Ins­ti­tu­cio­nes y con­cien­cia

La Tercera - - Correo - En­ri­que Brahm Gar­cía

Se­ñor di­rec­tor:

El axio­ma “las ins­ti­tu­cio­nes no tie­nen con­cien­cia” se ha acu­ña­do en la dis­cu­sión del pro­yec­to de ley de abor­to pa­ra obli­gar a los hos­pi­ta­les de la Igle­sia Ca­tó­li­ca a prac­ti­car­lo. Con ese axio­ma se quie­re de­cir que el sos­te­ne­dor o di­rec­tor de una ins­ti­tu­ción no pue­de opo­ner­se a que en ella se co­me­tan ac­cio­nes que su con­cien­cia con­si­de­ra un cri­men, en el ca­so del abor­to, un “cri­men abo­mi­na­ble” co­mo en­se­ña la mo­ral cris­tia­na, por­que ellos no tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad en ese he­cho.

El país es tes­ti­go de có­mo ha ope­ra­do el axio­ma: “El Se­na­me no tie­ne con­cien­cia”. Se­gún ese axio­ma nin­gu­na au­to­ri­dad es res­pon­sa­ble del mal­tra­to, cruel­dad y tor­tu­ra a ni­ños vul­ne­ra­bles, que ha cau­sa­do la muer­te de 1.313 de ellos en los ho­ga­res de­pen­dien­tes del Se­na­me. La con­cien­cia del mi­nis­tro co­rres­pon­dien­te, del di­rec­tor del Ser­vi­cio y de los di­rec­to­res de los ho­ga­res en que esos de­li­tos ocu­rren no les re­pro­cha na­da. Y co­mo la con­cien­cia no les re­pro­cha na­da, no hay reac­ción ni po­si­bi­li­dad de en­men­dar.

En los hos­pi­ta­les de la Igle­sia Ca­tó­li­ca no se pue­de prac­ti­car el abor­to, por­que tie­nen un sos­te­ne­dor y un di­rec­tor a quie­nes su con­cien­cia de­cla­ra que el abor­to es un cri­men. Tam­po­co pue­den per­mi­tir que allí se prac­ti­que la tor­tu­ra o cual­quier otro de­li­to, co­mo los que se co­me­ten a dia­rio en los ho­ga­res de­pen­dien­tes del Se­na­me. Pre­su­pues­to y, sin em­bar­go, el Le­gis­la­ti­vo, con las hon­ro­sas ex­cep­cio­nes de ape­nas tres dipu­tados y dos se­na­do­res, da la lar­ga­da a una fies­ta que re­cién co­mien­za: la crea­ción de una nue­va re­gión en Ñu­ble, si­nó­ni­mo de des­pil­fa­rro y bu­ro­cra­cia inú­til.

Es pro­ba­ble que la Pre­si­den­ta se sien­ta or­gu­llo­sa el 20 de agos­to en Chi­llán por ha­ber­le cum­pli­do a sus ha­bi­tan­tes ese “an­he­lo” que es­ta­ba en su pro­gra­ma de go­bierno. Pe­ro co­mo los re­cur­sos no son in­fi­ni­tos, de­ce­nas de mi­les de mi­llo­nes de pe­sos irán a pa­rar a los con­tra­ta­dos por es­ta nue­va agencia de em­pleos, en lu­gar de des­ti­nar­se a pro­veer los re­cur­sos adi­cio­na­les que ne­ce­si­ta el Se­na­me, a mi­les de desa­yu­nos in­fan­ti­les y a otras ne­ce­si­da­des so­cia­les que no pu­die­ron sa­tis­fa­cer­se. gran­des “re­for­mas es­truc­tu­ra­les” im­pul­sa­das por la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. El ob­je­ti­vo se­ría ter­mi­nar con el “la­ti­fun­dio”. No se ex­pro­pia­rían so­lo los cam­pos mal ex­plo­ta­dos – co­mo ha­bía si­do el ca­so ba­jo Ales­san­dri -, sino los que su­pe­raran una cier­ta ex­ten­sión, y el pa­go se ha­ría con bo­nos Co­ra, amor­ti­za­bles has­ta un pla­zo de 30 años, y so­lo re­ajus­ta­bles en par­te, en épo­cas de al­tí­si­ma in­fla­ción. Ade­más, los te­rre­nos ob­te­ni­dos por el Es­ta­do de es­ta for­ma es­quil­ma­to­ria no se en­tre­ga­rían a los cam­pe­si­nos en pro­pie­dad pri­va­da, sino so­lo co­mu­ni­ta­ria: los “asen­ta­mien­tos”. Más to­da­vía, es­te pro­ce­so se desa­rro­lla­ría en me­dio de un am­bien­te re­vo­lu­cio­na­rio y po­li­ti­za­do, mar­ca­do por la vio­len­cia: las “to­mas”. El te­rreno que­da­ba pre­pa­ra­do pa­ra el ex­pe­ri­men­to mar­xis­ta de la Uni­dad Po­pu­lar. ci­mien­to. Pe­ro el go­bierno hi­zo oí­dos sor­dos. O sim­ple­men­te no les im­por­tó.

Hoy Chi­le ba­ja en su cla­si­fi­ca­ción de ries­go, en­ca­re­cien­do la con­tra­ta­ción de cré­di­tos. Los mis­mos cré­di­tos que hoy son más ca­ros por el al­za al im­pues­to de tim­bres y es­tam­pi­llas de la re­for­ma tri­bu­ta­ria.

“Júz­guen­me por los re­sul­ta­dos” di­jo en­ton­ces Are­nas. El tiem­po lo juz­gó, pe­ro la con­de­na no fue pa­ra él en la co­mo­di­dad de la Ce­pal. La con­de­na fue pa­ra Chi­le, en es­pe­cial pa­ra la cla­se me­dia. zo­nas ur­ba­nas, co­mo en­ti­dad que tra­ba­ja en el com­ba­te de la de­lin­cuen­cia, pro­mo­ve­mos una ma­yor edu­ca­ción cí­vi­ca con el fin de que to­dos com­pren­da­mos la ló­gi­ca del pro­ce­so pe­nal y con­tri­bu­ya­mos me­dian­te pro­pues­tas con­cre­tas a su me­jo­ra­mien­to.

Es fun­da­men­tal co­mu­ni­car los re­sul­ta­dos le­ga­les exi­to­sos, es­pe­cial­men­te a de­nun­cian­tes, víc­ti­mas y tes­ti­gos, pa­ra que las per­so­nas se en­te­ren de que un de­li­to tu­vo con­se­cuen­cias y que su de­nun­cia y tes­ti­mo­nio fue­ron pri­mor­dia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.