“Gru­pos ar­ma­dos se sien­ten li­bres pa­ra desafiar a la po­li­cía”

La Tercera - - Mundo - Fer­nan­do Fuen­tes

¿La vio­len­cia es­tá fue­ra de con­trol en Río de Ja­nei­ro? ¿Hu­bo otro pe­río­do tan vio­len­to?

Los ho­mi­ci­dios es­tán cer­ca del ni­vel re­gis­tra­do an­tes de la in­ter­ven­ción en las fa­ve­las, lla­ma­da Pa­ci­fi­ca­ción, ini­cia­da en 2008. Las ba­ses del pro­gra­ma en las fa­ve­las to­da­vía fun­cio­na, pe­ro los po­li­cías no tie­nen el con­trol de la ma­yo­ría de los te­rri­to­rios, que son do­mi­na­dos por facciones cri­mi­na­les. Ese es el ca­so del Co­man­do Ver­mel­ho, que con­tro­la el Com­ple­xo do Ale­mão, una de las ma­yo­res fa­ve­las de la ciu­dad. Esa pér­di­da de con­trol ha­ce que los gru­pos ar­ma­dos se sien­tan li­bres pa­ra desafiar abier­ta­men­te a la po­li­cía y sus ri­va­les por con­trol te­rri­to­rial, te­nien­do co­mo re­sul­ta­do más ines­ta­bi­li­dad y vio­len­cia ar­ma­da.

¿Qué rol jue­gan las lu­chas de ban­das nar­cos?

Un rol im­por­tan­tí­si­mo. La vio­len­cia cri­mi­nal en Río no es so­la­men­te por el do­mi­nio del trá­fi­co de dro­gas, sino tam­bién por el con­trol te­rri­to­rial pa­ra ven­der dro­gas, con­du­cir la ex­tor­sión, al­ma­ce­nar ar­mas o sim­ple­men­te per­mi­tir a los miem­bros de las ban­das un po­der so­bre las vi­das de los ha­bi­tan­tes. Ese ti­po de lu­cha ha­bía si­do pues­ta en “pau­sa” du­ran­te la fa­se ini­cial de la pa­ci­fi­ca­ción, al­re­de­dor de 2010, 2011 y 2012. Pe­ro aho­ra los gru­pos no con­fían en la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do de cas­ti­gar es­te ti­po de com­por­ta­mien­to.

¿Fra­ca­só en­ton­ces la es­tra­te­gia de las UPP?

La es­tra­te­gia de las UPP no ha fra­ca­sa­do. El fracaso ha si­do de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, que no su­po man­te­ner la in­ver­sión o con­quis­tar nue­vas fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to pa­ra el pro­gra­ma de pa­ci­fi­ca­ción. Es un pro­gra­ma cos­to­so y que ne­ce­si­ta de mu­chos po­li­cías, pe­ro tam­bién es un pro­gra­ma es­tra­té­gi­co y muy im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo so­cial y eco­nó­mi­co de Río.

¿Cuán­to in­ci­de la cri­sis po­lí­ti­ca que hoy vi­ve Bra­sil en la si­tua­ción de Río?

El ac­tual go­bierno es­ta­dual, que es res­pon­sa­ble por la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad, es­tá ca­da vez más in­vo­lu­cra­do en de­nun­cias de la ope­ra­ción La­va Ja­to. Pe­ro el im­pac­to ma­yor en Río es de la cri­sis eco­nó­mi­ca. La co­rrup­ción re­ve­la­da por la La­va Ja­to pue­de te­ner un efec­to muy da­ñino, de lar­go pla­zo, que es el des­gas­te de la con­fian­za en los go­ber­nan­tes. Uno de los re­sul­ta­dos de eso pue­de ser la dis­mi­nu­ción de la con­fian­za de las po­bla­cio­nes en áreas ines­ta­bles fren­te a las fuer­zas pú­bli­cas. Con­quis­tar esa con­fian­za ha si­do un tra­ba­jo muy ar­duo pa­ra las UPP en años an­te­rio­res, pe­ro aho­ra ese tra­ba­jo es­tá muy de­bi­li­ta­do.b

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.