Es­tu­dio mues­tra có­mo re­du­cir CO2

La Tercera - - Sociedad - Clau­dio Ver­ga­ra SI­GUE EN

Cris­tián Mo­ra­ga, el gui­ta­rris­ta co­no­ci­do co­mo C-Funk y uno de los fun­da­do­res de Los Te­tas, ex­pe­ri­men­tó una so­la sen­sa­ción al des­per­tar en esa ma­ña­na del pa­sa­do lu­nes 3: “Lo ideal hu­bie­se si­do que no hu­bie­ra des­per­ta­do y que hu­bie­se si­do una pe­sa­di­lla. Pe­ro no. La­men­ta­ble­men­te no era una pe­sa­di­lla”.

Ese día, su ami­go des­de los 16 años, el can­tan­te Ca­mi­lo Cas­tal­di, re­bau­ti­za­do co­mo Tea Ti­me, es­ta­ba en la mi­ra de ca­si to­dos tras re­ve­lar­se una car­ta don­de su ex pa­re­ja, Va­len­ti­na Hen­rí­quez, lo acu­sa­ba de vio­len­cia fí­si­ca y si­co­ló­gi­ca, ade­más de de­ta­llar sus adic­cio­nes y un es­ti­lo de vi­da de ins­pi­ra­ción pen­den­cie­ra. El ca­so no só­lo co­pó la agen­da y has­ta la pro­pia Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let lo alu­dió en los días pos­te­rio­res. Tam­bién trans­for­mó pa­ra siem­pre, y en ape­nas un par de mi­nu­tos, la tra­yec­to­ria y la vi­da de los in­te­gran­tes de Los Te­tas, quie­nes en esa mis­ma jor­na­da de­ci­die­ron ex­pul­sar a Cas­tal­di.

“Ha si­do un mo­men­to muy tris­te. Des­de el pri­mer mi­nu­to que nos en­te­ra­mos de to­do, que­da­mos en shock y creo que re­cién aho­ra, que ha pa­sa­do una se­ma­na y me­dia, es­ta­mos vol­vien­do a la cal­ma y mi­ran­do con pers­pec­ti­va to­da la si­tua­ción. He­mos pa­sa­do por un lu­to y só­lo aho­ra te­ne­mos más cla­ri­dad”, re­fle­xio­na el otro vér­ti­ce que ha sus­ten­ta­do al con­jun­to des­de sus ini­cios, el ba­jis­ta Da­vid Ei­dels­tein, co­no­ci­do co­mo Ru­lo, sen­ta­do en el li­ving de la ca­sa de C-Funk.

El pro­pio Mo­ra­ga aco­ta: “En es­ta úl­ti­ma se­ma­na, des­per­ta­mos des­pués de la tor­men­ta, nos mi­ra­mos con el Ru­lo y nos di­ji­mos: ‘ni ca­gan­do, nues­tra ban­da no pue­de mo­rir’. Por eso aho­ra po­de­mos pa­rar­nos con to­do el or­gu­llo y la fuer­za, y de­cir: va­mos a se­guir ade­lan­te. Yo no voy a de­jar de can­tar mis can­cio­nes. No sien­to ver­güen­za al­gu­na ni por el nom­bre ni por las le­tras de los te­mas. Y las mu­je­res pue­den es­tar tran­qui­las, no so­mos nin­gu­na ame­na­za. Sé que Los Te­tas, co­mo fue­ron co­no­ci­dos has­ta aquel lu­nes, de­ja­ron de exis­tir pa­ra siem­pre. Lo que eran Los Te­tas, lo que fue­ron Los Te­tas has­ta ese día, de­ja­ron de exis­tir. Es fuer­te y do­lo­ro­so, pe­ro es. No hay na­da que ha­cer. Es así, fue así y pa­só así. Aho­ra vie­ne otra eta­pa”.

Pe­ro asu­mir es­ta nue­va era no fue fá­cil. La úl­ti­ma vez que am­bos mú­si­cos vie­ron a Tea Ti­me co­mo su com­pa­ñe­ro de to­da la vi­da fue cua­tro días an­tes de la de­nun­cia, en un show en el club Sub­te­rrá­neo de Pro­vi­den­cia. Des­pués no vol­vie­ron a ha­blar con él, has­ta que des­per­ta­ron en esa ma­ña­na que lo cam­bió to­do.

“(Me en­te­ré) por re­des so­cia­les. Me des­per­té con mi­llo­nes de men­sa­jes de ami­gos y co­no­ci­dos que me de­cían ‘ca­cha es­to, ca­cha es­to’. Fue igual que co­mo se en­te­ró to­do Chi­le, es­tá­ba­mos shoc­kea­dos, por­que es al­go que ja­más pen­sa­mos que po­día ocu­rrir­nos o que po­día pa­sar tan cer­ca. Fue muy fuer­te. Ha si­do un te­rre­mo­to pa­ra no­so­tros”, re­la­ta C-Funk.

Al leer la car­ta, ¿qué sin­tie­ron de ver a su ami­go des­cri­to así?

Ru­lo: Nos sor­pren­dió, de to­das ma­ne­ras, por­que nun­ca ha­bía­mos te­ni­do no­ción de nin­gu­na con­duc­ta así del Ca­mi­lo. Me re­fie­ro a la vio­len­cia. Que­da­mos pa­ra aden­tro.

C-Funk: Fui­mos es­pec­ta­do­res, igual que to­da la gen­te. Pen­sa­mos que Ca­mi­lo siem­pre ha si­do es­pe­cial, muy his­trió­ni­co, pe­ro ja­más vi­mos que al­go así po­día pa­sar.

Uno de los co­men­ta­rios más re­cu­rren­tes fue que có­mo era po­si­ble que us­te­des no su­pie­ran na­da.

R: En las re­des so­cia­les vi­mos mu­cho esa crí­ti­ca de “¡pe­ro có­mo no sa­bían, si po­co me­nos que vi­ven jun­tos!”. Hay esa clá­si­ca idea de que la ban­da de rock vi­ve ca­si en una co­mu­ni­dad hip­pie, pe­ro no­so­tros te­ne­mos 40 años, ca­da uno tie­ne su vi­da, su fa­mi­lia, otros pro­yec­tos. O sea, la re­la­ción con Ca­mi­lo, si bien so­mos ami­gos, ha­ce al­gu­nos años se re­mi­tía al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.