Por­ta­zos

La Tercera - - Opinión - An­drés Chad­wick Pre­si­den­te Fun­da­ción Avan­za Chi­le

EL TRIS­TE es­pec­tácu­lo que vi­mos en el Par­la­men­to con el re­cha­zo del in­for­me de la co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra Se­na­me II, se ha con­ver­ti­do en el ícono más evi­den­te de una for­ma y una ac­ti­tud pa­ra go­ber­nar. Se tra­ta­ba de un in­for­me se­rio, de más de 500 pá­gi­nas, con un cru­do diag­nós­ti­co so­bre la si­tua­ción de nues­tros ni­ños vul­ne­ra­bles ba­jo la tu­te­la del Es­ta­do y con una ba­te­ría de me­di­das pa­ra abor­dar el pro­ble­ma. Pe­ro un pá­rra­fo pu­do más, aquel que se­ña­la­ba la “ne­gli­gen­cia inex­cu­sa­ble” de la ex mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Ja­vie­ra Blan­co, en la cri­sis de es­te ser­vi­cio. El por­ta­zo en blo­que de la Nue­va Ma­yo­ría al in­for­me -ba­jo el fé­rreo lobby y mo­ni­to­reo de tres mi­nis­tros de Ba­che­let­fue un por­ta­zo en la ca­ra a nues­tros ni­ños.

En el ofi­cia­lis­mo pre­fie­ren pro­te­ger­se en­tre ellos que pro­te­ger a nues­tros me­no­res.

Son esas mis­mas con­si­de­ra­cio­nes de la po­lí­ti­ca pe­que­ña las que lle­va­ron al ofi­cia­lis­mo a otro por­ta­zo, es­ta vez a la pro­pues­ta de un gran acuer­do na­cio­nal por la in­fan­cia, so­lo por el he­cho de que la pro­pues­ta pro­ve­nía del ex­pre­si­den­te Pi­ñe­ra. Qué di­fe­ren­cia mar­có aquí el ex­man­da­ta­rio Ri­car­do La­gos, al sa­lir pú­bli­ca­men­te a des­ta­car la ne­ce­si­dad de un gran acuer­do trans­ver­sal.

Pa­ra el res­to de la Nue­va Ma­yo­ría y de La Mo­ne­da pri­ma la po­lí­ti­ca por so­bre el sen­ti­do de ur­gen­cia, por so­bre la ne­ce­si­dad de uni­dad y com­pro­mi­so más allá de las di­fe­ren­cias po­lí­ti­cas o ideo­ló­gi­cas, pa­ra abor­dar te­mas que son de tal mag­ni­tud que el país en­te­ro sien­te que cla­man al cie­lo. La­men­ta­ble­men­te, pa­ra La Mo­ne­da y la Nue­va Ma­yo­ría nues­tros ni­ños pue­den es­pe­rar.

Es es­ta ac­ti­tud la que tie­ne des­trui­da a la ac­tual coa­li­ción de go­bierno. Es

Es la po­lí­ti­ca pe­que­ña la que lle­vó al ofi­cia­lis­mo a otro por­ta­zo, es­ta vez a la pro­pues­ta de un gran acuer­do na­cio­nal por la in­fan­cia.

es­ta ac­ti­tud la que les im­pi­dió ha­cer pri­ma­rias, la que no los de­ja te­ner un idea­rio co­mún, una pro­pues­ta de fu­tu­ro só­li­da. No es­tán dis­pues­tos a po­ner las prio­ri­da­des de la gen­te por so­bre las con­si­de­ra­cio­nes po­lí­ti­cas. No es­tán dis­pues­tos a po­ner pri­me­ros en la fi­la y en el cen­tro de sus preo­cu­pa­cio­nes hoy día a nues­tros ni­ños.

Re­cor­de­mos tan so­lo que ha­ce tres años hi­cie­ron una re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­ra ob­te­ner re­cur­sos pa­ra la edu­ca­ción. Pa­ra­li­za­ron la eco­no­mía, com­pro­me­tie­ron los re­cur­sos so­lo pa­ra sa­tis­fa­cer equi­vo­ca­das “con­sig­nas” de los vo­ci­fe­ran­tes, ni si­quie­ra eso lo­gra­ron. Los pa­dres aho­ra es­pe­ran con an­gus­tia que una tóm­bo­la de­ci­da dón­de es­tu­dien sus hi­jos y los ni­ños del Se­na­me no es­pe­ran na­da.

Ellos no mar­chan ni vo­tan. De nue­vo las prio­ri­da­des equi­vo­ca­das. Ese es el ca­mino que ha he­cho que la gran ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía le es­té dan­do la es­pal­da al go­bierno, a sus re­for­mas y a la coa­li­ción po­lí­ti­ca que las sus­ten­ta.

Pe­ro no rec­ti­fi­can y pro­fun­di­zan sus erro­res y el da­ño al país. Un so­lo ejem­plo: la irres­pon­sa­bi­li­dad del mi­nis­tro de Ha­cien­da lo ha­ce in­sis­tir en se­guir apro­ban­do pro­yec­tos que com­pro­me­ten gas­tos sin fi­nan­cia­mien­to ase­gu­ra­do, por unos US$ 4.000 mi­llo­nes pa­ra los pró­xi­mos tres años.

Es­ta es la pe­sa­da mo­chi­la eco­nó­mi­ca y de prio­ri­da­des ol­vi­da­das que re­ci­bi­rá el pró­xi­mo go­bierno. En to­do ca­so, en es­ta irres­pon­sa­bi­li­dad: na­da pa­ra los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.