Pe­ro ad­mi­te que EE.UU. y Co­rea del Sur “han en­sa­ya­do” la “de­ca­pi­ta­ción” del ré­gi­men.

La Tercera - - Mundo - Fer­nan­do Fuen­tes

¿Có­mo pue­de ser de­te­ni­da Co­rea del Nor­te? Esa es la pre­gun­ta que se ha­cen mu­chos y tam­bién el re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta y es­cri­tor nor­te­ame­ri­cano Mark Bow­den, en el ar­tícu­lo que ilus­tra la portada de la úl­ti­ma edi­ción de la re­vis­ta The Atlan­tic. En las 12 pá­gi­nas de su en­sa­yo, Bow­den, au­tor en­tre otros li­bros de “La Caí­da del Hal­cón Ne­gro” (1999), “Ma­tar a Pa­blo Es­co­bar” (2001) y “The Fi­nish: The Ki­lling of Osa­ma Bin La­den” (2012), sos­tie­ne que “no hay bue­nas op­cio­nes” pa­ra tra­tar con el ré­gi­men de Kim Jong Un, al cual de­fi­ne co­mo “el peor pro­ble­ma so­bre la Tie­rra”.

Bow­den gra­fi­ca de en­tra­da la gra­ve­dad de la ame­na­za de Pyong­yang. “Trein­ta mi­nu­tos. Eso es apro­xi­ma­da­men­te el tiempo que le to­ma­ría a un mi­sil ba­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal lan­za­do des­de Co­rea del Nor­te lle­gar a Los An­ge­les”, ase­gu­ra el pe­rio­dis­ta al ini­cio de su en­sa­yo. Fren­te a es­ta po­si­bi­li­dad, sos­tie­ne, la res­pues­ta del Pre­si­den­te Do­nald Trump fue ca­te­gó­ri­ca. “¡No su­ce­de­rá!”, res­pon­dió a tra­vés de su cuen­ta de Twitter.

La prue­ba del mi­sil ba­lís­ti­co Hwa­song-14 , rea­li­za­da por Co­rea del Nor­te en vís­pe­ras del Día de la In­de­pen­den­cia es­ta­dou­ni­den­se, en­cen­dió, sin em­bar­go, las alar­mas en el Pen­tá­gono. Trump ha ad­ver­ti­do por Twitter que Co­rea del Nor­te es­tá “bus­can­do pro­ble­mas” y que él tie­ne la in­ten­ción de “re­sol­ver el pro­ble­ma”. Se­gún afir­ma Bow­den en su ar­tícu­lo, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump ha fil­tra­do pla­nes so­bre un “ata­que de de­ca­pi­ta­ción” que se di­ri­gi­ría a Kim, “que pa­re­ce co­mo la úl­ti­ma co­sa que un país de­be anun­ciar por ade­lan­ta­do”, des­ta­ca el pe­rio­dis­ta nor­te- ame­ri­cano.

Sin em­bar­go, es­te lla­ma­do “ata­que de de­ca­pi­ta­ción” se­ría só­lo una de las cua­tro “op­cio­nes es­tra­té­gi­cas” pa­ra tra­tar con Co­rea del Nor­te. Las otras se­rían la “pre­ven­ción”, que con­sis­te en “un aplas­tan­te ata­que mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se pa­ra eli­mi­nar los arsenales de des­truc­ción ma­si­va de Pyong­yang, sa­car su li­de­raz­go y des­truir sus Fuer­zas Ar­ma­das”. Un “ata­que mi­li­tar con­ven­cio­nal li­mi­ta­do”, cu­yo ob­je­ti­vo se­ría de­jar a Kim Jong Un en el po­der, pe­ro lo obli­ga­ría a aban­do­nar su bús­que­da de mi­si­les nu­clea­res in­ter­con­ti­nen­ta­les. Y la “acep­ta­ción”, que Bow­den de­fi­ne co­mo “la píl­do­ra más difícil de tra­gar”, ya que im­pli­ca­ría el con­sen­ti­mien­to de que Kim es­tá desa­rro­llan­do las ar­mas que quie­re, mien­tras con­ti­núan los es­fuer­zos de EE. UU. pa­ra con­te­ner su am­bi­ción.

“To­das las op­cio­nes son ma­las”, ad­vier­te Bow­den, quien en es­ta en­tre­vis­ta con aborda más en de­ta­lle las al­ter­na­ti­vas de que dis­po­ne Was­hing­ton y ana­li­za el ten­so mo­men­to que se vive en la pe­nín­su­la co­rea­na.

