El pro­gra­ma Hom­bres por una Vi­da sin Vio­len­cia (Hep­va) par­tió en 2011.

La Tercera - - Na­cio­nal -

otras ins­ti­tu­cio­nes co­mo Ser­na­meg o Ca­ra­bi­ne­ros.

So­bre la re­in­ci­den­cia, Are­nas ex­pli­có que es al­go di­fí­cil de me­dir, pues “hay vio­len­cias que se ex­tin­guen, pe­ro hay otras que va a cos­tar mu­cho más tiem­po erra­di­car, co­mo es es­ta na­tu­ra­li­za­ción de que la mu­jer es­tá al ser­vi­cio del va­rón, o que no­so­tros so­mos más fuer­tes que las mu­je­res, o que te­ne­mos cier­ta ca­pa­ci­dad de li­de­rar más allá de ellas”.

El pro­gra­ma contempla que si se su­pe­ran to­das las eta­pas, con­ti­núa un pro­ce­so de se­gui­mien­to, que de­pen­dien­do de ca­da ca­so pue­de du­rar un año. “Otra no­ve­dad im­por­tan­te de nuestro tra­ba­jo con va­ro­nes es que no so­la­men­te su tes­ti­mo­nio cuen­ta, sino que es­tá muy pre­sen­te –in­clu­so co­mo con­di­ción pa­ra el in­gre­so a es­tos pro­ce­sos- el tes­ti­mo­nio de las víc­ti­mas, por­que en nuestro pro­ce­so de eva­lua­ción de la vio­len­cia del hom­bre, so­bre su fre­cuen­cia, pro­fun­di­dad, gra­ve­dad, so­li­ci­ta­mos un re­por­te de vio­len­cia de la mu­jer”.

Are­nas afir­mó que es­te re­por­te se con­si­gue a tra­vés de los Cen­tros de la Mu­jer y con la in­for­ma­ción que los agre­so­res en­tre­gan so­bre sus pa­re­jas o ex pa­re­jas. “Más del 98% ja­más se ha ne­ga­do a dar los da­tos de la per­so­na agre­di­da”, di­jo.

Li­mi­ta­cio­nes

Pa­ra Car­men An­dra­de, di­rec­to­ra de la ofi­ci­na de Gé­ne­ro e Igual­dad de Opor­tu­ni­da­des de la U. de Chi­le, y ex mi­nis­tra del Ser­nam, “la vio­len­cia de gé­ne­ro hay que abor­dar­la con me­di­das mu­cho más in­te­gra­les. Es­ta es una que com­ple­men­ta otras mu­chas”. Ade­más sos­tu­vo que “los es­tu­dios in­ter­na­cio­na­les mues­tran que han te­ni­do bue­nos resultados, pe­ro tie­nen li­mi­ta­cio­nes”.

La abo­ga­da de la Red Chi­le­na Con­tra la Vio­len­cia ha­cia la Mu­jer, Lo­re­na As­tu­di­llo, com­ple­men­tó que “si alguien tie­ne que ir obli­ga­do a al­go y no tie­ne la con­vic­ción de que lo es­tá haciendo es­tá bien, es muy di­fí­cil que ten­ga al­gún efec­to so­bre la con­duc­ta de la per­so­na”.

Afir­mó que la no vi­gi­lan­cia ge­ne­ra im­pu­ni­dad. “Pre­ten­der que una te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca cam­bie la cul­tu­ra de una per­so­na que es­tá obli­ga­da a asis­tir a es­ta te­ra­pia tien­de a pa­to­lo­gi­zar la agre­sión ha­cia las mu­je­res”.b

FO­TO: MARIO TE­LLEZ

►► Cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de agre­so­res en Es­ta­ción Cen­tral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.