¿In­dul­tar a Fu­ji­mo­ri?

Mi im­pre­sión per­so­nal es que Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki es un de­mó­cra­ta ca­bal y una per­so­na de­ma­sia­do de­cen­te pa­ra co­me­ter un desafue­ro tan in­sen­sa­to co­mo se­ría el sa­car de la cár­cel al ex man­da­ta­rio pe­ruano.

La Tercera - - Mundo -

Las con­ver­sa­cio­nes pri­va­das no de­ben con­ver­tir­se en pú­bli­cas y, por des­gra­cia, la que tu­ve con el pre­si­den­te del Pe­rú Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki du­ran­te su re­cien­te vi­si­ta a Es­pa­ña ha si­do ob­je­to de ru­mo­res y es­pe­cu­la­cio­nes que no siem­pre co­rres­pon­den a la ver­dad. Por eso au­to­ri­cé a mi hi­jo Ál­va­ro pa­ra que, en una en­tre­vis­ta en El Co­mer­cio, re­pro­du­je­ra lo que le di­je al man­da­ta­rio res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de que in­dul­ta­ra a Fu­ji­mo­ri.

Nun­ca me in­di­có que tu­vie­ra la me­nor in­ten­ción de ha­cer­lo; só­lo que, co­mo le lle­ga­ban nu­me­ro­sas car­tas y do­cu­men­tos pi­dien­do el in­dul­to por ra­zo­nes de sa­lud, ha­bía en­tre­ga­do to­do ese ma­te­rial a tres mé­di­cos a fin de que le in­for­ma­ran so­bre el es­ta­do del reo. Mi im­pre­sión per­so­nal es que Kuczyns­ki es un de­mó­cra­ta ca­bal y una per­so­na de­ma­sia­do de­cen­te pa­ra co­me­ter un desafue­ro tan in­sen­sa­to co­mo se­ría el sa­car de la cár­cel y de­vol­ver a la vi­da po­lí­ti­ca a un ex man­da­ta­rio que, ha­bien­do si­do ele­gi­do en unas elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas, dio un gol­pe de Es­ta­do ins­ta­lan­do una de las dic­ta­du­ras más co­rrup­tas de la his­to­ria del Pe­rú. Y echan­do por tie­rra la sen­ten­cia de un tri­bu­nal ci­vil que en un jui­cio abier­to, con ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les y de ma­ne­ra im­pe­ca­ble, con­de­nó al ex­dic­ta­dor por sus crí­me­nes a pa­sar un cuar­to de si­glo en­tre re­jas.

Ese jui­cio no tie­ne pre­ce­den­tes en la his­to­ria pe­rua­na. Nues­tros dic­ta­do­res o mo­rían en la ca­ma, sin ha­ber de­vuel­to un cen­ta­vo de to­do lo que ro­ba­ban, o eran ase­si­na­dos, co­mo Sán­chez Ce­rro. Al­gu­nos, co­mo Le­guía, mu­rie­ron en la cár­cel, sin ha­ber si­do juz­ga­dos. Pe­ro, en es­te sen­ti­do, el jui­cio de Fu­ji­mo­ri fue ejem­plar. Lo juz­gó un tri­bu­nal ci­vil, dán­do­le to­das las ga­ran­tías pa­ra que ejer­ci­ta­ra su de­re­cho de de­fen­sa, y, pe­se a to­das las cam­pa­ñas mi­llo­na­rias de sus par­ti­da­rios, nin­gu­na ins­tan­cia ju­rí­di­ca o po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal ha ob­je­ta­do el desa­rro­llo del pro­ce­so ni a los ma­gis­tra­dos que lo sen­ten­cia­ron.