La Ter­ce­ra ¿Qué es­tá bus­can­do Kim Jong Un con sus prue­bas de mi­si­les ba­lís­ti­cos? ¿Pyong­yang con­si­gue al­go con es­te de­sa­fío a EE.UU.?

En pri­mer lu­gar, él es­tá tra­tan­do de ha­cer que el cos­to de ata­car­lo a él o su país sea tan al­to que Es­ta­dos Uni­dos o Co­rea del Sur no se atre­van. En se­gun­do lu­gar, es­tá tra­tan­do de ob­te­ner in­fluen­cia en Co­rea del Sur pa­ra re­ti­rar a las tro­pas es­ta­dou­ni­den­ses de ese país. El po­dría ha­cer, por ejem­plo, una ofer­ta pa­ra de­te­ner su pro­gra­ma nu­clear si el Pre­si­den­te Moon Jae-in or­de­na que las fuer­zas es­ta­dou­ni­den­ses se mar­chen. Es­to for­ta­le­ce­ría el ob­je­ti­vo a lar­go plazo de su ré­gi­men de go­ber­nar una vez más to­da la pe­nín­su­la co­rea­na.

En el ar­tícu­lo de The Atlan­tic us­ted di­ce que un mi­sil ba­lís­ti­co de Co­rea del Nor­te tar­da­ría 30 mi­nu­tos en lle­gar a Los An­ge­les. ¿Hay más mie­do en EE.UU. an­te un po­si­ble ata­que nor­co­reano hoy que en la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma? es­to las ma­nio­bras de la Ca­sa Blan­ca pa­ra en­fren­tar la ame­na­za del ré­gi­men nor­co­reano?

Es­to lo com­pli­ca. Una res­pues­ta mun­dial más sen­sa­ta se­ría ais­lar y pre­sio­nar a Kim tan­to co­mo sea po­si­ble y des­de ca­da la­do, da­das las po­si­bles con­se­cuen­cias del con­flic­to. Los cos­tos hu­ma­nos, am­bien­ta­les y eco­nó­mi­cos de una gue­rra en Co­rea se­rían glo­ba­les.

Us­ted tam­bién afir­ma que EE.UU. tie­ne cua­tro op­cio­nes es­tra­té­gi­cas pa­ra tra­tar con Co­rea del Nor­te. Una de ellas es la lla­ma­da “de­ca­pi­ta­ción”, es de­cir, de­rro­car a Kim Jong Un. ¿Was­hing­ton es­tá real­men­te con­si­de­ran­do es­ta op­ción hoy?

Es­ta­dos Uni­dos y Co­rea del Sur han in­di­ca­do que tal op­ción no só­lo se ha con­tem­pla­do, sino que tam­bién se ha en­sa­ya­do. Es­to no sig­ni­fi­ca que sea pro­ba­ble que su­ce­da. Par­te del pa­pel de los mi­li­ta­res es pla­ni­fi­car y pre­pa­rar­se pa­ra una va­rie­dad de op­cio­nes, in­clu­so aque­llas que son po­co pro­ba­bles.

En su ar­tícu­lo us­ted afir­ma que “con su ar­se­nal, Kim po­dría con­ver­tir­se en una fuer­za aún más des­es­ta­bi­li­za­do­ra en la re­gión”. A di­fe­ren­cia de Irán, ¿por qué cree que Co­rea del Nor­te no ha acep­ta­do sen­tar­se a ne­go­ciar su pro­gra­ma nu­clear?

A di­fe­ren­cia de Co­rea del Nor­te, Irán tie­ne re­la­cio­nes co­mer­cia­les, ban­ca­rias y di­plo­má­ti­cas en to­do el mun­do, lo que da a otras na­cio­nes más in­fluen­cia. En otras pa­la­bras, Tehe­rán tie­ne mu­cho más que per­der al ais­lar­se aún más. Pyong­yang tie­ne po­cos o nin­guno de esos la­zos, por lo que hay po­co in­cen­ti­vo pa­ra que acep­te dis­cu­tir los tér­mi­nos de un acuer­do. El úni­co país con el que tie­ne víncu­los, Chi­na, ha si­do rea­cio a pre­sio­nar a Kim.b

The Atlan­tic

En la edi­ción Julio/Agos­to de la re­vis­ta The Atlan­tic, el ar­tícu­lo de portada tra­ta so­bre la ame­na­za de Co­rea del Nor­te y fue es­cri­to por Mark Bow­den.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.