A lo lar­go del High Li­ne y en áreas cer­ca­nas otros ar­qui­tec­tos Pritz­ker han di­se­ña­do una co­lec­ción ecléc­ti­ca de edi­fi­cios.

La Tercera - - Sociedad -

ta­ria, on­du­la­da y com­ple­ja trans­mi­ta una sen­sa­ción de li­ber­tad.

Cuan­do le die­ron el Pritz­ker -fue la pri­me­ra mu­jer en ga­nar­lo- la des­cri­bie­ron co­mo una ar­qui­tec­ta sin mie­do. Le aver­gon­za­ba que mu­chos de sus pro­yec­tos no se cons­tru­ye­ran por ig­no­ran­cia, por­que al­guien du­dó que se pu­die­ran ha­cer. De­cía que a la gen­te le gus­ta­ban los pai­sa­jes ex­tre­mos, su­bir mon­ta­ñas, ca­mi­nar en de­sier­tos y bu­cear pa­ra en­con­trar ma­ra­vi- To­do con tal de ele­var el es­pí­ri­tu. Eso es lo que ella tam­bién bus­ca­ba en su ofi­cio: pro­yec­tos que en­gran­de­cie­ran el es­pa­cio pú­bli­co, que apor­ta­ran ex­pe­rien­cias úni­cas a los ciu­da­da­nos.

Ro­tun­da y obs­ti­na­da, se­ña­la­ba que los edi­fi­cios eran ob­je­tos es­tá­ti­cos y que ése era el gran pro­ble­ma de los ar­qui­tec­tos del si­glo XX, que en vano in­ten­ta­ban apli­car la sen­sa­ción de mo­vi­mien­to a sus es­truc­tu­ras. Ella lo lo­gró.

Otro fac­tor que ex­pli­ca­ba la au­sen­cia de edi­fi­cios con su fir­ma en Nue­va York era, se­gún ella, que los hom­bres do­mi­na­ban la ar­qui­tec­tu­ra. Aun­que de­tes­ta­ba que la re­co­no­cie­ran por su se­xo, se sen­tía fe­mi­nis­ta, “pe­ro no quie­ro que me unan a la sub­cas­ta de le­pro­sos lla­ma­da mu­je­res ar­qui­tec­tas. Soy ar­qui­tec­to, sin más”.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.