El de­but de Abreu: en­tre aren­gas y afec­tos

►Su se­ño­ra y sus hi­jos lo acom­pa­ña­ron en Puer­to Montt. Ju­gó 90’ en la igual­dad an­te Te­mu­co.

La Tercera - - Deportes - Ma­tías Par­ker C.

Se­bas­tián Abreu desató la lo­cu­ra en la Dé­ci­ma Re­gión. Su es­treno con la ca­mi­se­ta de Puer­to Montt, la nú­me­ro 25 de su ca­rre­ra, mo­vi­li­zó a mi­les de sim­pa­ti­zan­tes que no que­rían de­jar de ver al mun­dia­lis­ta uru­gua­yo fren­te a Deportes Te­mu­co, por la Co­pa Chi­le. Al fi­nal, po­co im­por­tó la igual­dad sin go­les.

A pri­me­ra ho­ra la ciu­dad co­men­zó a su­frir una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción. Los au­to­mó­vi­les co­lap­sa­ron las ru­tas de ac­ce­so al es­ta­dio Re­gio­nal Chin­quihue, que ago­tó las cin­co mil lo­ca­li­da­des que se pu­sie­ron a la ven­ta. La can­cio­nes tí­pi­cas del club se es­cu­cha­ban en el cen­tro, y no ha­bía na­die que no lu­cie­ra con or­gu­llo la ca­mi­se­ta sal­mo­ne­ra.

El Lo­co Abreu vi­vía su fies­ta apar­te. No es­ta­ba só­lo. Es­te vier­nes, su fa­mi­lia arri­bó a Chi­le pa­ra acom­pa­ñar­lo. Su se­ño­ra y sus hi­jos le en­tre­ga­ron el úl­ti­mo alien­to en, qui­zás, su úl­ti­ma ex­pe­di­ción en el fút­bol. In­clu­so, sus re­to­ños in­gre­sa­ron de la mano con el de­lan­te­ro a la can­cha.

Los di­ri­gen­tes del cua­dro lo­cal tam­bién se en­car­ga­ron de aren­gar­lo. Lo quie­ren ha­cer sen­tir en ca­sa, más aún cuan­do el fut­bo­lis­ta ha pro­mo­cio­na­do a un equi­po que ha vuel­to a te­ner pro­ta­go­nis­mo en el me­dio lo­cal. En to­dos los afi­ches que in­vi­ta­ban al due­lo el uru­gua­yo po­sa­ba, sin nin­gún ti­po de pro­ble­mas. An­te ese es­ce­na­rio, los di­ri­gen­tes, po­cas ho­ras an­tes del en­cuen­tro an­te el Pi­je, le en­via­ron men­sa­jes por What­saap pa­ra agra­de­cer­le el ha­ber acep­ta­do el desafío de su­mar­se a la es­cua­dra de la Pri­me­ra B. En con­ver­sa­ción con

Hardy Knit­tel, di­rec­tor de Puer­to Montt, re­la­ta el am­bien­te que se vi­vió en la Dé­ci­ma Re­gión: “Fue to­do una fies­ta. Vino gen­te de mu­chas par­tes, in­clu­yen­do a per­so­na­li­da­des de la po­lí­ti­ca. La ciu­dad es­tá cum­plien­do un sue­ño, más allá del re­sul­ta­do. Ima­gí­na­te que vi­nie­ron ca­si seis mil per­so­nas al en­cuen­tro, sien­do que la tem­po­ra­da pa­sa­da ve­nían dos mil. Es­toy muy con­ten­to por to­do lo que ha ge­ne­ra­do Abreu que, sin du­da, tie­ne re­vo­lu­cio­na­da a la ciu­dad”.

Ni si­quie­ra la llu­via, ni los gra­ni­zos que ca­ye­ron una ho­ra an­tes del en­cuen­tro, fue­ron mo­ti­vo pa­ra pen­sar en sus­pen­der la fies­ta: “Ha­ce un frío te­rri­ble en es­te mo­men­to, hu­bo una gra­ni­za­da enor­me an­tes del par­ti­do, pe­ro acá la gen­te es ague­rri­da. Es­ta­mos to­dos go­zan­do”, agre­ga.

Abreu, ya en la can­cha, mos­tró su per­so­na­li­dad. Pre­sio­na­ba la sa­li­da vi­si­tan­te, co­mo si fue­se un jo­ven de 20. Sus 40 años nun­ca se no­ta­ron. Pe­leó ca­da ba­lón, ga­nó la ma­yo­ría de sus due­los con la ca­be­za y or­de­nó a sus com­pa­ñe­ros en más de una opor­tu­ni­dad. Sin em­bar­go, su apor­te no fue gra­vi­tan­te en el mar­ca­dor. A los 80‘ tu­vo su opor­tu­ni­dad más cla­ra: una vo­lea se fue des­via­da por so­bre el tra­ve­sa­ño: “Ha­blé con él an­tes del par­ti­do y es­ta­ba un po­co an­sio­so, pe­ro ob­via­men­te que tran­qui­lo por to­da la ex­pe­rien­cia que tie­ne”, cie­rra Knit­tel.

Abreu de­bu­ta con la ca­mi­se­ta de Puer­to Montt. La ciu­dad ce­le­bra la pre­sen­cia de un his­tó­ri­co que vol­vió a unir la ciu­dad.b

Ter­ce­ra,

La

FOTO: AGENCIAUNO

►► Abreu, en el par­ti­do de ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.