Em­pre­sa­rios cris­tia­nos cues­tio­nan crea­ción de en­te es­ta­tal en pen­sio­nes

► USEC acu­sa con­fu­sión en­tre los con­cep­tos de so­li­da­ri­dad y sub­si­dia­rie­dad. ► Defiende tam­bién rol de las AFP co­mo ges­to­ras de los fon­dos de pen­sio­nes.

La Tercera - - Negocios - C. Arro­yo A.

Ba­jo la mirada de la Unión So­cial de Em­pre­sa­rios, Eje­cu­ti­vos y Em­pren­de­do­res Cris­tia­nos (USEC), la pro­pues­ta de la re­for­ma de pen­sio­nes que crea­ría un en­te es­ta­tal pa­ra ges­tio­nar la in­ver­sión del 5% adi­cio­nal de aho­rro, de car­go de los em­plea­do­res, se­ría in­ne­ce­sa­ria.

Su di­rec­tor, Ig­na­cio Ar­tea­ga, afir­ma que la ra­zón va más allá del cues­tio­na­mien­to al de­re­cho a elec­ción de los afi­lia­dos res­pec­to del aho­rro adi­cio­nal, que no se es­ta­ría dan­do; sino que por el rol ejer­ci­do por la so­cie­dad ci­vil, a tra­vés de las AFP, cu­yos re­sul­ta­dos po­si­ti­vos en ges­tión de in­ver­sio­nes, des­car­ta to­da jus­ti­fi­ca­ción pa­ra crear un en­te es­ta­tal que re­em­pla­ce su ta­rea.

Rol sub­si­dia­rio

El úl­ti­mo do­cu­men­to pu­bli­ca­do por el gru­po de lai­cos ca­tó­li­cos cues­tio­na la am­bi­güe­dad de que sea una “nue­va en­ti­dad pú­bli­ca au­tó­no­ma” la que ad­mi­nis­tra­ría el al­za en las co­ti­za­cio­nes. A la luz de “los prin­ci­pios de bien co­mún, sub­si­dia­rie­dad y so­li­da­ri­dad, así co­mo de los va­lo­res de la pro­pie­dad pri­va­da, la li­ber­tad res­pon­sa­ble, la jus­ti­cia y la ca­ri­dad”, no que­da su­fi­cien­te­men­te jus­ti­fi­ca­da la ne­ce­si­dad de es­te nue­vo en­te.

Pa­ra es­tos em­pre­sa­rios, “la exis­ten­cia de ad­mi­nis­tra­ción pri­va­da de fon­dos de pen­sio­nes no de­be lla­mar a con­fun­dir a na­die. Se tra­ta de em­pre­sas pri­va­das que cum­plen un rol pú­bli­co, el que no de­be con­fun­dir­se ni asi­mi­lar­se al rol del Es­ta­do en ma­te­ria de pen­sio­nes”.

De ahí que “ad­mi­nis­trar fon­dos de pen­sio­nes es un ser­vi­cio ha­cia lo pú­bli­co y, co­mo tal, el Es­ta­do de­be re­co­no­cer­lo, pro­te­ger­lo y pro­mo­ver­lo, no bus­car ab­sor­ber­lo en su ám­bi­to de ac­ción sin una ra­zón de­bi­da­men­te jus­ti­fi­ca­da”.

Es­to por­que, se­gún ex­pli­ca el tex­to, “en prin­ci­pio, la sub­si­dia­rie­dad in­di­ca que es re­co­men­da­ble que sean es­tos or­ga­nis­mos y no el Es­ta­do los que se en­car­guen de la ad­mi­nis­tra­ción de los fon­dos, pues es­tán más cer­ca del ori­gen del pro­ble­ma y co­no­cen me­jor la reali­dad que de­ben aten­der”. Ape­lan a que las AFP no se ri­gen por cri­te­rios po­lí­ti­cos, sino que de ren­ta­bi­li­dad de los fon­dos que ad­mi­nis­tran, y que si no cum­plen bien su fun­ción arries­gan su sus­ten­ta­bi­li­dad, co­mo to­da em­pre­sa pri­va­da.

En cam­bio, el rol del Es­ta­do “es ase­gu­rar que el sis­te­ma fun­cio­ne, exi­gien­do el pa­go de las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les por par­te de los em­plea­do­res (mu­chas ve­ces es­ta­ta­les), mul­tan­do las de­cla­ra­cio­nes y no pa­go que fi­nal­men­te no se en­te­ren des­pués de un pla­zo pru­den­cial; ve­lar y pro­mo­ver las co­ti­za­cio­nes de los in­de­pen­dien­tes y le­gis­lar pa­ra dis­mi­nuir las la­gu­nas pre­vi­sio­na­les”.

La so­li­da­ri­dad

La USEC til­da las crí­ti­cas a una “apa­ren­te” fal­ta de so­li­da­ri­dad del sis­te­ma ac­tual fren­te al sis­te­ma de re­par­to co­mo “erró­neas y ses­ga­das”.

En el tex­to, se pre­gun­tan si es­tá bien el que la so­lu­ción al pro­ble­ma de quie­nes no al­can­za­ron a jun­tar fon­dos su­fi­cien­tes sea res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del Es­ta­do; tam­bién, el si no se es­ta­ría “ter­ce­ri­zan­do” el ejer­ci­cio de la so­li­da­ri­dad, en ca­so de que el Es­ta­do re­suel­va es­te con­flic­to por “no­so­tros”. Aun­que ad­vier­te que la so­li­da­ri­dad im­pues­ta por el Es­ta­do no es so­li­da­ri­dad.

“Si una per­so­na no al­can­za a cu­brir sus ne­ce­si­da­des de pen­sión dig­na con lo que aho­rró y re­ci­be apo­yo del Es­ta­do, no es­ta­mos ha­blan­do en es­tric­to ri­gor de so­li­da­ri­dad sino de sub­si­dia­rie­dad (por al­go se ha­bla de un “sub­si­dio” del Es­ta­do). La sub­si­dia­rie­dad es una for­ma con­cre­ta y sus­ten­ta­ble de so­li­da­ri­dad”, afir­ma el do­cu­men­to.

Por úl­ti­mo, Ar­tea­ga en­fa­ti­za la ne­ce­si­dad de ac­tuar con la ver­dad; al­go cla­ve, ma­ni­fies­ta, en el ma­ne­jo de las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ra la nue­va pro­pues­ta del go­bierno, que in­cre­men­ta­ría las pen­sio­nes ac­tua­les y fu­tu­ras en 20% y 50% res­pec­ti­va­men­te: “La gen­te ne­ce­si­ta una pen­sión dig­na, pe­ro no hay que ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas”.

En opi­nión del ex­per­to, el de­ba­te por pen­sio­nes ha par­ti­do des­de pos­tu­ras atrin­che­ra­das y ata­can­tes en­tre sí, so­bre lo cual es di­fí­cil for­jar un diá­lo­go ob­je­ti­vo. Por ello, aun­que re­co­no­ce res­pon­sa­bi­li­dad de los go­bier­nos, su­ma tam­bién a to­dos los ac­to­res por no pre­ver el pro­ble­ma y “es­pe­rar a que les ex­plo­ta­ra en la ca­ra” .●

FO­TO: ANDRES PE­REZ

►► Ig­na­cio Ar­tea­ga, pre­si­den­te de la USEC, abor­dó las preo­cu­pa­cio­nes en torno a los cam­bios que se pre­pa­ran pa­ra el sis­te­ma pre­vi­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.