Po­lí­ti­cas pú­bli­cas y vio­len­cia ha­cia la mu­jer Las ci­fras de agre­sio­nes gra­ves y mal­tra­tos son ele­va­das, pe­ro aun así es­ta reali­dad no pa­re­ce es­tar en el cen­tro del de­ba­te pú­bli­co.

La Tercera - - Opinión -

LAS CI­FRAS so­bre vio­len­cia de gé­ne­ro en el país des­nu­dan una reali­dad que no siem­pre es evi­den­te pa­ra el co­mún de la ciu­da­da­nía. Aun cuan­do se han da­do pa­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra dis­mi­nuir es­te fla­ge­lo -ya sea por la vía de la pre­ven­ción o por la crea­ción de fi­gu­ras pe­na­les es­pe­cí­fi­cas, co­mo el ca­so del fe­mi­ci­dio-, si­gue sien­do una reali­dad que afec­ta dra­má­ti­ca­men­te a de­ce­nas de mi­les de mu­je­res a lo lar­go del país, lo que ha­ce in­dis­pen­sa­ble que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que bus­can res­guar­dar­las -co­mo tam­bién pre­ve­nir y san­cio­nar el mal­tra­to in­fan­til, otra reali­dad de cru­da ac­tua­li­dad en Chi­le- sean es­pe­cial­men­te ac­ti­vas.

De acuer­do con da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­lud que fue­ron re­co­gi­dos por es­te me­dio, al­re­de­dor de 24 mil mu­je­res asis­ten a cen­tros de sa­lud por mo­ti­vos de agre­sio­nes; ca­si 9 mil de ellas lo ha­ce por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, y den­tro de es­te sub­gru­po, más de 5 mil di­cen ha­ber si­do agre­di­das por su ex­pa­re­ja. Es­tas ci­fras van en con­so­nan­cia con otras estadísticas que dan cuen­ta de la vio­len­cia de gé­ne­ro. Ello es es­pe­cial­men­te no­to­rio en ma­te­ria de fe­mi­ci­dios -has­ta ju­nio de es­te año se ha­bían re­gis­tra­do 24 ca­sos, mien­tras que en 2015 se con­ta­bi­li­za­ron 34 víc­ti­mas, en tan­to el 2014 hu­bo 45 mu­je­res ase­si­na­das-, lo que es con­sis­ten­te con el he­cho de que más del 80% de los ca­sos de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar afec­tan a la mu­jer.

Las ci­fras que apor­ta el Min­sal son ape­nas una frac­ción del cua­dro ge­ne­ral de vio­len­cia. Los an­te­ce­den­tes del Bo­le­tín Es­ta­dís­ti­co del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co dan cuen­ta de que en 2016 se re­gis­tra­ron más de 127 mil de­li­tos por vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, don­de el 47% co­rres­pon­dió a le­sio­nes, mien­tras que las ame­na­zas ex­pli­can el 37%. El mal­tra­to ha­bi­tual re­pre­sen­tó ca­si el 10%.

Las estadísticas bien pue­den no re­fle­jar en to­da su mag­ni­tud el pro­ble­ma, ya que de acuer­do con otras in­ves­ti­ga­cio­nes ape­nas el 12% de las mu­je­res de­nun­cia los mal­tra­tos. Los fac­to­res que in­ci­den en es­te ba­jo por­cen­ta­je pue­den ser múl­ti­ples -pro­ba­ble­men­te el mie­do a su­frir re­pre­sa­lias por par­te del agre­sor es la cau­sa más in­ci­den­te-, pe­ro tam­bién es fac­ti­ble que las mu­je­res víc­ti­mas aún vean una ins­ti­tu­cio­na­li­dad no su­fi­cien­te­men­te ro­bus­ta y con­fia­ble pa­ra ha­cer­se car­go de sus de­nun­cias y dic­tar me­di­das cau­te­la­res efec­ti­vas. Pues­to que en es­te ám­bi­to in­ci­den las po­li­cías, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y los tri­bu­na­les, una ac­tua­ción pre­ven­ti­va no siem­pre cuen­ta con la ce­le­ri­dad del ca­so, lo que ha­ce ne­ce­sa­rio re­vi­sar los ac­tua­les pro­to­co­les pro­ce­sa­les y los me­ca­nis­mos pa­ra es­ta­ble­cer de­nun­cias.

Re­sul­ta lla­ma­ti­vo que cuan­do en el país se de­ba­te acer­ca de las ci­fras so­bre de­lin­cuen­cia, es­ca­sa vez la vio­len­cia en con­tra de la mu­jer apa­re­ce co­mo uno de los te­mas re­le­van­tes. Las estadísticas ofi­cia­les po­nen én­fa­sis en la vic­ti­mi­za­ción de ho­ga­res y aque­llos de­li­tos de ma­yor con­no­ta­ción pú­bli­ca, los que si bien han ex­pe­ri­men­ta­do dis­mi­nu­cio­nes -un avan­ce en to­do ca­so in­su­fi­cien­te pa­ra los es­tán­da­res de se­gu­ri­dad que an­he­la la so­cie­dad-, no se ob­ser­va la mis­ma pen­dien­te en el ca­so de los de­li­tos de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar. Al ser Chi­le uno de los cua­tro paí­ses con ma­yor ta­sa de fe­mi­ci­dio en la re­gión, y con ni­ve­les de mal­tra­to in­fan­til que la­men­ta­ble­men­te si­guen sien­do ele­va­dos, es­ta reali­dad de­be ser mo­ti­vo de ma­yor aten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.