Me­dios de pago, Ser­vel y Ban­coEs­ta­do

La Tercera - - Negocios - Pa­tri­cio Arrau Eco­no­mis­ta

Es­ta es una co­lum­na en tres ac­tos que se con­ca­te­nan al fi­nal. Pri­mer ac­to. El Ban­co Cen­tral aca­ba de emi­tir su nor­ma­ti­va pa­ra que por fin en Chi­le pue­dan exis­tir me­dios de pago no ban­ca­rios, las lla­ma­das tar­je­tas de pre­pa­go. La ini­cia­ti­va de la par­te fi­nal del go­bierno del pre­si­den­te Pi­ñe­ra se con­vir­tió en ley en es­te go­bierno y el ins­ti­tu­to emi­sor hi­zo su pe­ga con una bue­na nor­ma­ti­va. Si las co­sas se ha­cen bien en el pró­xi­mo go­bierno, de­bié­ra­mos ver en dos años una im­por­tan­te in­clu­sión financiera en los seg­men­tos de me­no­res in­gre­sos y una ma­yor in­clu­sión de los co­mer­cios pe­que­ños, lo que per­mi­ti­ría ir de­jan­do atrás el efec­ti­vo y re­em­pla­zar­lo por transac­cio­nes elec­tró­ni­cas en to­dos los ni­ve­les. Los ban­cos es­tán tam­bién pre­pa­rán­do­se pa­ra el nue­vo es­ce­na­rio de com­pe­ten­cia, in­vir­tien­do en bi­lle­te­ras elec­tró­ni­cas. Si la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos tam­bién ha­ce bien su pe­ga y fa­ci­li­ta el desa­rro­llo de las transac­cio­nes di­gi­ta­les, el im­pac­to social pue­de ser muy sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Se­gun­do ac­to. La nue­va ley de par­ti­dos po­lí­ti­cos eli­mi­nó el apor­te de las em­pre­sas y la po­lí­ti­ca só­lo pue­de fi­nan­ciar­se con apor­te de las per­so­nas. El Ser­vel es el ser­vi­cio lla­ma­do a in­ter­pre­tar las le­yes e im­ple­men­tar­las, al­go que has­ta aho­ra ha he­cho en for­ma res­tric­ti­va. En el mun­do di­gi­tal de hoy es difícil en­ten­der la for­ma en que el Ser­vel ha im­ple­men­ta­do el apor­te a los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Só­lo con efec­ti­vo, trans­fe­ren­cia elec­tró­ni­ca en­tre ban­cos o che­que, y se exi­ge la fir­ma del te­so­re­ro en ta­lo­na­rios de pa­pel tim­bra­dos por el Ser­vel. Lo más in­só­li­to, se prohí­be el apor­te con tar­je­ta de cré­di­to, por­que el di­ne­ro no va directo a la cuen­ta del par­ti­do sino que al ad­qui­ren­te (por ejem­plo Trans­bank), y lue­go al par­ti­do cuan­do Trans­bank de­po­si­ta al par­ti­do. Si los ban­cos no abren la trans­fe­ren­cia di­gi­tal a sus cuen­tas co­rrien­tes des­de las nue­vas tar­je­tas de pre­pa­go, tam­po­co se­rá po­si­ble apor­tar al par­ti­do po­lí­ti­co des­de las nue­vas tar­je­tas. Ur­gen­te que el con­se­jo del Ser­vel re­in­ter­pre­te el ar­tícu­lo 21 de la Ley 19.884 de par­ti­dos po­lí­ti­cos y per­mi­ta las trans­fe­ren­cias des­de tar­je­tas de cré­di­to, y a los par­ti­dos en­tre­gar un re­po­si­to­rio di­gi­tal con la in­di­vi­dua­li­za­ción de las trans­fe­ren­cias en lu­gar del anacró­ni­co ta­lo­na­rio cua­dru­pli­ca­do y tim­bra­do.

Ter­cer ac­to. Es des­ta­ca­ble que el Ban­coEs­ta­do ha­ya si­do el úni­co ban­co dis­po­ni­ble pa­ra abrir cuen­tas co­rrien­tes a los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Sin em­bar­go, es muy re­pro­cha­ble que man­ten­ga el muy abu­si­vo co­bro que rea­li­za cuan­do re­ci­be una trans­fe­ren­cia elec­tró­ni­ca. En el sis­te­ma chi­leno, el ban­co ori­gi­na­dor de la trans­fe­ren­cia de­be pa­gar al ban­co re­cep­tor un pago que en el ca­so de Ban­coEs­ta­do es de $ 700. Lo mis­mo ocu­rri­rá con las trans­fe­ren­cias des­de las nue­vas tar­je­tas de pre­pa­go a las cuen­tas del Ban­coEs­ta­do. Es­to no tie­ne ex­pli­ca­ción. Ban­coEs­ta­do ha rehu­sa­do su­mar­se al acuer­do que al­can­za­ron to­dos los ban­cos pri­va­dos pa­ra com­pen­sar­se las trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas a

$ 70. La Fis­ca­lía Na­cio­nal Eco­nó­mi­ca de­bie­ra to­mar cartas en el asun­to e in­ves­ti­gar a Ban­coEs­ta­do por es­ta si­tua­ción.

Si es­tos tres ac­tos se eje­cu­tan si­mul­tá­nea­men­te, es­to es: el go­bierno im­pul­sa la in­clu­sión social de pa­gos y la ad­he­sión de los co­mer­cios pe­que­ños, el Ser­vel re­in­ter­pre­ta la ley y las transac­cio­nes elec­tró­ni­cas con­ver­gen a cos­tos (que son muy in­fe­rio­res a los $ 70 in­clu­so), no só­lo ten­dre­mos una in­clu­sión financiera y de pa­gos sin pre­ce­den­tes en Chi­le, sino que, ade­más, la po­lí­ti­ca chi­le­na ten­drá una nue­va for­ma de re­con­ci­liar­se con el elec­to­ra­do. Los par­ti­dos que cuen­ten con el fa­vor de la po­bla­ción po­drán ve­ri­fi­car­lo dia­ria­men­te con ma­si­vos apor­tes de ba­jo mon­to de sus ad­he­ren­tes.

“Si las co­sas se ha­cen

bien en el pró­xi­mo go­bierno, de­bié­ra­mos

ver en dos años una im­por­tan­te in­clu­sión

financiera”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.