“Au­gus­to Gon­zá­lez no cum­plía nin­gu­na de las con­di­cio­nes pa­ra un plan de egre­so”

Ex vi­ce­pre­si­den­te de Co­del­co Nor­te y pre­si­den­te de Vo­ces Mi­ne­ras: ► Si bien Jar­pa con­si­de­ra que los mon­tos otor­ga­dos al ex di­rec­ti­vo es­ta­rían en re­gla, apun­ta a los re­qui­si­tos pa­ra op­tar al be­ne­fi­cio. ► Afir­ma que de­ba­te en­tre Co­del­co y Con­tra­lo­ría por es

La Tercera - - Negocios - Francisco Gon­zá­lez G.

En pleno pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del do­cu­men­to con pro­pues­tas pa­ra el sec­tor mi­ne­ro, que en­tre­ga­rán a lí­de­res de opi­nión, au­to­ri­da­des, y can­di­da­tos pre­si­den­cia­les, es­tá Ser­gio Jar­pa, pre­si­den­te de Vo­ces Mi­ne­ras, el que po­dría ver la luz en las pró­xi­mas se­ma­nas.

El aná­li­sis del sec­tor in­clu­ye a su prin­ci­pal em­pre­sa, Co­del­co, de la cual Jar­pa es co­no­ce­dor: tra­ba­jó ahí 25 años, lle­gan­do a la vi­ce­pre­si­den­cia de Co­del­co Nor­te, e in­clu­so su nom­bre so­nó en­tre los can­di­da­tos a pre­si­den­te eje­cu­ti­vo en 2014, car­go que asu­mió Nel­son Pi­za­rro.

Hoy Jar­pa en­tra en la con­tien­da de Co­del­co con Con­tra­lo­ría y defiende la po­lí­ti­ca de re­vi­sión de con­tra­tos que po­see la mi­ne­ra. Sin em­bar­go, y pe­se a que se­ña­la que la in­dem­ni­za­ción al ex di­rec­tor Au­gus­to Gon­zá­lez se efec­tuó de acuer­do a lo es­ti­pu­la­do, cues­tio­na si el ex di­rec­ti­vo apli­ca­ba pa­ra ser be­ne­fi­cia­do con un plan de re­ti­ro.

¿Tie­nen asi­de­ro las crí­ti­cas a la in­dem­ni­za­ción del ex di­rec­tor de Co­del­co Au­gus­to Gon­zá­lez?

Co­noz­co a Au­gus­to Gon­zá­lez y la si­tua­ción que ocu­rrió. El fue di­rec­tor y fun­cio­na­rio de Co­del­co, y pre­si­den­te de Co­bre­loa al igual que yo. La li­qui­da­ción del plan de re­ti­ro de Gon­zá­lez ha si­do au­di­ta­da dos o tres ve­ces por las ins­tan­cias in­ter­nas de Co­del­co y Co­chil­co, y se con­clu­yó en to­das ellas que lo que se pa­gó es lo que se te­nía que pa­gar de acuer­do a los con­ve­nios que exis­tían. La du­da que me asal­ta es si co­rres­pon­día dar­le un plan de egre­so a Gon­zá­lez.

RE­QUI­SI­TOS

“Los pla­nes de egre­so bus­ca­ron in­cen­ti­var el re­ti­ro de tra­ba­ja­do­res (...) en­fer­mos cró­ni­cos o que cum­plie­ron la edad de ju­bi­lar­se”.

PUG­NA CON CON­TRA­LO­RÍA

“Es un con­flic­to ar­ti­fi­cial que es­tá da­ñan­do a Co­del­co y tie­ne que re­sol­ver­se rá­pi­da­men­te”.

CON­TRA­TOS EN­TRE RE­LA­CIO­NA­DOS “Al re­vi­sar la his­to­ria ju­rí­di­ca de Co­del­co, no he po­di­do en­con­trar nin­gún eje­cu­ti­vo acu­sa­do de co­rrup­ción”.

¿Por qué?

Los pla­nes de egre­so se de­fi­nie­ron pa­ra in­cen­ti­var el re­ti­ro de los tra­ba­ja­do­res de to­dos los ro­les, ya sea por­que eran en­fer­mos cró­ni­cos, por­que ha­bían cum­pli­do la edad de ju­bi­lar­se, o por ra­zo­nes si­mi­la­res a ella. A mi jui­cio, Au­gus­to Gon­zá­lez no cum­plía nin­gu­na de las con­di­cio­nes pa­ra un plan de egre­so. Si bien se pa­gó lo que co­rres­pon­día, hay que eva­luar si co­rres­pon­día dar­le un plan de egre­so.

¿No fue éti­co en­ton­ces?

Es una de­ci­sión que tomó la au­to­ri­dad de Co­del­co en las ins­tan­cias co­rres­pon­dien­tes y ha­brá te­ni­do sus ra­zo­nes; yo las des­co­noz­co. Lo que sí sé es pa­ra qué fue­ron crea­dos los pla­nes de egre­so -me to­có par­ti­ci­par en va­rios-, y no me ex­pli­co por qué se le dio un plan de egre­so a Gon­zá­lez. No sé si exis­tía un com­pro­mi­so pre­vio.

¿Có­mo ve el con­flic­to en­tre Co­del­co y Con­tra­lo­ría?

