Ma­ni­fes­ta­cio­nes so­cia­les

La Tercera - - Opinión - Ri­car­do Gon­zá­lez In­ves­ti­ga­dor Cen­tro Es­tu­dios Pú­bli­cos

LAS MA­NI­FES­TA­CIO­NES so­cia­les, so­bre to­do las que lo­gran re­ple­tar las ca­lles de las ciu­da­des más gran­des del país, pue­den ge­ne­rar la per­cep­ción de que el ya tra­di­cio­nal de­sin­te­rés en la po­lí­ti­ca es­ta­ría re­tro­ce­dien­do. No obs­tan­te, es­ta ob­ser­va­ción no se­ría más que una me­ra per­cep­ción. De acuer­do a ci­fras del In­for­me de la En­cues­ta CEP 2016, pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por el Cen­tro de Es­tu­dios Pú­bli­cos, un 17 por cien­to de los chi­le­nos de­cla­ró ha­ber asis­ti­do a una mar­cha o ma­ni­fes­ta­ción en el úl­ti­mo año o en el pa­sa­do dis­tan­te el año 2015, dos pun­tos por­cen­tua­les más que en 2005. No hay va­ria­ción es­ta­dís­ti­ca en­tre am­bos años. Es de­cir, uno de ca­da seis chi­le­nos ha par­ti­ci­pa­do en mar­chas, frac­ción que no ha va­ria­do en la úl­ti­ma dé­ca­da, a pe­sar de que la fre­cuen­cia de las mis­mas ha cre­ci­do en el mis­mo lap­so.

Tam­po­co se ob­ser­va un cam­bio en su com­po­si- ción. Tan­to en 2005 co­mo en 2015, quie­nes más asis­tie­ron a las mar­chas eran prin­ci­pal­men­te per­so­nas en­tre 18 y 34 años, per­te­ne­cien­tes a los gru­pos so­cio­eco­nó­mi­cos ABC1 y C2.

Si jun­to al sex­to de los chi­le­nos que par­ti­ci­pa en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, con­si­de­ra­mos que, de acuer­do al mis­mo In­for­me, en­tre 2005 y 2016, las per­so­nas que de­cla­ra­ron te­ner na­da de in­te­rés en la po­lí­ti­ca pa­sa­ron de ser un 39 a un 48 por cien­to -con fluc­tua­cio­nes que, en al­gu­nos ca­sos, lle­ga­ron a 62 por cien­to en 2008-, y que el por­cen­ta­je de la po­bla­ción que reali­zó ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas vin­cu­la­das a la po­lí­ti­ca con fre­cuen­cia y que no re­quie­ren ma­yor com­pro­mi­so, co­mo mi­rar pro­gra­mas po­lí­ti­cos en te­le­vi­sión, con­ver­sar en fa­mi­lia o con ami­gos so­bre po­lí­ti­ca y leer no­ti­cias so­bre el te­ma no su­peró el 10 por cien­to en más de 20 años, se pue­de apre­ciar cla­ra­men­te que el de­sin­te­rés no ha reRe­pa­ra­ción tro­ce­di­do.

Por otra par­te, a me­nu­do se per­ci­be la exis­ten­cia de las ma­ni­fes­ta­cio­nes co­mo un signo de ines­ta­bi­li­dad y cri­sis del sis­te­ma po­lí­ti­co, pre­ci­sa­men­te por el con­te­ni­do crí­ti­co que jus­ti­fi­ca la mar­cha. Sin em­bar­go, los es­tu­dios mues­tran que las per­so­nas que ad­hie­ren más a los va­lo­res de la de­mo­cra­cia son aque­llas cu­ya pro­ba­bi­li­dad de par­ti­ci­par en mar­chas es ma­yor. Ba­jo esa pers­pec­ti­va, las mar­chas pue­den ser se­ñal de un ro­bus­te­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia, en vez de la exis­ten­cia de una cri­sis. De he­cho, de acuer­do a la aca­dé­mi­ca de Har­vard, Pip­pa No­rris, se ob­ser­van fuer­tes pro­tes­tas y mar­chas en paí­ses con ex­ten­sa ex­pe­rien­cia de­mo­crá­ti­ca por­que es ahí don­de exis­ten de­re­chos de aso­cia­ción y reunión bien es­ta­ble­ci­dos. Un ejem­plo pue­den ser las vio­len­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes ocu­rri­das en Ham­bur­go por mo­ti­vo de la reunión del G-20 la se­ma­na pa­sa­da.

En su­ma, las mar­chas no son más ma­si­vas que an­tes. To­da­vía se tra­ta de un gru­po pe­que­ño re­la­ti­vo al ta­ma­ño del con­jun­to que no es­tá in­tere­sa­do en la po­lí­ti­ca y que no si­gue es­te te­ma en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ni en su vi­da co­ti­dia­na. Tam­po­co ha va­ria­do ma­yor­men­te la com­po­si­ción so­cio­de­mo­grá­fi­ca de los ma­ni­fes­tan­tes tras una dé­ca­da que ha si­do tes­ti­go de un in­cre­men­to de la can­ti­dad de mar­chas. A pe­sar de las crí­ti­cas a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vi­gen­te pre­sen­tes en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, la exis­ten­cia de és­tas es signo de una de­mo­cra­cia más ro­bus­ta.

Pe­se a las crí­ti­cas a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad vi­gen­te pre­sen­tes en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, la exis­ten­cia de és­tas es signo de una de­mo­cra­cia más ro­bus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.