A pro­pó­si­to del Se­na­me

La Tercera - - Opinión - Ser­gio I. Mel­nick @mel­nick­ser­gio

LA CHAMBONADA de la Cá­ma­ra de Dipu­tados por vir­tud de la in­creí­ble pre­sión del go­bierno, ha de­ja­do ató­ni­ta y con mu­cha ra­bia a gran par­te de la po­bla­ción. Los ar­gu­men­tos van y vie­nen pe­ro es evi­den­te que los ni­ños real­men­te vul­ne­ra­bles han si­do de he­cho vul­ne­ra­dos. El go­bierno y la Cá­ma­ra se la­va­ron las ma­nos. Las co­mi­sio­nes pa­ra in­ves­ti­gar son irre­le­van­tes.

El te­ma de los ni­ños no es nue­vo, ya se sa­bía con de­ta­lles es­ca­bro­sos des­de la co­mi­sión 1 del Se­na­me, cu­yo in­for­me es de fe­bre­ro del 2014, días an­tes de asu­mir Ba­che­let. La pre­gun­ta es qué ha he­cho el go­bierno des­de en­ton­ces. La res­pues­ta es bá­si­ca­men­te na­da, en pro­por­ción a la mag­ni­tud del pro­ble­ma en­ton­ces de­nun­cia­do. Esa era exac­ta­men­te la cru­da con­clu­sión de la co­mi­sión 2. Por eso, cla­ra­men­te ha­bía una do­lo­ro­sa ne­gli­gen­cia del go­bierno. Esa es la enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad del go­bierno que no quie­re asu­mir. A me­ses de ter­mi­nar su pe­río­do, ya no fue ca­paz de ha­cer las le­yes y re­es­truc­tu­ra­cio­nes, que es­ta­ban pre­sen­ta­das al Con­gre­so en la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, pe­ro que fue­ron li­te­ral­men­te eli­mi­na­das por la re­tro­ex­ca­va­do­ra.

Al fi­nal, en la po­lí­ti­ca el gran te­ma es acer­ca de las prio­ri­da­des, y pa­ra los go­bier­nos es tam­bién la ca­li­dad de ges­tión de los re­cur­sos que por de­fi­ni­ción son me­no­res al ideal. Hoy, en re­la­ción al te­ma, to­dos le echan la cul­pa a to­dos. Na­die asu­me ab­so­lu­ta­men­te nin­gún ti­po de res­pon­sa­bi­li­dad. Al fi­nal, el chi­vo ex­pia­to­rio es ca­si siem­pre el mi­nis­tro de Ha­cien­da. Pe­ro la ver­dad no es así. Las prio­ri­da­des las de­fi­ne la po­lí­ti­ca. Los ni­ños no fue­ron apo­ya­dos por­que así lo de­fi­nió el go­bierno, no el mi­nis­tro. La úni­ca pre­gun­ta del mi­nis­tro cuan­do le exi­gen más gas­to en al­gún te­ma es sim­ple: ¿a quién le re­duz­co? Las prio­ri­da­des de Ba­che­let no son las me­jo­res. El bono vi­ta­li­cio mar­zo/in­vierno cues­ta unos US$ 500 mi­llo­nes ca­da año, o sea, unos $ 325.000.000.000. Cla­ro, dan vo­tos y los ni­ños vul­ne­ra­bles no. Los 50 nue- vos par­la­men­ta­rios cues­tan va­rias de­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res al año y sim­ple­men­te no se ne­ce­si­tan. El Se­na­me sí los ne­ce­si­ta. La Pre­si­den­cia tie­ne tres avio­nes muy ca­ros; qui­zás uno es su­fi­cien­te, por­que el Se­na­me ne­ce­si­ta me­jor aten­ción. El Es­ta­do pa­ga re­cur­sos en edu­ca­ción que los pa­dres es­tán dis­pues­tos a apor­tar y que po­drían ir a esos ni­ños. Los ca­si 100.000 nue­vos fun­cio­na­rios pú­bli­cos que no se ne­ce­si­tan, sino al re­vés, son más de US$ 1.000 mi­llo­nes al año, pe­ro cla­ro, una gran par­te de esos em­pleos son pa­ra par­ti­da­rios que vo­tan. TVN pi­de $ 65.000.000.000 y par­te de su tra­ba­jo es ha­cer te­le­no­ve­las y pro­gra­mas de fa­rán­du­la. La cons­truc­ción de los hos­pi­ta­les se de­ben ha­cer en ba­se a con­ce­sio­nes, de mo­do de te­ner re­cur­sos pa­ra te­mas co­mo el Se­na­me, pe­ro la ideo­lo­gía los su­pera. El Cen­so era ab­so­lu­ta­men­te in­ne­ce­sa­rio e ideo­lo­gi­za­do; ahí se nos fue­ron unos $ 35.000.000.000 que los ni­ños ne­ce­si­ta­ban. Ba­che­let gas­ta cua­tro ve­ces lo que pro­du­ce y se en­deu­da pa­ra pa­gar gas­tos co­rrien­tes hi­po­te­can­do así el fu­tu­ro de esos ni­ños. El Es­ta­do fi­nan­cia aho­ra ge­ne­ro­sa­men­te a la po­lí­ti­ca, y és­ta aban­do­na a los ni­ños, una pa­ra­do­ja.

