¿Qué tan di­fí­cil es “re­edu­car” a un agre­sor?

[VIO­LEN­CIA] En to­do el país exis­ten 15 cen­tros des­ti­na­dos a tra­tar a hom­bres vio­len­tos. Ex­per­tos ana­li­zan la efi­ca­cia de es­tos pro­gra­mas y cri­ti­can fal­ta de vi­gi­lan­cia. De los 2.286 hom­bres que in­gre­sa­ron en­tre 2015 y 2016, so­lo 262 egre­sa­ron.

La Tercera - - Nacional - Por P. Yé­ve­nes y K. Gon­zá­lez

“Si al­gu­na vez hu­bo al­gún ac­ci­den­te fí­si­co fue por­que yo mis­mo no per­mi­tí que ella se hi­cie­ra da­ño. Por ejem­plo, tra­tar de ba­jar­la de la ven­ta­na cuan­do se tra­tó de ti­rar del edi­fi­cio y yo la tra­té de ba­jar. Ob­vio que hay que uti­li­zar un po­co de fuer­za, pe­ro ja­más la he gol­pea­do”. Esa fue la de­fen­sa de Ca­mi­lo Cas­tal­di de la ban­da Los Te­tas an­te las acu­sa­cio­nes de agre­sión fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca de su pa­re­ja, Va­len­ti­na Hen­rí­quez.

Se­gún los ex­per­tos, no re­co­no­cer los he­chos de vio­len­cia es al­go co­mún en­tre los agre­so­res. Aun­que tam­bién exis­ten ca­sos de quie­nes asu­men la cul­pa y de­ci­den bus­car ayu­da, y un ter­cer gru­po que es obli­ga­do por la Jus­ti­cia a ha­cer­lo. Pa­ra to­dos ellos exis­ten 15 cen­tros de Hom­bres por una Vi­da sin Vio­len­cia (Hep­va), que fue­ron im­ple­men­ta­dos en 2011 por el Ser­vi­cio Nacional de la Mu­jer y Equi­dad de Gé­ne­ro (Ser­na­meg), y que ac­tual­men­te se en­cuen­tran pre­sen­tes en to­das las re­gio­nes del país.

El pro­gra­ma fue di­se­ña­do por el psi­có­lo­go Ati­lio Mac­chia­ve­llo, ex en­car­ga­do de los cen­tros, quien ex­pli­có que uno de los cri­te­rios más im­por­tan­tes es re­co­no­cer que “la vio­len­cia es un pro­ble­ma de abu­so de po­der. No es un te­ma de des­con­trol de im­pul­sos, por­que hay de­trás un te­ma de de­sigual­dad his­tó­ri­ca de equi­dad en­tre hom­bres y mu­je­res que se ex­pre­sa en la so­cie­dad, en la fa­mi­lia y las pa­re­jas de cual­quier ti­po”.

Agre­gó que en las te­ra­pias se bus­ca “re­edu­car” a los agre­so­res, quie­nes pri­me­ro pa­san por una fa­se de en­tre­vis­tas in­di­vi­dua­les, pa­ra lue­go in­gre­sar al tra­ba­jo gru­pal. Sin em­bar­go, no to­dos en­tran, pues de­ben cum­plir con cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: no pa­de­cer pro­ble­mas de sa­lud men­tal, dro­ga­dic­ción o al­coho­lis­mo.

Ru­bén Are­nas, ac­tual en­car­ga­do de Hep­va a ni­vel nacional, ex­pli­có que en esos ca­sos “no se­ría su pro­ble­ma prin­ci­pal la vio­len­cia, se­ría otro ti­po de pa­to­lo­gía que no te­ne­mos ca­pa­ci­dad pa­ra aten­der”. Aña­dió que si el agre­sor es con­si­de­ra­do ap­to pa­ra el tra­ta­mien­to, pue­de fir­mar un con­tra­to que pac­ta su par­ti­ci­pa­ción, que du­ra cer­ca de un año, de­pen­dien­do de ca­da ca­so.

Dé­fi­cit de egre­sa­dos

Uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que se han pre­sen­ta­do con los cen­tros Hep­va es la ba­ja can­ti­dad de hom­bres que ter­mi­nan el pro­gra­ma. De los 2.285 que in­gre­sa­ron en­tre 2015 y 2016, so­lo 262 egre­sa­ron en el mis­mo pe­rio­do.

Pa­ra Mac­chia­ve­llo, lo an­te­rior se re­la­cio­na con que “no hay un con­trol ju­di­cial que en­cua­dre a los hom­bres, que los aprie­te y dé ca­rác­ter de san­ción y obli­ga­to­rie­dad a la asis­ten­cia, por­que las me­di­das al­ter­na­ti­vas son un be­ne­fi­cio”. Ex­pli­có que “el hom­bre que­da en una sen­sa­ción de im­pu­ni­dad”.

Se­gún da­tos in­ter­nos de los cen­tros, un 30,9% in­gre­só de ma­ne­ra es­pon­tá­nea, un 60% de­ri­va­do del sis­te­ma ju­di­cial y 7,5% de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.