El repu­tado sil­ba­to fran­cés

El je­fe del ar­bi­tra­je fran­cés, Joël Du­mé, es­tá en Chi­le. Ofre­ce cur­sos a sus co­le­gas y hoy ele­gi­rá a uno pa­ra una pa­san­tía de tres se­ma­nas en Mar­cours­sis. Ha­bla del uso de la tec­no­lo­gía en el re­fe­ra­to.

La Tercera - - Deportes Rugby - Por Eduar­do Se­púl­ve­da Z. Joël Du­mé,

El re­fe­ra­to fran­cés de rugby es el me­jor del mun­do. Lo di­cen to­dos y lo prue­ban los he­chos. Y aun­que al ga­lés Ni­gel Owens se le ad­ju­di­que la ex­tra­ofi­cial dis­tin­ción a ni­vel in­di­vi­dual, muy cer­ca es­tán Jé­rô­me Gar­cès y Ro­main Poi­te, en­tre otros ga­los.

“Es sim­ple y son mu­chos los ejem­plos, pe­ro en la úl­ti­ma gi­ra de los Bri­tish and Irish Lions a Nue­va Ze­lan­da, los ár­bi­tros de mis país di­ri­gie­ron cin­co de 10 par­ti­dos”, ex­pli­ca Joël Du­mé (57 años), el má­xi­mo res­pon­sa­ble, des­de di­ciem­bre pa­sa­do, de la Fe­de­ra­ción Fran­ce­sa de Rugby en ma­te­ria de ar­bi­tra­je.

Du­mé es un juez re­ti­ra­do, quien vi­si­ta por pri­me­ra vez Chi­le, tra­tan­do de com­par­tir el en­tu­sias­mo por el juego que se con­vir­tió en la pa­sión de su vi­da, pa­ra el que no era muy do­ta­do, pe­ro al que qui­so se­guir li­ga­do con un sil­ba­to.

En un sa­lón del Sta­de Fra­nçais, no só­lo se re­fie­re al tra­ba­jo que rea­li­za­rá aquí du­ran­te una se­ma­na, sino que tam­bién ha­ce men­ción, con su­ma ca­li­dez, a su amis­tad con su com­pa­trio­ta Jean-Pie­rre Juan­chich (ex coach de los Cón­do­res, ár­bi­tro y di­fu­sor in­can­sa­ble del rugby en Chi­le), quien le plan­teó la idea de ve­nir.

Juan­chich, pre­sen­te en el diá­lo­go con re­pli­ca con más emo­ción aún y lo ca­li­fi­ca co­mo “mi je­fe”, por la re­la­ción que lo li­ga con su país de ori­gen y con la Fe­de­ra­ción Fran­ce­sa de Rugby (FFR). Juan­chich es un per­so­na­je le­gen­da­rio en el me­dio na­cio­nal, don­de ha si­do uno de los que ha in­ten­ta­do ma­si­fi­car al má­xi­mo el juego de la ova­la­da. En los úl­ti­mos años ha lu­cha­do con­tra el cán­cer de pán­creas y en­fa­ti­za su la­zo con Du­mé: “Sin Joël, yo no es­ta­ría aquí. Me ha per­mi­ti­do se­guir co­la­bo­ran­do y vi­vien­do en torno al rugby. Eso me dio fuer­zas pa­ra se­guir”.

Du­mé igual­men­te se con­mue­ve, por­que sa­be que Juan­chich com-

La Ter­ce­ra,

par­te esa pul­sión por ha­cer cre­cer el rugby. Y por eso es­tá aquí, pa­ra ofre­cer cur­sos de per­fec­cio­na­mien­to a los jue­ces chi­le­nos y, de pa­so, se­lec­cio­nar a uno. El es­co­gi­do se­rá be­ne­fi­cia­do con un cur­so, du­ran­te tres se­ma­nas, en el Cen­tro Na­cio­nal de Rugby, en la lo­ca­li­dad de Mar­cous­sis (33 ki­ló­me­tros al sur de Pa­rís).

Allí, en 22 hec­tá­reas con una in­fra­es­truc­tu­ra mag­ní­fi­ca (me­dia docena de can­chas, pis­ta atlé­ti­ca, gim­na­sios, pis­ci­nas, sau­nas, res­tau­ran­tes, ho­tel, etc), se pre­pa­ran las se­lec­cio­nes del Ga­lli­to, ade­más de los en­tre­na­do­res, ré­fe­ris, pre­pa­ra­do­res fí­si­cos y to­dos aque­llos que ten­gan que ver con el rugby, in­clu­yen­do be­ca­dos de paí­ses emergentes. Du­mé lo ra­ti­fi­ca: “Fran­cia siempre ha te­ni­do una po­lí­ti­ca de apo­yo pa­ra el desa­rro­llo de las na­cio­nes en desa­rro­llo, co­mo Chi­le, abar­can­do to­dos los as­pec­tos del juego”.

Eso se con­cre­ta­rá hoy a las 15.40, cuan­do el oriun­do del pue­blo bor­de­lés de Preig­nac es­co­ja, en el par­ti­do en­tre Sta­de Fra­nçais y Country Club, por la pri­me­ra di­vi­sión del Tor­neo Cen­tral de la Aru­sa, al afor­tu­na­do que irá a Mar­cous­sis.

