Re­pre­sen­tan­te del Lec­tor

La Tercera - - Correo - Ri­car­do Hepp

EXISTE UN ad­ver­bio la­tino, que fi­gu­ra en el dic­cio­na­rio aca­dé­mi­co y que se em­plea de pre­fe­ren­cia en im­pre­sos y ma­nus­cri­tos, a ve­ces en­tre pa­rén­te­sis, pa­ra in­di­car que una pa­la­bra o fra­se es li­te­ral o tex­tual, aun­que pue­da ser o pa­re­cer inexac­ta o in­co­rrec­ta. Se tra­ta del tér­mino “sic”, que sig­ni­fi­ca “así”, y que pro­vie­ne de la sen­ten­cia la­ti­na “sic erat scrip­tum”: así fue es­cri­to. Tam­bién se em­plea en tex­tos de pren­sa, pe­ro mu­chos pe­rio­dis­tas evi­tan el sic por­que les re­sul­ta un tan­to os­ten­to­so.

El lec­tor Jo­sé Mi­guel To­rres se­ña­la “que cuan­do se ci­tan declaraciones tex­tua­les de un en­tre­vis­ta­do a ve­ces se trans­cri­ben erro­res y se ha­ce un mal uso del idio­ma. En ese ca­so se pue­de uti­li­zar la in­di­ca­ción ‘sic’, pa­ra que los lec­to­res se­pan que el error fue re­co­gi­do sin va­ria­cio­nes de lo que di­jo el en­tre­vis­ta­do”. Pe­ro, agre­ga que “en el ca­so del vo­ca­lis­ta de Los Te­tas, acu­sa­do de mal­tra­tos a su pa­re­ja, un te­ma que La Ter­ce­ra cu­brió con am­pli­tud, la re­dac­to­ra em­pleó en reite­ra­das oca­sio­nes el tér­mino ‘in­frin­gi­do’ (’se ha au­to-in­frin­gi­do he­ri­das’ o ‘(...) la re­co­no­ci­da ac­triz ase­gu­ró que en una opor­tu­ni­dad de­bió lla­mar a Ca­ra­bi­ne­ros pa­ra que se lle­va­ra a la ex pa­re­ja de Ca­mi­lo Cas­tal­di, Va­len­ti­na Hen­rí­quez, por­que es­ta­ba muy al­te­ra­da e in­frin­gién­do­se da­ño (...)’”. El lec­tor con­clu­ye que “una vez es su­fi­cien­te, pe­ro la reite­ra­ción de­no­ta el des­co­no­ci­mien­to del ver­bo”.

Cier­to, en los tex­tos que ci­ta el lec­tor no pue­de ayu­dar el ad­ver­bio sic. La cons­tan­te re­pe­ti­ción del ver­bo re­ve­la que quien re­dac­tó el tex­to no se per­ca­tó del error. Se tra­ta de dos ver­bos dis­tin­tos: in­frin­gir e in­fli­gir. El pri­me­ro, in­frin­gir, es un ver­bo tran­si­ti­vo que se usa cuan­do al­guien no cum­ple la ley, una nor­ma o un pac­to. Por ejem­plo: “la pro­pues­ta se re­cha­zó por­que in­frin­gía las nor­mas éti­cas”. Que­bran­tar es un si­nó­ni­mo que se pue­de uti­li­zar.

In­fli­gir, en cam­bio, que tam­bién es un ver­bo tran­si­ti­vo, se em­plea cuan­do al­guien cau­sa o pro­du­ce un da­ño, a sí mis­mo o al pró­ji­mo. Y, des­de lue­go, cuan­do uno mis­mo se in­fli­ge he­ri­das, se pue­de de­cir “au­to­in­fli­gir­se”, pe­ro en una so­la pa­la­bra, sin es­pa­cio in­ter­me­dio ni guion.

Ade­más, el da­ño cau­sa­do pue­de no re­fe­rir­se tan so­lo a he­ri­das o le­sio­nes. Tam­bién se ocu­pa en otros ám­bi­tos, co­mo en el fút­bol: “la ro­ja in­fli­gió una con­tun­den­te de­rro­ta a Mé­xi­co”.

¡Ay!, las nor­mas

El lec­tor Al­ber­to R. Aris­te Hi­dal­go trae a co­la­ción el laís­mo y, por ex­ten­sión, el leís­mo y el loís­mo. La gra­má­ti­ca es­pa­ño­la nos di­ce có­mo uti­li­zar los pro­nom­bres “la”, “le” y “lo” y sus plu­ra­les, pe­ro a me­nu­do ol­vi­da­mos la nor­ma sin que na­die se son­ro­je. Un ca­so fre­cuen­te es la au­sen­cia de con­cor­dan­cia, por­que el pro­nom­bre “le” de­be ir en plu­ral si el com­ple­men­to al que se re­fie­re tam­bién es plu­ral, co­mo “yo no les voy a de­cir a los ami­gos lo que de­ben leer”.

El co­rres­pon­sal di­ce que en El De­por­ti­vo de La Ter­ce­ra, del 26 de ju­nio, se lee en por­ta­da: “La Ro­ja se con­fía an­te Aus­tra­lia y lo pa­ga con un em­pa­te que le ba­ja al se­gun­do lu­gar y le con­de­na a me­dir­se a Por­tu­gal, el miér­co­les, en se­mi­fi­na­les”. Lue­go, ofre­ce un acer­ta­do aná­li­sis gra­ma­ti­cal, que re­ve­la los erro­res.

Han pa­sa­do los días des­de que en­vió la car­ta, pe­ro res­ca­to un de­seo que ex­pre­só al pie: “¡pue­da ser que ga­ne­mos!”...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.