Es un con­flic­to ar­ti­fi­cial, que es­tá da­ñan­do a Co­del­co y tie­ne que re­sol­ver­se rá­pi­da­men­te de acuer­do a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que nos ri­ge. Si Co­del­co se va a trans­for­mar en un or­ga­nis­mo pú­bli­co, y ten­drá que re­gir­se por esas nor­mas, va a per­der com­pe­ti­ti­vi­dad y, sen­ci­lla­men­te, en­fren­ta­rá una po­si­ción mu­cho más crí­ti­ca de la que se pro­yec­ta en el me­diano pla­zo, que ya es preo­cu­pan­te.

¿Cuál es ese pa­no­ra­ma?

Co­del­co va a en­fren­tar una tor­men­ta per­fec­ta. Va a ser muy di­fí­cil que man­ten­ga su pro­duc­ción ac­tual por­que sus ya­ci­mien­tos es­tán ba­jan­do sus le­yes, la ro­ca es más du­ra, las dis­tan­cias de trans­por­te son ma­yo­res, lo que se tra­du­ce en me­nor pro­duc­ti­vi­dad y ma­yo­res cos­tos.

Los ex­ce­den­tes que va a ge­ne­rar Co­del­co son mí­ni­mos, pe­ro, a su vez, pa­ra re­cu­pe­rar su po­si­ción de pri­vi­le­gio re­quie­re lle­var ade­lan­te una car­te­ra de pro­yec­tos im­por­tan­tes, de­no­mi­na­dos es­truc­tu­ra­les. ¿De dón­de va a sa­lir el fi­nan­cia­mien­to pa­ra eso? Si Co­del­co con­cre­ta sus pro­yec­tos, ten­drá que re­cu­rrir a en­deu­da­mien­to y hoy su ni­vel de deu­da es al­to, lo que in­clu­so po­dría ha­cer que se re­duz­ca su in­vest­ment gra­de.

Es­to no ne­ce­sa­ria­men­te es cul­pa de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, ha si­do una po­lí­ti­ca de mu­chas ad­mi­nis­tra­cio­nes, de mu­chos go­bier­nos, que mi­ran a Co­del­co co­mo un pro­vee­dor de re­cur­sos. Mu­chos han di­cho que si Co­del­co no re­suel­ve es­tos pro­ble­mas se va a con­ver­tir en una se­gun­da Ena­car.

¿Y la dispu­ta por los con­tra­tos en­tre par­tes re­la­cio­na­das?

Al re­vi­sar la his­to­ria ju­rí­di­ca de Co­del­co, no he po­di­do en­con­trar nin­gún eje­cu­ti­vo acu­sa­do de co­rrup­ción. Qui­zás exis­te, pe­ro yo no lo he en­con­tra­do. Me pa­re­ce que esa es una acu­sa­ción in­fun­da­da.

Co­del­co tie­ne, de acuer­do a su ley or­gá­ni­ca, mu­chos me­ca­nis­mos de con­trol. A mi jui­cio, si no es la más, es una de las gran­des mi­ne­ras más fis­ca­li­za­das del mun­do, por lo cual, reite­ro, es­te con­flic­to es in­ne­ce­sa­rio y ar­ti­fi­cial.

Las con­di­cio­nes del con­tra­to...

Se ha he­cho mu­cho rui­do por un con­tra­to que se asig­nó a una em­pre­sa de for­ma di­rec­ta, pe­ro lo que no se ha di­cho es que esa mis­ma em­pre­sa es­tu­vo tra­ba­jan­do du­ran­te más de tres o cua­tro años en el mis­mo pro­yec­to, con un equi­po de más de 50 in­ge­nie­ros, en las eta­pas pre­vias de la in­ge­nie­ría del pro­yec­to Chu­qui­ca­ma­ta Sub­te­rrá­neo. Des­de la pers­pec­ti­va de te­ner la me­jor so­lu­ción téc­ni­ca pa­ra ese pro­yec­to, ha­cía mu­cho sen­ti­do ne­go­ciar con esa em­pre­sa -con ta­ri­fas prees­ta­ble­ci­das- la con­ti­nui­dad en las eta­pas si­guien­tes de la in­ge­nie­ría, y eso fue lo que se hi­zo; al­go que ha­ce la ma­yor par­te de las em­pre­sas mi­ne­ras e in­dus­tria­les del mun­do.

Se ha he­cho un rui­do in­ne­ce­sa­rio que es­tá afec­tan­do a Co­del­co por al­go inexis­ten­te. Si al­guien tie­ne al­gu­na prue­ba de al­gún ma­ne­jo os­cu­ro -que po­dría ha­ber­lo- que lo de­nun­cie y que los cul­pa­bles sean san­cio­na­dos. Pe­ro has­ta hoy no se co­no­ce nin­gún nom­bre.

¿Es co­mún en­con­trar víncu­los fa­mi­lia­res en­tre una em­pre­sa mi­ne­ra y las que pres­tan ser­vi­cios?

Los eje­cu­ti­vos por dé­ca­das han si­do for­ma­dos en Co­del­co y mu­chos de ellos aho­ra son eje­cu­ti­vos de em­pre­sas pri­va­das o es­tán en em­pre­sas de ser­vi­cios. Por su­pues­to que exis­ten re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, lo im­por­tan­te es que en esas de­ci­sio­nes es­tas per­so­nas no par­ti­ci­pen o se abs­ten­gan. Al fi­nal es el di­rec­to­rio de Co­del­co y las ins­tan­cias de con­trol quie­nes cer­ti­fi­can que así sea.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.