Ex­pe­rien­cia le so­bra a Du­mé, quien di­ri­gió en tres edi­cio­nes de la Co­pa del Mun­do, ade­más de de­bu­tar muy jo­ven en el re­fe­ra­to in­ter­na­cio­nal, a los 33 años, en un cho­que de Ga­les con­tra In­gla­te­rra, por el Cin­co Na­cio­nes 1993. Su his­to­ria co­mo juez es sim­ple: “Fui ju­ga­dor afi­cio­na­do, co­mo ter­ce­ra lí­nea, flan­ker, pe­ro era ma­lo. No me gus­ta­ba tan­to el juego de con­tac­to, pe­ro me en­can­ta­ba es­te de­por­te. A los 18 años, cuan­do en­tré a la uni­ver­si­dad, de­ci­dí ser ár­bi­tro y lue­go, en el ser­vi­cio mi­li­tar, tu­ve tiempo de so­bra y me apren­dí el re­gla­men­to de me­mo­ria. Fue una for­ma de man­te­ner­me en el juego”. A los 20 años ya es­ta­ba di­ri­gien­do en el al­to ni­vel, un fe­nó­meno inusi­ta­do a co­mien­zos de los 80.

Hoy, co­mo je­fe de to­dos los jue­ces fran­ce­ses, tie­ne una opi­nión crí­ti­ca so­bre la evo­lu­ción del de­por­te que ama. “El rugby pa­só de

“El rugby pa­só de ser un de­por­te don­de lo im­por­tan­te era eva­dir a uno en que se bus­ca cho­car. Es­tá muy vio­len­to”.

“(La tec­no­lo­gía) de­be­ría apli­car­se só­lo en la va­li­da­ción de los o pa­ra san­cio­nar el juego vio­len­to”.

ser un de­por­te don­de lo im­por­tan­te era eva­dir a uno en que se bus­ca cho­car, es­tá muy vio­len­to. Eso co­lo­ca al ár­bi­tro en la cons­tan­te ten­sión de de­jar ju­gar o sil­bar”. Des­de 2003 a 2015, las con­mo­cio­nes ce­re­bra­les pa­sa­ron de 2,5 a 10,5 por 1.000 ho­ras de juego, se­gún es­ta­dís­ti­ca de la unión ir­lan­de­sa.

Y ahí sur­ge un pun­to co­mún en­tre es­ta dis­ci­pli­na y el fút­bol: el uso de la tec­no­lo­gía. “El rugby cuen­ta con la ven­ta­ja de ha­ber co­men­za­do a prin­ci­pio de es­te si­glo con el TMO (Te­le­vi­sion Match Of­fi­cial, equi­va­len­te al cri­ti­ca­do VAR)”. Y ma­ti­za: “Mi opi­nión es que de­be­ría apli­car­se só­lo en la va­li­da­ción de los tries o pa­ra san­cio­nar el juego vio­len­to; no así res­pec­to de los for­ward-pass o si­tua­cio­nes me­no­res. Se cae de­ma­sia­do en la bús­que­da del de­ta­lle técnico”.

Es par­ti­da­rio que las re­pe­ti­cio­nes de las ju­ga­das “sea a ve­lo­ci­dad nor­mal. Si yo mues­tro al­gún tac­kle al­to en esas con­di­cio­nes, pro­ba­ble­men­te us­ted me di­rá ‘tar­je­ta ama­ri­lla’ (en el ca­so del rugby, 10 mi­nu­tos en la ban­ca), pe­ro si esa mis­ma ac­ción la mues­tro en cá­ma­ra len­ta, us­ted me di­rá ‘tar­je­ta ro­ja’ (ex­pul­sión de­fi­ni­ti­va del juego)”, pa­rá­me­tro apli­ca­ble en otros deportes.

De cual­quier mo­do, sos­tie­ne que el rugby tie­ne una po­lí­ti­ca de trans­pa­ren­cia que bus­ca la jus­ti­cia: los diá­lo­gos en­tre el juez en can­cha y el TMO son pú­bli­cos en TV y las imágenes de te­le­vi­sión son re­pe­ti­das en los es­ta­dios. Ade­más, en los tor­neos in­ter­na­cio­na­les im­por­tan­tes, el ár­bi­tro por­ta una cá­ma­ra en el pe­cho que mues­tra la pers­pec­ti­va que tie­ne en las ac­cio­nes.

In­de­pen­dien­te­men­te de los as­pec­tos ar­bi­tra­les, Du­mé tam­bién mues­tra su en­tu­sias­mo pa­ra pro­mo­ver la ad­ju­di­ca­ción de la se­de del Mun­dial 2023, don­de los ga­los com­pi­ten con Ir­lan­da y Su­dá­fri­ca. Y, al ce­rrar, se atre­ve con un elo­gio: “Me en­can­tó el ca­ber­net-sau­vig­non chi­leno. Es muy, muy bueno”. Vi­nien­do de un oriun­do de Bur­deos, es una pa­la­bra que va­le.b

FO­TO: LUIS SE­VI­LLA

►► Joël Du­mé, en el Sta­de Fra­nçais, don­de hoy eli­gi­rá al juez chi­leno que irá a Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.