El 72% de los ni­ños ba­jo pro­tec­ción del Se­na­me pre­fe­ri­ría vi­vir en otro lu­gar

► Es­tu­dio de abo­ga­do de U. Al­ber­to Hur­ta­do di­ce que la mi­tad no es­tán con­ten­tos con su si­tua­ción. ► La sa­tis­fac­ción que el me­nor tie­ne con la re­si­den­cia, di­ce el tra­ba­jo, es cla­ve pa­ra su bie­nes­tar glo­bal.

La Tercera - - Temas De Hoy - Pau­li­na Se­púl­ve­da Ga­rri­do. Harry Or­tú­zar

Un ni­ño que lle­ga a un ho­gar ba­jo la su­per­vi­sión del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res (Se­na­me), lo ha­ce por de­ci­sión de un juez que de­ter­mi­nó se­pa­rar­lo de su fa­mi­lia co­mo me­di­da de pro­tec­ción. La sen­ten­cia se fun­da­men­ta en que ese es­pa­cio fa­mi­liar es una ame­na­za o vul­ne­ra sus de­re­chos. Se le re­mi­te en­ton­ces a un lu­gar se­gu­ro: una re­si­den­cia ba­jo el ale­ro del Se­na­me.

Pe­ro tras el es­ta­lli­do del ca­so de Li­set­te Vi­lla, se sa­be que esa pro­tec­ción no siem­pre se cum­ple, con gra­ves vul­ne­ra­cio­nes a sus de­re­chos. Por ello, no es ex­tra­ño que cuan­do los mis­mos ni­ños son con­sul­ta­dos si pre­fie­ren vi­vir en ese es­pa­cio o en otro, el 71,8% re­co­noz­ca que pre­fie­re otro lu­gar.

Es lo que es­ta­ble­ce un es­tu­dio del abo­ga­do de la U. Al­ber­to Hur­ta­do Harry Or­tú­zar, en el mar­co de su doc­to­ra­do en psi­co­lo­gía de la U. de Gi­ro­na (Es­pa­ña). El tra­ba­jo ana­li­za in­di­ca­do­res de bie­nes­tar sub­je­ti­vo en ni­ños que vi­ven en cen­tros re­si­den­cia­les de pro­tec­ción del Se­na­me.

El bie­nes­tar sub­je­ti­vo da cuen­ta de las per­cep­cio­nes, eva­lua­cio­nes y as­pi­ra­cio­nes, po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas que las per­so­nas tie­nen so­bre sus vi­das, ex­pli­ca Or­tú­zar. Eva­lúa des­de la sa­tis­fac­ción glo­bal an­te la vi­da, a as­pec­tos más es­pe­cí­fi­cos co­mo la re­la­ción con ami­gos, en­tre otros.

El es­tu­dio con­si­de­ró a 115 ni­ños y ado­les­cen­tes en­tre 8 y 17 años 11 me­ses, de 10 re­si­den­cias de pro­tec­ción co­la­bo­ra­do­ras del Se­na­me (ope­ra­das por pri­va­dos, pe­ro fi­nan­cia­das y su­per­vi­sa­das por el or­ga­nis­mo) de las re­gio­nes de An­to­fa­gas­ta, Co­quim­bo,Val­pa­raí­so, Me­tro­po­li­ta­na y Los La­gos. A to­dos se les apli­có un cues­tio­na­rio so­bre bie­nes­tar sub­je­ti­vo.

En­tre los re­sul­ta­dos des­ta­ca la ba­ja sa­tis­fac­ción que re­por­tan de vi­vir en un ho­gar del Se­na­me. “El 48% de­cla­ra es­tar ‘po­co o na­da de contento’ de vi­vir en la re­si­den­cia”, in­di­ca Or­tú­zar.

Bie­nes­tar sub­je­ti­vo

La re­la­ción en­tre el bie­nes­tar sub­je­ti­vo y el tiem­po que lle­van los ni­ños en la re­si­den­cia mos­tró di­fe­ren­cias. “Quie­nes lle­van me­nos de seis me­ses en la re­si­den­cia tie­nen un bie­nes­tar ge­ne­ral más al­to que los que lle­van más de dos años”, se­ña­la Or­tú­zar.