Por otra par­te, él no ha ma­ni­fes­ta­do ja­más arre­pen­ti­mien­to al­guno por los ase­si­na­tos, se­cues­tros y tor­tu­ras que or­de­nó y que se per­pe­tra­ron du­ran­te su dic­ta­du­ra, y tam­po­co ha de­vuel­to un so­lo cen­ta­vo de los va­rios mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que sa­có al ex­tran­je­ro de ma­ne­ra de­lic­tuo­sa du­ran­te su go­bierno. (Los úni­cos 150 mi­llo­nes de dó­la­res que ha re­cu­pe­ra­do el Pe­rú de los cuan­tio­sos ro­bos de aque­llos años los de­vol­vió Sui­za, de una cuen­ta co­rrien­te que ha­bía abier­to Vla­di­mi­ro Mon­te­si­nos, el cóm­pli­ce prin­ci­pal de Fu­ji­mo­ri). Su li­be­ra­ción se­ría un ac­to ile­gal fla­gran­te, co­mo ha afir­ma­do en The New York Ti­mes Al­ber­to Ver­ga­ra, te­nien­do en cuen­ta que to­da­vía no ha si­do juz­ga­do por otra de las ma­tan­zas del Gru­po Co­li­na, rea­li­za­da en Pa­ti­vil­ca en 1992. Se­ría una “abe­rra­ción ju­rí­di­ca que per­do­na­se a Fu­ji­mo­ri ha­cia el fu­tu­ro, por crí­me­nes to­da­vía no pro­ce­sa­dos”.

No só­lo se­ría una ile­ga­li­dad; tam­bién, una trai­ción a los elec­to­res que lo lle­va­mos al po­der y a las fa­mi­lias de las víc­ti­mas de los ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes, a quie­nes pro- me­tió fir­me­men­te que no li­be­ra­ría al ex dic­ta­dor. No nos en­ga­ñe­mos. La ex­tra­or­di­na­ria mo­vi­li­za­ción en­tre la pri­me­ra y la se­gun­da vuel­ta que per­mi­tió el triun­fo de Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki se de­bió en gran par­te al te­mor de una ma­yo­ría del pue­blo pe­ruano de que el fu­ji­mo­ris­mo vol­vie­ra al po­der con Kei­ko, la hi­ja del con­de­na­do. El vo­to de la iz­quier­da, de­ci­si­va pa­ra esa vic­to­ria, ja­más se hu­bie­ra vol­ca­do ma­si­va­men­te a dar­le el triun­fo si hu­bie­ra ima­gi­na­do que iba a de­vol­ver a la vi­da pú­bli­ca pe­rua­na a uno de los peo­res dic­ta­do­res de nues­tra his­to­ria.

Hay quie­nes pien­san que el in­dul­to ablan­da­ría al Par­la­men­to que, has­ta aho­ra, ade­más de tum­bar va­rios mi­nis­tros del Go­bierno, ha pa­ra­li­za­do la ac­ción gu­ber­na­men­tal obs­tru­yen­do de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca las ini­cia­ti­vas del Eje­cu­ti­vo pa­ra ma­te­ria­li­zar su pro­gra­ma, in­tro­du­cien­do re­for­mas eco­nó- mi­cas y so­cia­les que di­na­mi­za­ran la eco­no­mía y ex­ten­die­ran la ayu­da a las fa­mi­lias de me­no­res in­gre­sos. Quie­nes pien­san así, se equi­vo­can ga­rra­fal­men­te. No se apla­ca a un ti­gre echán­do­le cor­de­ros; por el con­tra­rio, se re­co­no­ce su po­der y se lo es­ti­mu­la a que pro­si­ga su la­bor de­pre­da­do­ra. Fue una equi­vo­ca­ción no ha­ber en­fren­ta­do con más fir­me­za des­de un prin­ci­pio la irres­pon­sa­ble opo­si­ción del fu­ji­mo­ris­mo en el Con­gre­so; pe­ro, al me­nos, ha ser­vi­do pa­ra mos­trar a la opi­nión pú­bli­ca la in­di­gen­cia in­te­lec­tual y la ca­ta­du­ra mo­ral de quie­nes, des­de las cu­ru­les par­la­men­ta­rias, es­tán dis­pues­tos a im­pe­dir la go­ber­na­bi­li­dad del país, aun­que sea hun­dién­do­lo, pa­ra que fra­ca­se el Go­bierno al que de­tes­tan por ha­ber­los de­rro­ta­do en aque­lla se­gun­da vuel­ta que ya fes­te­ja­ban co­mo su­ya.

La dic­ta­du­ra es siem­pre el mal ab­so­lu­to, el ré­gi­men que des­tru­ye no só­lo la eco­no­mía, sino tam­bién la vi­da po­lí­ti­ca, cul­tu­ral y las ins­ti­tu­cio­nes de un país. Las la­cras que de­ja per­du­ran cuan­do se res­ta­ble­ce la de­mo­cra­cia y mu­chas ve­ces son tan mor­tí­fe­ras que im­pi­den la re­ge­ne­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal y cí­vi­ca. La gran tra­ge­dia de Amé­ri­ca La­ti­na en su vi­da in­de­pen­dien­te han si­do las dic­ta­du­ras que se su­ce­dían man­te­nién­do­nos en el sub­de­sa­rro­llo y la bar­ba­rie pe­se a los es­fuer­zos de­ses­pe­ra­dos de unas mi­no­rías em­pe­ña­das en de­fen­der las op­cio­nes de­mo­crá­ti­cas.

