ello ten­drá un efec­to pa­ra­li­zan­te en lo que a Trump más im­por­ta: el des­tino de su re­for­ma sanitaria y su re­for­ma tri­bu­ta­ria en el Congreso. Am­bas co­sas es­tán de­te­ni­das por­que los re­pu­bli­ca­nos no se po­nen de acuer­do en­tre ellos. Has­ta es­ta se­ma­na ca­bía la po­si­bi­li­dad de que el au­ra de in­ven­ci­bi­li­dad de Trump –a pe­sar de su po­pu­la­ri­dad ba­ja— los obli­ga­ra a apro­bar las le­yes de al­gu­na for­ma pa­ra evi­tar que en las le­gis­la­ti­vas par­cia­les del pró­xi­mo año los de­mó­cra­tas apro­ve­chen un fra­ca­so. Aho­ra, los re­pu­bli­ca­nos que arras­tra­ban los pies ten­drán ra­zo­nes po­de­ro­sas pa­ra se­guir ha­cién­do­lo y los que no, se lo pen­sa­rán me­jor.

El pro­ble­ma es que los re­pu­bli­ca­nos tie­nen ata­do su des­tino a Trump, les gus­te o no. Por eso, no se­ré yo quien apues­te a que es­tas nue­vas re­ve­la­cio­nes son el fin de Trump. Es un ga­to con más vi­das de las que se creía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.