Can­di­da­tos sin cul­tu­ra

La Tercera - - Sociedad - Por Ma­tías Ri­vas

Lla­ma la atención la nu­la im­por­tan­cia que le han da­do los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les al tema cul­tu­ral. Vo­to des­de la vuel­ta a la de­mo­cra­cia y nun­ca ha­bía vis­to un gra­do de in­di­fe­ren­cia tan im­pre­sio­nan­te des­de la po­lí­ti­ca ha­cia la cul­tu­ra. Las es­ca­sas pro­pues­tas que se leen en los pro­gra­mas so­lo de­ve­lan lo po­co que les im­por­ta el desa­rro­llo de las ar­tes y el es­pec­tro hu­ma­nis­ta del co­no­ci­mien­to, pe­se a que se ha­bla de me­jo­rar la edu­ca­ción, de en­tre­gar va­lor agre­ga­do y otros an­he­los que im­pli­can que sal­ga­mos del anal­fa­be­tis­mo fun­cio­nal en el que es­ta­mos su­mi­dos.

No hay bue­na edu­ca­ción sin una po­lí­ti­ca cul­tu­ral que la acom­pa­ñe. Es im­po­si­ble me­jo­rar los gra­dos de ci­vi­li­dad de las per­so­nas sino le en­tre­ga­mos he­rra­mien­tas sen­si­bles e in­te­lec­tua­les pa­ra que pue­dan pen­sar y ten­gan for­mas de co­mu­ni­car lo que les acon­te­ce. Tam­bién se ne­ce­si­ta un es­pe­sor pa­ra di­ge­rir la reali­dad, pa­ra ex­pli­car­se y asu­mir la an­gus­tia, los per­can­ces y las de­cep­cio­nes a las que es­ta­mos ex­pues­tos. Es­to so­lo se lo­gra dan­do opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar lo que no es prác­ti­co, lo que no da re­sul­ta­dos a cor­to plazo. Es un de­ber in­ver­tir en lo que sur­ge de la crea­ti­vi­dad, del pen­sa­mien­to. Las ex­pli­ca­cio­nes de lo que so­mos y nos pasa co­mo so­cie­dad no las he­mos en­con­tra­do en la eco­no­mía y en las cien­cias po­lí­ti­cas. Es po­si­ble que ha­ya pis­tas, en cam­bio, en la his­to­ria po­pu­lar, la li­te­ra­tu­ra, la fi­lo­so­fía y las ar­tes. Son zo­nas que no se atie­nen a las re­glas que in­ven­ta­ron los bu­ró­cra­tas del co­no­ci­mien­to, esos enemi­gos de cual­quier atis­bo de ge­nia­li­dad y de pro­duc­ción de ni­vel su­pe­rior.

Des­de que vol­vió la de­mo­cra­cia no he­mos sa­ca­do la cul­tu­ra de la po­bre­za. Bas­ta mi­rar el es­ta­do en que es­tán ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Mu­seo Na­cio­nal de Be­llas Ar­tes, sin di­ne­ro pa­ra na­da que es­té más allá de exis­tir mí­ni­ma­men­te. En par­ti­cu­lar, és­te no tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pa­gar se­gu­ros ni pa­ra de ar­mar co­lec­cio­nes, o sea, com­prar obras a los ar­tis­tas. En ri­gor no cum­ple co­mo mu­seo. La mi­se­ria pre­su­pues­ta­ria de esa y otras or­ga­nis­mos cul­tu­ra­les es­tá le­jos de la opu­len­cia de lu­ga­res co­mo el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, don­de el lu­jo, la os­ten­ta­ción y el di­se­ño se no­tan en ca­da de­ta­lle. Es­to no es cul­pa de los mi­nis­tros de cul­tu­ra, ni de los fun­cio­na­rios de esas re­par­ti­cio­nes, sino de los pre­si­den­tes que he­mos te­ni­do. Sal­vo La­gos, el res­to ha re­du­ci­do la cul­tu­ra al es­pec­tácu­lo y ca­da vez que hay una con­tin­gen­cia la pos­ter­gan y re­du­cen el di­ne­ro que le en­tre­gan. Es­ta es la me­jor me­di­da de su pe­so es­pe­cí­fi­co.

¿Aca­so no se dan cuen­ta los po­lí­ti­cos que pa­ra com­pren­der el lu­gar don­de vi­vi­mos hay que ob­ser­var y pro­mo­ver la cul­tu­ra, los len­gua­jes que és­ta di­gie­re? ¿No en­tien­den que temas co­mo la ce­san­tía y la de­lin­cuen­cia son cul­tu­ra­les por so­bre to­do? Los úni­cos dis­cur­sos ve­ro­sí­mi­les son los que fusionan en sus pro­pues­tas lo es­té­ti­co con ex­pe­rien­cias vi­ta­les, y pa­ra eso se re­quie­re una mi­ra­da de las co­sas más in­te­li­gen­te y so­fis­ti­ca­da. No po­de­mos se­guir con el mis­mo len­gua­je eco­no­mi­cis­ta pa­ra ha­blar de reali­da­des que evo­lu­cio­na­ron. Ese len­gua­je im­pi­de me­jo­rar cues­tio­nes que na­da tie­nen que ver con quién ga­na más o me­nos di­ne­ro. Ya vi­mos los es­tra­gos que hi­zo el mi­nis­tro Ey­za­gui­rre en edu­ca­ción. Ca­da vez que ha­bla da ver­güen­za por su fal­ta de re­cur­sos pa­ra ex­pre­sar con­cep­tos con me­dia­na elo­cuen­cia.

Te­ne­mos un país don­de las pla­ni­llas Ex­cel man­dan más que las ideas, y eso so­lo pue­de sig­ni­fi­car un desas­tre ma­yor. Cuan­do se des­atien­de la cul­tu­ra se es­tá de­jan­do de es­cu­char las pul­sio­nes que és­ta ex­pre­sa an­tes de que es­ta­llen a ni­vel social. En las obras que se pro­du- cen en nues­tro país es­tán los sín­to­mas de los des­con­ten­tos, los an­he­los in­con­fe­sa­bles y el in­cons­cien­te de la so­cie­dad, su la­do in­ma­te­rial, el que no ha­bla pe­ro sí ac­túa de for­ma sú­bi­ta, sin ate­ner­se a ra­zo­nes.

Los po­lí­ti­cos han de­ja­do de mi­rar la cul­tu­ra por­que no ven en ella ré­di­tos. Mues­tran así su fal­ta de es­pe­sor, su le­ve­dad pa­ra os­ten­tar un car­go que im­pli­ca más que ad­mi­nis­trar y re­par­tir. Es­tán de­jan­do de la­do lo sim­bó­li­co, el re­la­to, en de­fi­ni­ti­va, lo que a las per­so­na les da tran­qui­li­dad y con­fian­za. Sin pu­dor ex­po­nen la ig­no­ran­cia en la que se mue­ven, ade­más co­rren el pe­li­gro de apos­tar ex­clu­si­va­men­te al plano de las sa­tis­fac­cio­nes eco­nó­mi­cas y bá­si­cas, co­mo si las per­so­nas fue­ran li­mi­ta­das e in­sen­si­bles. La cer­ca­nía y cre­di­bi­li­dad que año­ran pa­ra go­ber­nar so­lo se en­cuen­tra cuan­do se en­tien­den los re­sor­tes cul­tu­ra­les que desatan los acon­te­ci­mien­tos. So­lo aque­llos que tie­nen la cul­tu­ra en su ho­ri­zon­te cer­cano pue­den lla­mar­se es­ta­dis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.