Des­de que ca­yó la dic­ta­du­ra fu­ji­mo­ris­ta, en el año 2000, el Pe­rú vi­ve un pe­río­do de­mo­crá­ti­co que ha re­du­ci­do la vio­len­cia e im­pul­sa­do su eco­no­mía de ma­ne­ra no­ta­ble al ex­tre­mo de que su ima­gen in­ter­na­cio­nal, en es­tos úl­ti­mos años, ha si­do la de un país mo­de­lo que atraía in­ver­sio­nes y pa­re­cía un ejem­plo a se­guir por los paí­ses del ter­cer mundo que as­pi­ran a de­jar atrás el sub­de­sa­rro­llo. El in­dul­to a Fu­ji­mo­ri echa­ría por los sue­los es­ta ima­gen y nos re­tro­ce­de­ría otra vez a la con­di­ción de re­pú­bli­ca ba­na­ne­ra.

Es ver­dad que, gra­cias a las re­ve­la­cio­nes y de­nun­cias de Ode­brecht, la ges­tión de al­gu­nos de los ex­pre­si­den­tes de la de­mo­cra­cia, co­mo To­le­do, pri­me­ro, y aho­ra Hu­ma­la, se ha vis­to em­pa­ña­da con acu­sa­cio­nes de ma­los ma­ne­jos, co­rrup­ción y trá­fi­cos ilí­ci­tos. En bue­na ho­ra: que to­do aque­llo se ven­ti­le has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias y, si ha ha­bi­do efec­ti­va­men­te de­li­to, que los de­lin­cuen­tes va­yan a la cár­cel. Esas co­sas las per­mi­te la de­mo­cra­cia, un sis­te­ma que no li­bra a los paí­ses de pi­llos, pe­ro per­mi­te que sus pi­lle­rías sean de­nun­cia­das y cas­ti­ga­das. La de­mo­cra­cia no ga­ran­ti­za que se eli­ja siem­pre a los me­jo­res, y, a ve­ces, los elec­to­res se equi­vo­can eli­gien­do la peor op­ción. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de una dic­ta­du­ra, una de­mo­cra­cia, sis­te­ma fle­xi­ble y abier­to, pue­de co­rre­gir sus erro­resy per­fec­cio­nar­se gra­cias a la li­ber­tad. Fu­ji­mo­ri, que lle­gó al po­der, arra­só con to­das las li­ber­ta­des y con ese sis­te­ma de­mo­crá­ti­co que le ha­bía per­mi­ti­do al­can­zar la más al­ta ma­gis­tra­tu­ra. No es por ese cri­men ma­yúscu­lo por el que es­tá en la cár­cel, sino por­que, ade­más de ha­ber aca­ba­do con nues­tra pre­ca­ria de­mo­cra­cia, se de­di­có a ro­bar de la ma­ne­ra más des­ca­ra­da, y a ase­si­nar, tor­tu­rar y se­cues­trar con más ale­vo­sía que los peo­res dic­ta­do­res que ha pa­de­ci­do el Pe­rú. No pue­de ni de­be ser in­dul­ta­do.

Fu­ji­mo­ri no ha ma­ni­fes­ta­do ja­más arre­pen­ti­mien­to por los

ase­si­na­tos, se­cues­tros y tor­tu­ras que or­de­nó ni ha de­vuel­to un so­lo cen­ta­vo de los mi­llo­nes que sa­có al ex­tran­je­ro.

Hay quie­nes pien­san que el

in­dul­to ablan­da­ría al Par­la­men­to que, has­ta aho­ra,

ha tum­ba­do a va­rios mi­nis­tros. Quie­nes pien­san así

se equi­vo­can ga­rra­fal­men­te.

FOTO: REUTERS

►► El ex pre­si­den­te pe­ruano Al­ber­to Fu­ji­mo­ri du­ran­te una com­pa­re­cen­cia a la cor­te en 2013.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.