No so­lo los ejem­plos del de­rro­che de re­cur­sos por par­te del Es­ta­do es al­go fe­roz, sino que tam­bién hay otras prio­ri­da­des aban­do­na­das por la po­lí­ti­ca. Por ejem­plo, los vie­jos, los en­fer­mos ter­mi­na­les, las en­fer­me­da­des cos­to­sas, la si­tua­ción de las cár­ce­les, la cien­cia y tec­no­lo­gía, el de­por­te ma­si­vo, la edu­ca­ción ru­ral, la in­fra­es­truc­tu­ra, etc. El Tran­san­tia­go cues­ta unos US$ 1.000 mi­llo­nes so­lo por la inex­cu­sa­ble de­fi­cien­cia téc­ni­ca del go­bierno, y nun­ca hu­bo res­pon­sa­bles. Los ni­ños que­da­ron atrás. Las in­dem­ni­za­cio­nes de em­pre­sas es­ta­ta­les, los bo­nos ti­po Ban­coEs­ta­do, los cuo­teos po­lí­ti­cos, las de­nun­cias de irre­gu­la­ri­da­des del apa­ra­to es­ta­tal, en fin, to­do re­dun­da en las prio­ri­da­des. Los ni­ños siem­pre que­dan atrás.

Uno de cua­tro pe­sos del pro­duc­to chi­leno es gas­ta­do por el fis­co, lo que jun­to con las re­for­mas es­truc­tu­ra­les im­pro­vi­sa­das y mal di­se­ña­das, es al­go que ha de­te­rio­ra­do se­ve­ra­men­te a la eco­no­mía. El no cre­cer eco­nó­mi­ca­men­te co­mo po­dría­mos, sig­ni­fi­ca me­nos re­cur­sos pa­ra las po­lí­ti­cas so­cia­les. La res­pues­ta de la ideo­lo­gía de iz­quier­da tie­ne siem­pre una so­la so­lu­ción: su­bir los im­pues­tos, pe­ro ja­más ra­cio­na­li­zar los re­cur­sos que ya se tie­nen. Mu­chas de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas es­tán an­qui­lo­sa­das, no se ne­ce­si­tan más uni­ver­si­da­des es­ta­ta­les sino me­jo­rar las que ya hay, no se ne­ce­si­tan más mi­nis­te­rios sino me­nos, en fin. Fe­li­pe Kast fue elo­cuen­te en sus prio­ri­da­des: los ni­ños por de­lan­te. La ne­gli­gen­cia ha si­do bru­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.