La se­gun­da tem­po­ra­da de La Ve­ga ten­drá flo­jos y “ni­ni”

► El do­cu­rea­lity de TVN con­du­ci­do por Leo Ca­pri­le vuelve a la pantalla ma­ña­na a las 22.30 ho­ras. ► Aho­ra, los par­ti­ci­pan­tes que no tra­ba­jan ni es­tu­dian tie­nen has­ta 42 años, y son más con­flic­ti­vos y con­tes­ta­ta­rios.

La Tercera - - Sociedad - Du­san­ka Obi­li­no­vic

“Aun­que pa­rez­ca im­po­si­ble, pa­ra es­ta se­gun­da tem­po­ra­da bus­ca­mos flo­jos más flo­jos”, ase­gu­ra Ma­ria­na Hi­dal­go, pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va de La Ve­ga.

El do­cu­rea­lity de TVN re­gre­sa ma­ña­na a las 22.30 ho­ras, y nue­va­men­te mos­tra­rá la vi­da de per­so­nas que to­ma­ron la op­ción de no es­tu­diar y no tra­ba­jar, y ser man­te­ni­dos por un ter­ce­ro. Se­rán ellos los pro­ta­go­nis­tas de ca­da ca­pí­tu­lo, al en­fren­tar­se a sa­cri­fi­ca­das jor­na­das la­bo­ra­les en La Ve­ga.

Con­vo­car a los de­no­mi­na­dos “ni­ni” (ni tra­ba­jan ni es­tu­dian) es la pri­me­ra gran la­bor que tie­ne el pro­gra­ma con­du­ci­do por Leo Ca­pri­le, por­que, ex­pli­ca Hi­dal­go, “es muy difícil que se quie­ran le­van­tar y sa­car­los de sus ca­mas”.

En es­ta se­gun­da tem­po­ra­da, el es­pa­cio que fue crea­do en conjunto en­tre TVN y Fá­bu­la TV am­plió su ran­go, por­que el año pa­sa­do los pro­ta­go­nis­tas te­nían en­tre 18 y 29 años, y aho­ra ha­brá hombres y mujeres de has­ta 42 años. Y es­to mis­mo, que sean más gran­des, su­ma otra nue­va di­fi­cul­tad: son per­so­nas más con­flic­ti­vas y con­tes­ta­ta­rias.

“Co­mo se tra­ta de gen­te un po­co más ex­tre­ma, en el sen­ti­do que es gen­te más gran­de que lle­va más tiempo pe­ga­do en no ha­cer na­da, ob­via­men­te se agu­di­zan los pro­ble­mas. Son más dis­cu­ti­do­res, y tie­nen ma­yor re­sis­ten­cia a la dis­ci­pli­na”, co­men­ta Ca­pri­le, que se­gún di­cen des­de el ca­nal es­ta­tal, es­ta vez es­ta­rá más du­ro y más es­tric­to.

Una vez más, los par­ti­ci­pan­tes del do­cu­rea­lity se­rán apa­dri­na­dos por el lo­ca­ta­rio de La Ve­ga Ar­tu­ro Gue­rre­ro, quien se preo­cu­pa­rá de guiar y ad­ver­tir, de muy cer­ca, a sus pu­pi­los, y de­jar­les en cla­ro que de­ben cum­plir con to­do lo que se les pi­de. Si su desem­pe­ño es el es­pe­ra­do, al fi­nal del día se irán a sus ca­sas con el mon­to má­xi­mo co­mo pago. De lo con­tra­rio, no re­ci­bi­rán na­da. “Y no bas­ta con so­lo tra­ba­jar, y lle­gar pun­tual, tam­bién de­be ha­ber una bue­na dis­po­si­ción, una bue­na ac­ti­tud, de par­te de los par­ti­ci­pan­tes”, di­ce Hi­dal­go.

Es una se­ma­na la que ca­da “ni­ni” es­tá fue­ra de su ca­sa gra­ban­do. Y a di­fe­ren­cia del pri­mer ci­clo, en el que se alo­ja­ron en hos­ta­les, du­ran­te ese tiempo, TVN les brin­da­rá un de­par­ta­men­to, pe­ro és­te de­be­rá ser man­te­ni­do por el par­ti­ci­pan­te de turno, tal co­mo lo ha­ría cual­quier adul­to res­pon­sa­ble.

Pa­sa­do un mes, la pro­duc­ción de La Ve­ga se vuelve a re­unir con los in­vo­lu­cra­dos pa­ra ver cuán­to sir­vió y cuán­to no sir­vió la ex­pe­rien­cia del pro­gra­ma.

“Siempre es­tá la es­pe­ran­za de que es­tas per­so­nas re­ca­pa­ci­ten y se den cuen­ta de su reali­dad. Pe­ro el pro­gra­ma mi­la­gros no ha­ce. Son adul­tos res­pon­sa­bles y cons­cien­tes, pe­ro no­so­tros lle­ga­mos has­ta un pun­to, que es ha­cer­los vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia, y lue­go ca­da uno ve lo que ha­ce con su vi­da”, re­fle­xio­na Hi­dal­go.

El año pa­sa­do, La Ve­ga fue uno de los pro­gra­mas más vis­to de TVN, acu­mu­lan­do un ra­ting pro­me­dio de 10,3 pun­tos.b

FO­TO: TVN

►►Ar­tu­ro Gue­rre­ro, Leo Ca­pri­le y Ma­nuel Ca­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.