“La pri­ma­ria de­mos­tró la po­si­bi­li­dad de que Pi­ñe­ra ga­ne en pri­me­ra vuel­ta”

► La se­na­do­ra afir­ma que la gen­te vo­tó ma­si­va­men­te por­que no quie­re una iz­quier­di­za­ción. Ade­más, fi­ja co­mo desafío pa­ra la coa­li­ción con­se­guir ese triun­fo. ► Con­si­de­ra ló­gi­co que el can­di­da­to va­ya a con­quis­tar a un “cen­tro que no es ideo­ló­gi­co”, aun­que en

La Tercera - - Política - Pau­la Va­len­zue­la

La se­na­do­ra Jac­que­li­ne van Rys­sel­berg­he no es­pe­ra­ba una vo­ta­ción tan ma­si­va en la pa­sa­da elec­ción pri­ma­ria. Eso, di­ce, con­lle­va a rea­li­zar va­rios aná­li­sis de ca­ra a la elec­ción de no­viem­bre; uno de ellos, la po­si­bi­li­dad de que Se­bas­tián Pi­ñe­ra pue­da triun­far en pri­me­ra vuel­ta. En es­ta en­tre­vis­ta, la pre­si­den­ta de la UDI re­mar­ca que el rol de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de­be es­tar muy di­fe­ren­cia­do de la la­bor de la cam­pa­ña. Pe­ro -en­fa­ti­za- su in­te­gra­ción al co­man­do es cla­ve pa­ra que “el ci­clo po­lí­ti­co de cam­bio” real­men­te se con­cre­te. “Se ne­ce­si­tan más de cua­tro años pa­ra po­ner nue­va­men­te a Chi­le en la sen­da del pro­gre­so”, se­ña­la.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra di­jo que su can­di­da­tu­ra iba a pro­yec­tar­se ha­cia el mundo del cen­tro. ¿Qué opi­na?

Me pa­re­ce ló­gi­co e in­dis­pen­sa­ble. Se­bas­tián Pi­ñe­ra se va a en­fren­tar a dos can­di­da­tos de iz­quier­da, una más du­ra que la otra; por lo tan­to, el cen­tro hoy es­tá huér­fano de li­de­raz­go, por eso es ra­zo­na­ble que Se­bas­tián Pi­ñe­ra tra­te de cap­tar ese va­cío pa­ra po­der ga­nar en pri­me­ra vuel­ta.

¿Có­mo es ese cen­tro al que de­be acer­car­se Se­bas­tián Pi­ñe­ra?

Es­te no es un cen­tro ideo­ló­gi­co, sino más bien un cen­tro so­cial al que se hi­zo re­fe­ren­cia en al­gún mi­nu­to. Es gen­te que tie­ne ne­ce­si­da­des que son co­mu­nes y ma­yo­ri­ta­rias, que hoy no es­tán sien­do sa­tis­fe­chas por el pro­yec­to po­lí­ti­co de la Nue­va Ma­yo­ría. Ese cen­tro, al no ser ideo­ló­gi­co, pue­de ser re­pre­sen­ta­do por cual­quie­ra de los par­ti­dos. No­so­tros sen­ti­mos que po­de­mos re­pre­sen­tar muy bien a ese cen­tro que es­tá bá­si­ca­men­te cons­trui­do en la cla­se me­dia.

¿Có­mo se atrae a ese cen­tro sin de­jar la de­re­cha?

Al no ser un cen­tro ideo­ló­gi­co, uno de­be plan­tear las ideas con cla­ri­dad que pue­dan ha­cer que las ne­ce­si­da­fun­da des de las per­so­nas sean sa­tis­fe­chas, co­mo por ejem­plo las de li­ber­tad, de de­ci­dir en qué co­le­gio quie­ro edu­car a mis hi­jos. Hoy ese cen­tro que tra­di­cio­nal­men­te creían las con­sig­nas de la Nue­va Ma­yo­ría ya no creen en el ca­mino que pro­po­ne la iz­quier­da, por­que no les aco­mo­da ni les ter­mi­na dan­do los re­sul­ta­dos que es­pe­ran. No­so­tros sí te­ne­mos esas res­pues­tas.

¿Se­bas­tián Pi­ñe­ra no aban­do­na en­ton­ces la de­re­cha?

