Con­tro­ver­sia en­tre re­gu­la­dor y AFP Ha­bi­tat Es im­pro­ce­den­te que la au­to­ri­dad cues­tio­ne la apli­ca­ción de una en­cues­ta a los afi­lia­dos, pues son és­tos quie­nes de­ben eva­luar su per­ti­nen­cia.

La Tercera - - Opinión -

LA AFP Ha­bi­tat ha en­tra­do en una inusual po­lé­mi­ca con el go­bierno, lue­go de que la ad­mi­nis­tra­do­ra de­ci­die­ra efec­tuar una en­cues­ta “on­li­ne” a sus afi­lia­dos, en la cual con­sul­ta so­bre el des­tino del 5% de co­ti­za­ción adi­cio­nal que con­tem­pla la re­for­ma pre­vi­sio­nal anunciada por el go­bierno, don­de tres pun­tos se des­ti­na­rían a la cuen­ta in­di­vi­dual, y los otros dos a un fon­do so­li­da­rio. La con­sul­ta de la ad­mi­nis­tra­do­ra se re­fie­re, en­tre otros pun­tos, a qué en­ti­dad es la que a jui­cio de los afi­lia­dos de­be­ría ad­mi­nis­trar es­ta ma­yor co­ti­za­ción, con­si­de­ran­do que la re­for­ma ex­clu­ye a las AFP.

La Su­pe­rin­ten­den­cia del ra­mo reac­cio­nó enér­gi­ca­men­te, y or­de­nó ba­jar la en­cues­ta pa­ra ser re­for­mu­la­da, por­que a su jui­cio con­te­nía in­for­ma­ción par­cial. En­tre otros pun­tos, el re­gu­la­dor hi­zo ver que el fon­do so­li­da­rio be­ne­fi­cia a to­dos los afi­lia­dos, da­to que a su jui­cio es re­le­van­te y que la en­cues­ta omi­te. En un tono aún más du­ro se pro­nun­ció el mi­nis­tro de Ha­cien­da, quien se­ña­ló que la en­cues­ta fue ses­ga­da y “ca­si pro­vo­ca­do­ra”. La Aso­cia­ción de AFP cues­tio­nó las ins­truc­cio­nes im­par­ti­das por la Su­pe­rin­ten­den­cia pa­ra ba­jar la en­cues­ta. Ha­bi­tat fi­nal­men­te in­tro­du­jo par­te de los cam­bios so­li­ci­ta­dos y ha vuel­to a po­ner al ai­re su con­sul­ta, pe­ro las di­fe­ren­cias de cri­te­rio que han que­da­do a la vis­ta en­tre la ad­mi­nis­tra­do­ra y el re­gu­la­dor no pa­re­cen ha­ber­se zan­ja­do.

Es le­gí­ti­mo que las AFP ex­pre­sen su pa­re­cer respecto de re­for­mas que en­tran di­rec­ta­men­te en el ám­bi­to de su com­pe­ten­cia, y no ca­be que la au­to­ri­dad lo im­pi­da por ra­zo­nes dis­cre­cio­na­les. Dis­tin­to es el ca­so cuan­do se tra­ta de in­for­ma­ción ofi­cial a los afi­lia­dos, co­mo por ejem­plo aque­lla re­la­cio­na­da con las ren­ta­bi­li­da­des de sus fon­dos, co­bro de co­mi­sio­nes, cam­bio de mul­ti­fon­do y cual­quier otra ma­te­ria re­gu­la­da por ley, don­de di­cha co­mu­ni­ca­ción de­be en­mar­car­se den­tro de las exi­gen­cias que fi­ja la ley y el pro­pio re­gu­la­dor.

Co­no­cer la opi­nión de los afi­lia­dos respecto de un as­pec­to con­tin­gen­te es una ini­cia­ti­va vo­lun­ta­ria de la AFP -también es vo­lun­ta­ria la par­ti­ci­pa­ción de los afi­lia­dosy que no for­ma par­te de la in­for­ma­ción re­gu­la­da por ley. De allí que el ac­tuar de la Su­pe­rin­ten­den­cia ha­ya re­sul­ta­do al­go pre­ci­pi­ta­do al bus­car res­trin­gir es­ta ini­cia­ti­va, y más bien co­rres­pon­de a los afi­lia­dos de­ter­mi­nar la va­li­dez de di­cha in­for­ma­ción. Con to­do, las AFP de­ben ser pru­den­tes en la for­ma cómo uti­li­zan el ac­ce­so pri­vi­le­gia­do que les brin­da su ex­ten­sa ba­se de afi­lia­dos, por el ries­go de in­cu­rrir en prác­ti­cas pro­se­li­tis­tas. An­te­rior­men­te es­ta mis­ma ad­mi­nis­tra­do­ra ha­bía di­ri­gi­do car­tas a sus afi­lia­dos en las cua­les ex­pre­sa­ba un pun­to de vis­ta crí­ti­co so­bre la re­for­ma pre­vi­sio­nal en cur­so, ha­bien­do si­do pre­fe­ri­ble que esa vi­sión se ca­na­li­za­ra a tra­vés del gre­mio que las re­pre­sen­ta.

La re­for­ma pre­vi­sio­nal que el go­bierno ha pro­pues­to al país dis­ta de ser una pro­pues­ta con­sen­sua­da, y más bien se ha­ce eco de con­sig­nas ideo­ló­gi­cas que no apun­tan al ob­je­ti­vo de lo­grar un au­men­to del aho­rro pre­vi­sio­nal y por esa vía me­jo­res pen­sio­nes. Es des­de lue­go con­tra­dic­to­rio ex­cluir de­li­be­ra­da­men­te a las AFP cuan­do el pro­pio mi­nis­tro de Ha­cien­da ha re­co­no­ci­do que las ad­mi­nis­tra­do­ras han cum­pli­do ra­zo­na­ble­men­te con su rol-, y en fa­vor de un de­ba­te más in­for­ma­do no so­lo ca­be atri­buir a la co­ti­za­ción adi­cio­nal un ca­rác­ter “so­li­da­rio”, sino también asu­mir la advertencia fun­da­da de que, en la for­ma co­mo se ha plan­tea­do, equi­va­le a un im­pues­to en­cu­bier­to que se­rá ab­sor­bi­do ya sea por me­no­res re­ajus­tes sa­la­ria­les o por un au­men­to de la in­for­ma­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.