Gra­tui­dad uni­ver­sal

La Tercera - - Opinión - Ma­ria­na Ayl­win Ex­mi­nis­tra

EL GO­BIERNO de la Nue­va Ma­yo­ría ha con­ce­bi­do “el pro­gra­ma” co­mo sa­gra­do y por lo mis­mo, co­mo un com­pro­mi­so in­tran­sa­ble. Aun­que los re­cur­sos no exis­tan. Aun­que la ma­yo­ría de los sec­to­res in­vo­lu­cra­dos no que­de con­for­me. Aun­que sur­jan otras prio­ri­da­des. La tó­ni­ca ha si­do usar la ma­yo­ría cir­cuns­tan­cial en el Par­la­men­to, pa­ra sa­car ade­lan­te las re­for­mas a co­mo dé lu­gar. Esa es la sen­sa­ción que que­da. Y, al me­nos en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, el go­bierno ha te­ni­do éxi­to. La apro­ba­ción de la gra­tui­dad uni­ver­sal es un triun­fo pa­ra la Pre­si­den­ta Ba­che­let.

El problema es que es­tá por ver­se si, tal co­mo es­tá sa­lien­do la re­for­ma de su pri­mer trá­mi­te le­gis­la­ti­vo, ten­drá las con­se­cuen­cias que se es­pe­ra de ella: la edu­ca­ción su­pe­rior se­rá un de­re­cho so­cial ga­ran­ti­za­do pa­ra to­dos y to­das, con el ob- je­ti­vo de lo­grar la igual­dad que la ins­pi­ra.

¿Cum­pli­rá la gra­tui­dad uni­ver­sal esa ex­pec­ta­ti­va?

Na­die po­dría ob­je­tar que pa­ra el 50% o 60% de es­tu­dian­tes más vul­ne­ra­bles, la gra­tui­dad es un be­ne­fi­cio enor­me. Los quin­ti­les de más ba­jos in­gre­sos ac­ce­dían a be­cas con aran­ce­les de re­fe­ren­cia que no cu­brían el cos­to de las carreras y de­bían en­deu­dar­se pa­ra cu­brir el to­tal. Mu­chas fa­mi­lias que­da­rán li­be­ra­das de pa­gar la edu­ca­ción de sus hi­jos y mu­chos es­tu­dian­tes de pa­gar un cré­di­to pos­te­rior a su egre­so.

Pe­ro también es­tá el otro la­do de la me­da­lla. Hay ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior que se han in­cor­po­ra­do a la gra­tui­dad que re­ci­ben in­gre­sos me­no­res por los es­tu­dian­tes con gra­tui­dad y tie­nen dé­fi­cit que no sa­ben si van a po­der sol­ven­tar si si­guen au­men­tan­do los alum­nos con gra­tui­dad. En el 2017, al me­nos 15 ins­ti­tu­cio­nes han te­ni­do dé­fi­cit que, en con­jun­to, su­man $ 20 mil mi­llo­nes y con el au­men­to de la gra­tui­dad al 60% se­rá aún ma­yor. Por es­te mo­ti­vo, mu­chas uni­ver­si­da­des de­ci­den no in­cor­po­rar­se a ella. Otras, re­por­tan dé­fi­cit que –co­mo han se­ña­la­do rec­to­res de las uni­ver­si­da­des Die­go Por­ta­les y Al­ber­to Hur­ta­do- les im­pe­di­rán man­te­ner los es­tán­da­res de ca­li­dad que se han pro­pues­to.

De allí que no es­té pa­ra na­da ga­ran­ti­za­do el ob­je­ti­vo de la igual­dad. Al con­tra­rio, las bre­chas po­drían agran­dar­se. Si el sis­te­ma no in­clu­ye a to­das las ins­ti­tu­cio­nes a la gra­tui­dad, se­gui­rán exis­tien­do ins­ti­tu­cio­nes pa­ra los más ri­cos e ins­ti­tu­cio­nes pa­ra los más po­bres. Con el agra­van­te de que las que la asu­man pue­dan de­te­rio­rar su ca­li­dad y que, quie­nes no lo ha­gan, pier­dan alum­nos de los quin­ti­les más po­bres. O sea, la se­gre­ga­ción po­dría lle­gar a ser ma­yor.

Por úl­ti­mo, ¿qué sen­ti­do tie­ne de­jar com­pro­me­ti­da la gra­tui­dad uni­ver­sal pa­ra los pró­xi­mos de­ce­nios? Va­le co­men­tar que el cos­to de la gra­tui­dad en el 2017 es de US$ 1.200 mi­llo­nes pa­ra 44 ins­ti­tu­cio­nes. El au­men­to al 60% pue­de ir en­tre US$ 200 mi­llo­nes sin au­men­tar ins­ti­tu­cio­nes y US$ 327 mi­llo­nes más si en­tran nue­vas ins­ti­tu­cio­nes.

Por lo tan­to, se tra­ta de una re­for­ma que tie­ne un enor­me cos­to. Lo sen­sa­to se­rá eva­luar los efec­tos de su im­ple­men­ta­ción an­tes de com­pro­me­ter lo que pue­de ser una ilusión ca­ra e in­jus­ta con otras ne­ce­si­da­des ur­gen­tes del país.

Lo sen­sa­to, se­rá eva­luar los efec­tos de la im­ple­men­ta­ción de la gra­tui­dad uni­ver­sal, an­tes de com­pro­me­ter lo que pue­de ser una ilusión ca­ra e in­jus­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.