To­do lo con­tra­rio. Hay que ser cla­ro en di­fe­ren­ciar­se de la Nue­va Ma­yo­ría. Si hay un 70% u 80% de re­cha­zo de la Nue­va Ma­yo­ría, hay que es­ta­ble­cer cla­ra­men­te por qué a la gen­te no le gus­ta lo que ellos es­tán ha­cien­do.

¿Qué rol tie­ne la UDI pa­ra ir a con­quis­tar a la gen­te del cen­tro?

Los par­ti­dos tie­nen que ser un agen­te de tra­ba­jo y no de con­flic­to. Tie­nen que ayu­dar a que las co­sas se cons­tru­yan. No­so­tros cree­mos que Se­bas­tián Pi­ñe­ra de­be ins­ta­lar pro­pues­tas ciu­da­da­nas, ir al cen­tro, y te­ne­mos que ayu­dar a que eso se di- a tra­vés de nues­tras candidaturas par­la­men­ta­rias. Ca­da can­di­da­to de­be ser por­ta­voz del men­sa­je de nues­tro can­di­da­to pre­si­den­cial.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra di­jo que no es un hom­bre de ex­tre­mos. ¿Cree eso?

Sí. Pi­ñe­ra es un hom­bre in­te­li­gen­te, y la gen­te in­te­li­gen­te tie­ne po­si­cio­nes que con­sen­sua con dis­tin­tos pun­tos de vis­ta. Al­guien ex­tre­mo es al­guien in­ca­paz de adap­tar­se, in­ca­paz de ce­der ni de lle­gar a acuer­dos.

¿La cam­pa­ña de Se­bas­tián Pi­ñe­ra se de­re­chi­zó en al­gún mo­men­to?

La cam­pa­ña tie­ne que tra­tar de con­quis­tar el 50+1 de los vo­tos. Es­to no es rí­gi­do, es di­ná­mi­co y se va a ir eva­luan­do pa­ra ver có­mo van ca­yen­do los men­sa­jes. Yo lo que sí ten­go cla­ro es que so­mos muy dis­tin­tos a la Nue­va Ma­yo­ría y eso no pa­sa por de­re­chi­zar o no de­re­chi­zar. Yo sí com­par­to en que hay que plan­tear te­mas más ciu­da­da­nos que po­lí­ti­cos. Si bien la po­lí­ti­ca es ne­ce­sa­ria pa­ra desa­rro­llar un país, la gen­te no se sien­te iden­ti­fi­ca­da con la po­lí­ti­ca, no la ho­mo­lo­ga a los pro­ble­mas co­ti­dia­nos. Hay que con­cre­tar co­sas pa­ra que la gen­te se dé cuen­ta de que no da lo mis­mo quién go­bier­ne.

¿Us­ted, que es con­si­de­ra­da del ala más con­ser­va­do­ra de la UDI, se con­si­de­ra de ex­tre­ma de­re­cha?

No. Yo creo que el de­fen­der la fa­mi­lia, el te­ner la cer­te­za de que la vi­da co­mien­za des­de el mo­men­to de la con­cep­ción, el creer que lo me­jor pa­ra los ni­ños -aun­que no lo úni­co bueno- es po­der con­tar con un ho­gar en don­de lo pue­dan criar en un am­bien­te de amor un pa­pá y una ma­má te ha­ce ser una per­so­na que cree en eso, y no por eso de ex­tre­ma de­re­cha. Sí ten­go ideas de de­re­cha, por­que es­toy con­ven­ci­da de que en la ma­ne­ra pa­ra sa­car ade­lan­te el país se re­quie­re del em­pren­di­mien­to, que el Es­ta­do tie­ne que ser un en­te que fis­ca­li­za a los pri­va­dos, que tie­ne que ac­tuar con mano aco­ge­do­ra en aque­llos lu­ga­res don­de los pri­va­dos no es­tán dis­pues­tos a ac­tuar.

Po­cos sa­len a de­fen­der a quie­nes es­tán pre­sos en Pun­ta Peu­co, pe­ro us­ted sí lo ha­ce cons­tan­te­men­te.

Eso no tie­ne que ver con la po­si­ción po­lí­ti­ca sino que con la cohe­ren­cia. Me lla­ma mu­cho la aten­ción que hoy ha­ya per­so­nas cer­ca­nas a po­si­cio­nes de la Nue­va Ma­yo­ría que pien­san lo mis­mo.

Di­ce que hay que plan­tear te­mas ciu­da­da­nos y no po­lí­ti­cos. ¿Pun­ta Peu­co es un te­ma ciu­da­dano?

