Afir­man que San­tos bus­có en Cuba una sa­li­da a la cri­sis ve­ne­zo­la­na

La Tercera - - Mundo - Cons­tan­za Cruz D.

“San­tos es una de las po­cas per­so­nas, qui­zás la úni­ca, que co­no­ce bien a los tres ju­ga­do­res. Co­no­ce a Ma­du­ro y a Ve­ne­zue­la, co­no­ce a Raúl Cas­tro y co­no­ce a Do­nald Trump y al De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE.UU.”, es­cri­bió el dia­rio bri­tá­ni­co Fi­nan­cial Ti­mes. El Pre­si­den­te de Co­lom­bia, Juan Ma­nuel San­tos, lle­gó el do­min­go a La Ha­ba­na jun­to a 12 em­pre­sa­rios en una rá­pi­da vi­si­ta cu­yo pro­pó­si­to, se­gún la Pre­si­den­cia, es im­pul­sar las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre am­bos paí­ses.

Sin em­bar­go, de acuer­do al pe­rió­di­co lon­di­nen­se, el via­je no tie­ne só­lo el ob­je­ti­vo co­mer­cial: el man­da­ta­rio ha­bría ido a pe­dir­le a Raúl Cas­tro

res de la so­cie­dad.

*De­sig­na­ción de jue­ces

Co­mo par­te de la “Ho­ra Ce­ro”, la Asam­blea Na­cio­nal rea­li­za­rá hoy una se­sión es­pe­cial pa­ra de­sig­nar a los 33 nue­vos ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia -un pro­ce­so que se pos­pu­so du­ran­te dos años-, quie­nes asu­mi­rían el vier­nes. La opo­si­ción ha acu­sa­do al TSJ en dis­tin­tas oca­sio­nes de ser un alia­do del go­bierno.

*Abs­ten­ción

El Pre­si­den­te Ma­du­ro ini­ció la se­ma­na pa­sa­da una gi­ra na­cio­nal pa­ra in­cen­ti­var la par­ti­ci­pa­ción en los co­mi­cios que ele­gi­rán a los cons­ti­tu­yen­tes. “Si te­ne­mos 15.000 tra­ba­ja­do­res, de­ben vo­tar los 15.000 sin nin­gu­na ex­cu­sa, em­pre­sa por em­pre­sa, mi­nis­te­rio por mi­nis­te­rio, go­ber­na­ción por go­ber­na­ción y al­cal­día por al­cal­día”, ase­gu­ró el sá­ba­do en un mi­tin en el es­ta­do Bo­lí­var. La opo­si­ción ve­ne­zo­la­na, apos­ta­rá en los pró­xi­mos días al ob­je­ti­vo con­tra­rio: lograr que lo ayu­de a en­con­trar una sa­li­da pa­ra la cri­sis ve­ne­zo­la­na, lo que in­clui­ría la po­si­bi­li­dad del exi­lio del Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

La can­ci­ller co­lom­bia­na, Ma­ría An­ge­la Hol­guín, afir­mó que la vi­si­ta era es­tric­ta­men­te co­mer­cial y que San­tos -quien se reunió ayer con Raúl Cas­tro- que­ría ex­pre­sar­le su agra­de­ci­mien­to al lí­der cu­bano por su apo­yo en el pro­ce­so de paz de su go­bierno con las Farc. Pe­ro, en un ex­ten­so ar­tícu­lo, el Fi­nan­cial Ti­mes sos­tu­vo que San­tos lle­gó a la is­la pa­ra “con­ven­cer a La Ha­ba­na de la ne­ce­si­dad de apo­yar una es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca re­gio­nal que pon­ga fin a la cri­sis ve­ne­zo­la­na”. Es de­cir, que Cas­tro re­ti­re su que el ofi­cia­lis­mo no su­pere los vo­tos ob­te­ni­dos en el ple­bis­ci­to sim­bó­li­co del do­min­go y que pu­sie­ron a la MUD en una po­si­ción de fuer­za. En 2013, lue­go de la muer­te de Chá­vez, Ma­du­ro ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con 7,5 mi­llo­nes de vo­tos. Y en los co­mi­cios par­la­men­ta­rios de 2015, don­de la opo­si­ción ob­tu­vo el con­trol de la Asam­blea tras 17 años ba­jo he­ge­mo­nía cha­vis­ta, la MUD ob­tu­vo 7,7 mi­llo­nes de vo­tos.

*Pre­sos Po­lí­ti­cos

El sá­ba­do 8 de ju­lio el go­bierno ve­ne­zo­lano de­ci­dió ex­car­ce­lar a Leo­pol­do Ló­pez, el pre­so político más em­ble­má­ti­co del país. La me­di­da fue vis­ta co­mo una es­tra­te­gia del Eje­cu­ti­vo de ba­jar la ten­sión, tras 100 días de pro­tes­tas. Pe­ro la opo­si­ción exi­gi­rá aho­ra la li­be­ra­ción de to­dos los pre­sos po­lí­ti­cos, in­clu­yen­do la del ex al­cal­de de Ca­ra­cas, An­to­nio Le­dez­ma, y del pe­rio­dis­ta chi­leno-ve­ne­zo­lano, Brau­lio Ja­tar, am­bos con arres­to do­mi­ci­lia­rio.b apo­yo a Ma­du­ro.

El ar­tícu­lo ase­gu­ró que San­tos ha tra­ba­ja­do de cer­ca con La Ha­ba­na, Was­hing­ton y Ca­ra­cas en los úl­ti­mos seis años co­mo par­te del acuer­do con las Farc, por lo que se­ría una pie­za cru­cial pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis ve­ne­zo­la­na.

“Su vi­si­ta a Cuba (...) es tam­bién un signo de la cre­cien­te exas­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal an­te Ve­ne­zue­la”, di­jo el ar­tícu­lo. Ade­más, se­gún el pe­rió­di­co, el go­ber­nan­te co­lom­biano se­ría apo­ya­do por Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co pa­ra su ges­tión y se cree que Cas­tro po­dría ser de­fi­ni­to­rio a la ho­ra de lle­gar a un acuer­do con Ma­du­ro de­bi­do a la in­fluen­cia que ejer­ce La Ha­ba­na so­bre Ca­ra­cas.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.