Una de las con­clu­sio­nes más re­le­van­tes es que la sa­tis­fac­ción que el ni­ño tie­ne con la re­si­den­cia es un in­di­ca­dor fun­da­men­tal que con­tri­bu­ye a su bie­nes­tar sub­je­ti­vo glo­bal. “El apo­yo que per­ci­ben del di­rec­tor de la ins­ti­tu­ción es el ele­men­to más im­por­tan­te pa­ra que se sientan sa­tis­fe­chos en la re­si­den­cia”, di­ce Or­tú­zar.

Xa­vier Oriol, aca­dé­mi­co del Nú­cleo de In­ves­ti­ga­ción en Edu­ca­ción de la U. An­drés Be­llo, re­sal­ta la pers­pec­ti­va del desa­rro­llo in­te­gral que el bie­nes­tar sub­je­ti­vo en­tre­ga. “Mu­chas ve­ces ha­bla­mos del in­te­rés su­pe­rior del ni­ño, pe­ro eso lo de­ter­mi­nan los es­pe­cia­lis­tas y no se le con­sul­ta al ni­ño”, re­sal­ta.

Un tiem­po pro­lon­ga­do en las re­si­den­cias pue­de ge­ne­rar efec­tos no­ci­vos en el desa­rro­llo del ni­ño. Sin em­bar­go, agre­ga Or­tú­zar, cuan­do los me­no­res in­gre­san, ya pre­sen­tan pro­ble­mas con el desa­rro­llo afec­ti­vo y so­cio­emo­cio­nal, a con­se­cuen­cia de la ame­na­za o vul­ne­ra­ción de sus de­re­chos que fun­da­men­tó la adop­ción de la me­di­da de pro­tec­ción re­si­den­cial.

“Por lo tan­to, el in­gre­so en la re­si­den­cia co­mo me­di­da de pro­tec­ción no es inade­cua­da per se, siem­pre que los tiem­pos de es­tan­cia no sean pro­lon­ga­dos y la aten­ción in­te­gral sea la ade­cua­da”, sos­tie­ne.

Se re­quie­re un sis­te­ma de pro­tec­ción es­pe­cial a los de­re­chos re­co­no­ci­dos en los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, “pa­ra que la aten­ción sea in­te­gral a las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les, afec­ti­vas, so­cio­emo­cio­na­les y edu­ca­cio­na­les que no han si­do en­tre­ga­das por la fa­mi­lia de es­tos ni­ños, de lo con­tra­rio pue­den ser víc­ti­mas de nue­vas vul­ne­ra­cio­nes en la re­si­den­cia”, in­di­ca Or­tú­zar.

Es ne­ce­sa­rio ade­más, di­ce Oriol, re­for­mar el sis­te­ma con una ley in­te­gral. “Lle­ga­mos a es­te pun­to por­que es un sis­te­ma asis­ten­cial y no in­te­gral pa­ra la in­fan­cia. Y si no se ge­ne­ra una ley de ser­vi­cios con aten­ción in­te­gral lo que se es­tá ha­cien­do es par­char”.

En el cor­to pla­zo, se de­be con­si­de­rar más es­pe­cia­li­za­ción de los pro­fe­sio­na­les de las re­si­den­cias. “Y lo más im­por­tan­te: el Se­na­me tie­ne que de­jar de per­te­ne­cer al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, por­que un sis­te­ma de jus­ti­cia ju­ve­nil no tie­ne na­da que ver con un sis­te­ma de pro­tec­ción a la in­fan­cia. No se pue­de aso­ciar chi­cos con re­si­den­cia a chi­cos con de­lin­cuen­cia, eso ge­ne­ra ex­clu­sión so­cial”, di­ce Oriol.b

“Pue­den ser víc­ti­mas de nue­vas vul­ne­ra­cio­nes en la re­si­den­cia”.

Uni­ver­si­dad Al­ber­to Hur­ta­do.

FO­TO: AGEN­CIA UNO

►► Mar­cha por la cri­sis del Se­na­me, rea­li­za­da ayer en el cen­tro de Santiago.

BIE­NES­TAR EN NI­ÑOS DEL SE­NA­ME

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.