Hay que di­fe­ren­ciar ro­les. Cuan­do di­go te­mas ciu­da­da­nos, me re­fie­ro al can­di­da­to pre­si­den­cial, a Se­bas­tián Pi­ñe­ra. La gen­te tie­ne que ver en él la so­lu­ción de sus pro­ble­mas que son co­ti­dia­nos. Pe­ro los par­ti­dos tie­nen un rol dis­tin­to, que es ser guar­dia­nes del te­ma con­cep­tual. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de de­fen­der nues­tras ideas, por lo que si cree­mos que en el go­bierno mi­li­tar hu­bo per­so­nas que vio­la­ron los de­re­chos hu­ma­nos, sí, lo cree­mos y lo con­de­na­mos, pe­ro al mis­mo tiem­po pen­sa­mos que no to­do el mundo que par­ti­ci­pó en el go­bierno mi­li­tar es cul­pa­ble de aque­llos ex­ce­sos que se co­me­tie­ron. Hoy, cuan­do hay una per­so­na ex ca­bo de Ca­ra­bi­ne­ros, de 84 años y que tie­ne una en­fer­me­dad ter­mi­nal, es ra­zo­na­ble que pue­da ter­mi­nar la pe­na en su ho­gar. Co­mo par­ti­do te­ne­mos la obli­ga­ción de plan­tear­lo, por­que no es jus­to que hoy se le tra­te así a esa per­so­na.

¿Sien­te la ne­ce­si­dad de res­pon­der a un sec­tor del par­ti­do o a un ni­cho co­mo lo es “la fa­mi­lia mi­li­tar”?

Uno de­be ser cohe­ren­te. La UDI es un par­ti­do que fue fun­da­do por Jai­me Guz­mán y uno no pue­de re­ne­gar de eso. Hay mu­chas per­so­nas en la UDI que tra­ba­ja­ron en el go­bierno mi­li­tar y que son ca­pa­ces de re­co­no­cer los ex­ce­sos que hu­bo, pe­ro a la vez son ca­pa­ces de re­co­no­cer que el go­bierno de Pi­no­chet sur­gió fru­to de una cri­sis po­lí­ti­ca por la inope­ran­cia de los po­lí­ti­cos de la épo­ca y que, fi­nal­men­te, fue un go­bierno que cam­bió el eje del desa­rro­llo del país.

“El cen­tro es­tá huér­fano de li­de­raz­go, por eso es ra­zo­na­ble que Pi­ñe­ra tra­te de cap­tar ese va­cío pa­ra ga­nar en pri­me­ra vuel­ta”.

“La cam­pa­ña par­la­men­ta­ria es una opor­tu­ni­dad pa­ra re­fres­car la ima­gen UDI. Hay que me­jo­rar la for­ma de co­mu­ni­car lo que so­mos”.

“Pi­ñe­ra tie­ne el con­ven­ci­mien­to de que los par­ti­dos tie­nen que es­tar in­cor­po­ra­dos, y no so­lo en la cam­pa­ña sino en el go­bierno”.

En su cam­pa­ña a la pre­si­den­cia de la UDI se dis­cu­tió so­bre si de­cir “dic­ta­du­ra” o “go­bierno mi­li­tar”. Su con­ten­dor, Jai­me Be­llo­lio, de­cía “dic­ta­du­ra”...

No fue una dic­ta­du­ra, fue un go­bierno au­to­ri­ta­rio. Yo no co­noz­co nin­gu­na dic­ta­du­ra que ha­ya en­tre­ga­do el po­der de­mo­crá­ti­ca­men­te. Que fue más lar­go... pue­de ser, pe­ro hu­bo una elec­ción de­mo­crá­ti­ca que res­pe­tó el re­sul­ta­do. ¿Fue un go­bierno de­mo­crá­ti­co tí­pi­co? No. ¿Fue una dic­ta­du­ra? No.

¿La vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos no ca­be en el con­cep­to de dic­ta­du­ra?

Ca­be per­fec­ta­men­te bien en lo que es un go­bierno au­to­ri­ta­rio. Res­pe­to las dis­tin­tas vi­sio­nes, pe­ro in­sis­to que hay que re­co­no­cer que una dic­ta­du­ra no en­tre­ga pa­cí­fi­ca­men­te el po­der a tra­vés de una elec­ción, lo que no ami­no­ra en na­da el he­cho de que se co­me­tie­ran ex­ce­sos.

Que Pi­ñe­ra di­ga que va a ir con­quis-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.